lunes, 14 de diciembre de 2009

CINE DE AUTOR: FUNNY GAMES

TÍTULO ORIGINAL: Funny Games U.S. DURACIÓN: 111 min. PAÍS: E.U. DIRECTOR; Michael Haneke GUIÓN: Michael Haneke MÚSICA FOTOGRAFÍA: Darius Khondji REPARTO: Naomi Watts, Tim Roth, Michael Pitt, Brady Corbet, Siobhan Fallon, Boyd Gaines, Devon Gearhart, Robert LuPone, Linda Moran PRODUCTORA: Coproducción USA-GB-Francia WEB OFICIAL: http://www.funnygames-es.com

Funny Games o Juegos Divertidos
, es sin duda alguna de esas películas que se te quedan en la cabeza aun cuando esta ya se ha terminado. Asi pasa con los títulos que dirige este señor, Michael Haneke, por lo menos a mi me paso también con la Pianista (2001) y Caché (2005), obras bastante perturbadoras, pero que reflejan aspectos bastantes sombríos de la condición humana.

Y esta no es la excepción, Funny Games plantea y analiza aspectos sociales como la locura, la deshumanización, la moral (pero no me mal interpreten, me refiero a la moral como normas que mantienen cierto orden en una sociedad cada vez más descompuesta) por mencionar algunos. La historia nos cuenta como una familia, Los Farber van a descansar a su casa cerca de un lago. La familia esta integrada por George Farber (Tim Roth) el padre, su esposa Ann Farber (Naomi Watts) y el hijo Georgie Farber (Devon Gearhart).

Sin embargo ven interrumpida su tranquilidad cuando dos jóvenes Paul (Michael Pitt) y Peter (Brady Corbet) entran en su vida, con el único objetivo de causar malestar (psicológico y físico) en la familia. En uno de los diálogos de la cinta cuando George Farber (Roth) esta herido y no entiende las razones por la que los chicos lo maltratan a él y a su familia les pregunta ¿por qué hacen esto? Acto seguido Paul (Pitt) le contesta ¿Por qué no? Los chicos quieren jugar, aunque los Farber no quieran no tienen opción, ¿el juego? La familia tiene 24 horas para tratar de sobrevivir a las vejaciones físicas y psicológicas de Paul y Peter.

Es ahí cuando uno comprende, más no entendemos el por que. Como seres humanos tenemos el potencial de hacer daño, pero como mencionaba anteriormente algunos valores morales nos contienen de realizar acciones dañinas, diferenciamos el bien del mal. Sin embargo Paul y Peter estan hastiados de la vida misma, son jóvenes sin problemas económicos, estudian en buenas universidades, pero tienen ese vacío emocional, por eso buscan en estos juegos de sadismo la sensación de vida. Me recordó un poco a lo que le ocurría a Patrick Bateman en la cinta Psicópata Americano (2000). Los personajes estan bien definidos, por lo que la cinta esta a otros niveles de las películas de terror convencionales. Asi como las acciones de los protagonistas, se muestran verosímiles dotando al relato de realidad.

Los actores estan bien en sus papeles, sobre todo Michael Pitt como el cruel Paul, mostrándose en todo momento como un ser insensible y sin escrúpulos. Tim Roth y Naomi Watts, hacen creíbles sus personajes, transmiten el miedo, el terror y el dolor al que estan siendo expuestos. Y por si no fuera poco Haneke nos involucra en la historia, para no ser simples espectadores ¿Cómo? A través de Paul, el cual en dos ocasiones voltea a la cámara preguntándonos como creemos que acabara la situación, realmente escalofriante.

Que si la cinta es gore, por momentos, pero los instantes de terror quedan a nuestra imaginación ya que el director acierta en no mostrar nada, solo escuchamos lo que sucede, esto resulta más perturbador aún. De esta forma el director alemán se muestra incisivo y contundente con el discurso que traza de una manera soberbia, gracias a un guión que no tiene fallas, trabajando como maquinaria de reloj. Basta con ver el acontecimiento que se convierte en el detonante de la pesadilla de los Farber. Otro punto favorable es sin lugar a dudas el aspecto estético y la puesta en escena, esta se muestra agradable y hermosa lo que refuerza el contraste emocional de lo que presenciamos en pantalla.

Ya que la historia nos muestra la vida cotidiana de una familia común y corriente, que busca tranquilidad en su hogar de descanso. El hogar que para el ser humano representa seguridad y tranquilidad, y que sin embargo será violada. El ritmo de la cinta es pausado, refleja el asqueante ambiente de zozobra que se percibe en la casa, uno como espectador solo puede oler la muerte en cada fotograma. Funny Games es cruda, sádica y perturbadora, se te queda en la cabeza para bien o mal, sin embargo su violencia no es gratuita, ya que a través de esta, hay un discurso entre líneas que debemos descubrir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada