sábado, 14 de julio de 2012

CINE DE CULTO: ESPÍA POR ERROR

TÍTULO ORIGINAL: If Looks Could Kill (AKA Teen Agent)
AÑO: 1991
DURACIÓN: 88 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: William Dear GUIÓN: Darren Star (Historia: Fred Dekker)
FOTOGRAFÍA: Douglas Milsome
MUSICA: David Foster
REPARTO: Richard Grieco, Roger Rees, Linda Hunt, Robin Bartlett, Gabrielle Anwar, Geraldine James, Michael Siberry, Carole Davis, Frederick Coffin, Tom Rack, Roger Daltrey, Oliver Dear
PRODUCTORA: Warner Bros. Pictures
GÉNERO: Comedia.


Es muy probable que las nuevas generaciones no conozcan la serie de televisión Comando Especial (21 Jump Street) de la cual hace poco se estreno su versión cinematográfica (Lord, Miller 2012), pero retomando el tema dicha serie televisiva sirvió además de entretener a su servidor cada noche entre semana, para que el público descubriera futuras estrellas de cine, jóvenes promesas pues… ¡ah! corrijo, mas bien sirvió para que el respetable descubriera a un joven y talentoso Johnny Depp que después de que dicho serial se acabara por allá del año 1991 encaminaría una fructífera carrera en el mundo del cine. El hecho es que dentro de la entretenida serie también figuraba otro joven llamado Richard Grieco, ex modelo y mal actor que por sus dotes físicos obtuvo un spin off de su personaje Booker quien también formaba parte del escuadrón juvenil que comandaba el personaje de Depp.

Reparto de la serie Comando Especial (21 Jump Street)
La verdad es que mis recuerdos sobre la serie Booker son algo vagos pero solo tengo presente que Grieco encarnando al joven detective debía resolver ciertos casos donde en ocasiones se presentaba cierta tensión sexual con alguna damisela, por supuesto sorteaba algunos peligros que incluían la rigurosa escena de acción, pero al final se resolvía el caso y punto. Por supuesto la serie solo duro una temporada (1989-1990) y parecía que el futuro de Grieco como actor se terminaría para siempre  y es que la verdad a su servidor nunca termino de convencerlo como histrión este exmodelo por su nula capacidad de cambiar de registros, además de que esas cejas depiladas que se dejaba el susodicho siempre conflictuaban al que esto escribe sobre sus tendencias sexuales (jajaja). Bueno el hecho es que llámenlo suerte, maldición o simplemente la súplica de millones de chicas desbordantes de hormonas que la Warner BROS. produce este titulo llamado Espía por Error en la cual el mencionado Richard Grieco protagonizaba esta comedia juvenil que trata de parodiar el universo de James Bond con resultados algo disparejos o dicho aún mejor  bastante pueriles.

La cinta comienza situándonos en algún montañoso y nevado paraje de Francia en donde después podemos presenciar como se desarrolla una charla dentro de una mansión donde un sujeto llamado August Steranko (Roger Rees), miembro perteneciente al bloque económico europeo discute con su contraparte alemán sobre los motivos que tiene este último para que firme un tratado en el cual le cede el manejo de la economía al primero. Como es de esperar el funcionario alemán repudia los planes de Steranko al calificarlos como actos de traición por lo cual y acto seguido la asistente de August, Ilsa Grunt (Linda Hunt) en la mejor tradición de los filmes de Bond, despliega su collar para ahorcar al canciller y lo elimina. Por supuesto los “malos” no sospechaban que un espía británico llamado Blade (Roger Daltrey) se encontraba en la escena con el único objetivo de eliminar a Steranko, pero como podrán adivinar también es aniquilado (y se suponía que era el mejor espía del IM6, jajaja).

Después y ya en Estados Unidos, el respetable presencia la graduación de unos jóvenes preparatorianos donde figura nuestro protagónico Michael Corben (Richard Grieco), chaval que solo recibe un fólder cuando es informado que ha reprobado una asignatura y ahora tendrá que recursar clases en verano si quiere graduarse; es por este motivo que sus padres mas a fuerza que de ganas le pagan el único curso disponible para terminar el bachillerato, la clase de francés, la cual mas sin embargo se impartirá en la mismísima Francia por lo cual para nuestro cínico Michael (Grieco) este acontecimiento le cae como anillo al dedo para fanfarronear en el extranjero. Empero este evento coincide con un operativo en el cual el gobierno de Estados Unidos también envía a un espía llamado Michael Corben (del cual se desconoce su aspecto físico) a Francia para investigar a Steranko y las extrañas muertes de altos funcionarios de economía de Europa, por lo cual cuando ambos sujetos estan a punto de abordar su avión en el aeropuerto, el espía es descubierto y aniquilado por la letal Ilsa (Hunt), sin embargo ocurre una confusión en la cual el joven Michael (Grieco) toma la identidad del fallecido agente (todo esto gracias a una llamada telefónica) y es enviado a las oficinas del IM6 en el país europeo, por lo cual y sin querer se vera envuelto en la peligrosa misión internacional que tiene como único fin descubrir quien se encuentra detrás de los asesinatos de los secretarios de economía europeos.

Y como podrán leer, este es el argumento de esta irregular comedia que después de revisar hace poco por curiosidad nostálgica, su servidor cayó en la cuenta de por que dicha cinta no terminaba de convencerlo aun siendo un adolescente, y es que el principal problema de esta es un guión el cual además de estar plagado de lugares comunes, igualmente tiene infinidad de situaciones descabelladas y enormes huecos argumentales; por ejemplo los primeros veinte minutos prometen algo de originalidad cuando se desarrolla la confusión sobre las identidades de los Corben, pero pasando este acontecimiento la historia se va al traste cuando comenzamos a presenciar los ingenuos, insostenibles y poco probables decisiones del protagónico (¿de verdad alguien en su sano juicio por muy desvergonzado que fuese aceptaría una misión suicida solo por que le facilitan un deportivo rojo?). Incluso si pasáramos por alto dichas “fallas” es inevitable no sentir sopor a cada paso que toma la historia con esos increíbles e insoportables twist argumentales, aun si tomamos en cuenta que el film esta concebido en mera ficción.

Y es que tal vez el mayor problema de la cinta es que ésta se gesto fuera de tiempo, pues si lo analizamos tal vez una década atrás dicho planteamiento hubiera resultado si tomamos en cuenta que en los años ochentas la sociedad se descubría en demasía cínica  y lo correctamente político brillaba por su ausencia, incluso me imagino ésta Espía por Error con alguno de los Coreys con mejores resultados, jactándose y mofándose de ese universo adulto que reprimía la concepción adolescente, finalmente esa era la tesis de la mayoría de las cintas que protagonizaban Corey Haym y Corey Fieldman; aspecto que aquí no logra cuajar ni mucho menos, y lo peor es que el mensaje final es bastante execrable y patriotero sobre la relación de Los Estados Unidos y el resto del mundo. Por otra parte los guiños (o mofa) al universo Bond también se perciben blandos, sobre todo si tomamos en cuenta que para burlas la propia saga del agente británico se pintaba sola con las sonrojantes cintas que había dejado el otrora actor Roger Moore a finales de los ochentas.

Por tal motivo los mentados gadgets que usa nuestro protagonista como los lentes con visión de rayos x, la goma de mascar explosiva, los tenis con suela adherente, el auto deportivo e incluso el diseño psicológico de los villanos (Steranko no deja de ser en demasía megalómano y sus secuaces disfrutan matar por que si) se perciben como aspectos anecdóticos que no abonan a la trama. Ahora bien en lo referente a los actores, creo que Richard Grieco es un mal protagonista, pues no contiene las herramientas dramáticas para sostener el film (¿mencione que era modelo?), pero lo peor es que aun y con sus carencias interpretativas Grieco tampoco tiene ese carisma de estrella juvenil para arrasar con las masas y se percibe insoportable, motivo por lo cual su Michael Corben se vuelve cargante y no logra conectar con el respetable; de todas formas el guión (de nuevo) no tiene la capacidad de crear ninguna situación de peligro o suspense para con sus personajes, al final sabemos que todo acabara bien para nuestro joven espía, sin embargo tal vez un Johnny Depp hubiera salvado de la mediocridad esta cinta como suele hacerlo aun en productos flojos ¿no creen?

Asi mismo Roger Rees como August Steranko funciona más o menos bien como el malo de la función aunque no deja de ser bastante genérico como los villanos de Bond de la epoca y Linda Hunt como la mortífera Ilsa Grunt sigue el mismo patrón, por cierto y haciendo un paréntesis esta actriz siempre me pareció correcta para este tipo de papeles, quien no la recuerda como la estricta directora escolar de la irregular Un Detective en el Kinder (Ivan Reitman, 1990) que hacia verle su suerte al mismísimo Arnold Schwarzenegger. Ahora bien y para no ser tan injustos diré que Espía por Error tiene algunos momentos que por lo menos hacen reír a su servidor como por ejemplo la escena del hotel donde el personaje de Richard Grieco no puede abrir unos condones para follarse a la letal Areola Canasta (Carole Davis) quien ha sido enviada para eliminar al valeroso espía norteamericano, o las jocosas y no menos estúpidas (por que no decirlo) escenas donde interviene “la maestra de francés” (Robin Bartlett) la cual por lo menos hace más ligero el visionado. Como dato curioso también aparece por algunos momentos Frederick Coffin haciendo por enésima vez de algún alto funcionario del ejército.

Ahora bien en las labores de dirección William Dear no tiene mucho que hacer con el pobre guión y pues más o menos trata de imprimirle ritmo a esta arrítmica cinta que entre trompicones avanza a un final bastante previsible (lo bueno es que el metraje solo dura una hora con veinte minutos, los cuales por momentos se hacen eternos), eso si se agradecen las locaciones europeas que por lo menos le dan un sabor “diferente” a la cinta. Ya para finalizar diré que solo recomendaría ver Espía por Error por simple curiosidad morbosa o para masoquistas seguidores de la obra de Steven Seagal como un servidor (el cual ha desarrollado cierta resistencia a productos netamente excrementables, jajajaja). Como sea este anacrónico film solo sirve para constatar esa época donde surgieron supuestas y prometedoras estrellas juveniles que como el señor Grieco quedaron en el olvido, o en su defecto tuvieron mayor o menor éxito como les sucedió a sujetos como Emilio Estévez, Charlie Sheen, Tom Cruise, Christian Slater, Kieffer Shuterland y un largo etc. que ya no recuerdo.

video

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada