miércoles, 30 de diciembre de 2009

CINE DE CULTO: RETO A MUERTE

TÍTULO ORIGINAL: Duel (TV)
AÑO: 1971
DURACIÓN: 91 min.
PAÍS: E.U.
DIRECTOR: Steven Spielberg
GUIÓN: Richard Matheson
MÚSICA: Billy Goldenberg
FOTOGRAFÍA: Jack Marta
REPARTO: Dennis Weaver, Tim Herbert, Lou Frizzell, Jacqueline Scott, Eddie Firestone, Lucille Benson, Gene Dynarski
PRODUCTORA: Universal Pictures
GÉNERO Y CRÍTICA:Intriga. Road Movie.


Reto a Muerte, viene a ser el segundo largometraje para televisión de un joven Steven Spielberg, el cual en esos momentos buscaba un sitio en la industria cinematográfica. Como bien comentó el director en alguna entrevista, trabajar en televisión no le gustaba mucho, sin embargo le sirvió para foguearse en proyectos que mas delante lo llevarían a embarcarse en lo que significo su primer éxito en taquilla, Tiburón (1975) y marcaría el nacimiento del blockbuster como lo conocemos en la actualidad.

Son varios los aspectos que hacen de Reto a Muerte una cinta interesante, tanto como emocionante y mucho más angustiante. Primeramente encontramos un guión eficaz a cargo del escritor Richard Matheson, también creador de la famosa novela Soy Leyenda.

El relato se podría considerar minimalista ya que nos econcontramos con el antihéroe, David Mann (Dennis Weaver) un hombre común y corriente que viaja a través de una de las muchas autopistas del país de las barras y las estrellas, con el fin de cerrar un negocio. Sin embargo en su trayecto se cruza con un camión cisterna, al que decide rebasar, lo que ocasiona que este lo tome como una especie de ofensa.

Este acto desencadena una pesadilla para Mann (Weaver), el cual será asediado por la monstruosa mole de metal durante todo su viaje, un viaje que pone en riesgo su existencia, y que solo con valor e inteligencia podrá sortear.

Son básicamente tres elementos los que mantienen la historia, el hombre que debe afrontar las dificultades que se le presentan, la amenaza (el camión), el cual definirá las decisiones por parte del héroe. Y por último y no menos importante, el escenario donde interactúan los dos anteriores, y que mejor que las carreteras desérticas y solitarias tan comunes, tan familiares para el espectador. Provocando que uno sienta empatia por Mann, cualquiera de nosotros ha viajado por carretera, es por eso que el terror y desesperación que vive el personaje se sienten reales.

Como he comentado el guión es efectivo, pero gracias a la visión de su director la cinta se torna vibrante, es como si nos subiéramos a una montaña rusa, hay momentos de tensión, luego encontramos otros tranquilos y de nuevo angustia y terror.

Spielberg hace lo que mejor sabe, sus secuencias de acción estan bien filmadas, uno las ve y sabe lo que esta pasando, no perdemos detalle de nada. Basta con ver las primeras tomas subjetivas, que nos dan la sensación de ir dentro del automóvil, bastante originales. Asi como sus encuadres y la composición de los mismos son acertados, pero sobre todo, el director tiene la certeza de dotar a la cinta de buen ritmo.

Asi mismo en períodos muy puntuales de la historia, se hace una exploración del personaje principal, para conocer sus motivaciones, resuelto con pequeñas escenas, como la de la gasolinera y el restaurante.

Por otro lado el camión es verdaderamente amenazador y se percibe como un ente vivo, gracias a que nunca vemos al conductor, solo se nos muestran las manos al volante o la palanca, en otras ocasiones solo el calzado del conductor. Es como si el mismísimo Demonio condujera la mole de metal, la cual en su defensa delantera conserva varias placas, visiblemente de otros autos, como si de trofeos se tratara.

Por último la elección Dennis Weaver como el antihéroe me parece acertada, aunque dota al personaje de patetismo, tal vez para darle más realismo a este.

Por lo demás puedo decir que Reto a Muerte es una cinta efectiva, que logra transmitir emociones y goza de buena factura gracias a su joven director, y un buen guión. El resultado es satisfactorio a pesar de contar con un escaso presupuesto.

Película que da muestras de la capacidad creativa de su director, en la que se percibe más honesto y menos sensiblero que en sus últimos trabajos.

Para finalizar dedico este post a mi buen amigo George, fiel admirador de Spielberg, que en sus propias palabras lo llama el Rey Midas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada