lunes, 4 de enero de 2010

CINE DE CULTO: EL AUTO

TITULO ORIGINAL: THE CAR
AÑO: 1977
DURACIÓN: 90 min.
PAÍS: E.U.
DIRECTOR: Elliot Silverstein
GUIÓN: Elliot Silverstein
FOTOGRAFÍA:
REPARTO: James Brolin, John Marley, John Rubinstein, Roy Jenson, Kathleen Lloyd, R.G. Armstrong, Kim Richards, Elizabeth Thompson
PRODUCTORA: UNIVERSAL
GÉNERO Y CRÍTICA: TERROR. SERIE B


Cuando decidí ver este titulo, esperaba advertir otra road movie con algún asesino sobre su auto haciendo de las suyas. Ya que tenia todos los elementos que me atraen en una cinta de horror, un pueblo alejado de la civilización, un cuerpo policiaco sin experiencia para afrontar una serie de asesinatos, la estética y la mala leche de su argumento. Sin embargo me tope con la sorpresa de que el film también cuenta con algunas dosis sobrenaturales, cosa que hace de este film una curiosidad.

La historia trata de un automóvil negro, que literalmente es conducido por el mismísimo Demonio, este viaja a través de las autopistas matando a quien se cruce en su camino. Hasta que llega a un apacible pueblo para aterrorizar a los habitantes del mismo.

El conductor jamas se ve, de hecho como espectadores en algunas tomas subjetivas podemos ver desde el interior de auto y descubrir que nadie lo maneja

Claro en la historia no puede faltar el héroe en turno, el honesto sheriff, Wade Parent (James Brolin) que intentará a toda costa detener al mencionado auto.

Este es el sencillo argumento de esta cinta de serie b, que por su planteamiento ofrecía una premisa interesante, pero en su desarrollo queda a deber, de hecho esta cinta tiene algunos paralelismos con otras cintas, al menos a mi me pareció, una es Duelo a Muerte (Steven Spielberg, 1971) y Christine (John Carpenter, 1983).
Y es que el arranque de la cinta tiene gancho, podemos ver a una pareja de jóvenes que viajan por carretera en bicicleta, instantes después aparece un Lincoln negro, su aspecto es amenazante, el sonido de su motor, todo ello causa temor.

De repente el auto atropella a las dos jóvenes victimas para huir sin un rumbo aparente.

Las secuencias donde interviene el auto estan bien filmadas, y algunas en su diseño son creativas, por ejemplo cuando el sedan negro embiste a dos patrullas. Estos aspectos son lo más rescatable del filme, ya que cuando el auto hace acto de presencia logra transmitir terror.

Empero, cuando este no aparece en pantalla, la cinta se vuelve un tanto aburrida y sosa, ya que el director trata de hacer una exploración más profunda de los personajes, este intento de explicar las motivaciones de los mismos no llega a ningún lado (ya que no aportan nada a la trama), de hecho se percibe como una forma de rellenar el metraje. Asi mismo, lo que también le echaría en cara es el poco o nulo gore empleado en las escenas de los atropellos, creo que con un buen manejo de este la cinta ubiese llegado a otros niveles.

Visualmente la cinta esta bien resuelta, y aprovecha los desérticos paisajes en los que se desarrolla la historia. La musica empleada pues, es la típica de la época y en ocasiones refuerza lo que estamos viendo.

Como mencionaba, donde la cinta cojea es cuando aparecen los personajes (humanos) ya que estos hacen de monigotes, teniendo como única finalidad ser ultimados por el auto poseído.

Solo un poco, el personaje de James Brolin luce más esbozado, aunque no deja de ser bastante tópico, es el típico héroe atormentado por situaciones personales, honesto, etc. representa el lado bueno del ser humano. Es por eso que es el único que podrá vencer a este ente diabólico con la ayuda de otras personas y con mucha inteligencia.

El Auto, es una peliculilla curiosa y entretenida, su planteamiento puede parecer un disparate, pero por su correcta factura y algunos momentos realmente memorables (la escena en el garage con el Sheriff Wade) se deja ver.

Para finalizar comentar que este tipo de cintas crearon un subgénero, del cual hasta nuestros días sigue presente, tal vez en menor medida, basta con ver el homenaje que hizo Tarantino con su divertida y cruenta Death Proof (2007).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada