jueves, 5 de noviembre de 2009

CINE DE CULTO: THE EVIL DEAD

Titulo Original: The Evil Dead
AÑO : 1982
DURACIÓN: 86 min.
PAÍS: E.U.
DIRECTOR: Sam Raimi
GUIÓN: Sam Raimi
MÚSICA: Joseph LoDuca
FOTOGRAFÍA: Tom Philo
REPARTO: Bruce Campbell, Ellen+Sandweiss, Betsy Baker, Hal Delrich, Sarah York
PRODUCTORA: Renaissance Pictures
GÉNERO Y CRÍTICA: Terror. Fantástico. Thriller. Gore


La pasada noche de Halloween mi amigo George y yo fuimos a una proyección que se realizo en el panteón de la Salud con motivo de celebrar la segunda edición del Festival Aguascalentense sobre cine de horror llamado "Posmortem", la cinta que se proyecto fue la mítica Evil Dead, (del ya mítico director Sam Raimi) esto también debido a las celebraciones de día de muertos que se dan en México, dicho evento tiene la intención de exponer y dar a conocer los trabajos audiovisuales de jóvenes creadores, y por que no pasar un buen rato revisando filmes memorables como el mencionado.

Pero pasando a la cinta que nos ocupa, Evil Dead, es el primer trabajo de Sam Raimi como director, el cual realiza con sus amigos de la facultad entre los que se encuentra Bruce Campbell el protagonista de la misma.

La historia nos cuenta sobre un grupo de jóvenes que deciden pasar un fin de semana en una cabaña en medio del bosque, para descansar y pues practicar el mete saca (jajajaja). Lo que no saben es que dentro del mismo, existe un libro hecho de carne humana llamado El Necronomicon, el cual lleva siglos sin ser descubierto, y que tiene la facultad de despertar a varias entidades demoniacas si se osa leer algunos de los pasajes de este.

Sin embargo la imprudencia de uno de los chicos, Scott (Richard DeManincor) hace que los demonios despierten de su letargo, ya que este fulano descubre en el sotano dicho libro, asi como varios apuntes que indican que el tío de una de las chavas y compañeras de viaje, se encontraba investigando sobre el Necronomicón.

Es por tal motivo que uno a uno, los chicos se iran convirtiendo en huéspedes de los demonios y se iran matando entre si, solo nuestro protagonista Ash (Bruce Campbell) tendrá la audacia de sobrevivir y como último recurso, contar con la sangre fría para despacharse a sus compañeros, incluyendo a su novia (pues todos llevan al Demonio dentro, jajaja) para sortear tan horribles acontecimientos.

En si la premisa podría parecer nada original, pero lo realmente interesante es el desarrollo de la misma, ya que Raimi rompe varios cánones en el género de terror, con algunos elementos que podemos encontrar en las cintas de terror como son: chicos que solo quieren divertirse, se embriagan y tiene sexo, razón por la cual son castigados por su falta de criterio ante situaciones extraordinarias, esto quiere decir que la mayoría de las veces en otras propuestas del género, los personajes por lo general toman decisiones bastante estúpidas y solo están para ser carne de cañón, pero Raimi, como mencionaba da una desconstrucción de esos elementos y aunque algunos personajes son meros arquetipos, el uso de vueltas de tuerca, asi como el constante uso del suspense, logran que la cinta sea un vaivén de emociones, donde en un principio no sabremos quien morirá primero y quien después.

Por tal motivo, en Evil Dead los protagonistas son chavos (2 hombres y 3 mujeres) y efectivamente quieren divertirse, tener sexo, pero cuando son atacados por los demonios, estos se encuentran en sus cinco sentidos y no actúan como orates (aunque provocan el despertar de los demonios por bromistas), también en los momentos de más tensión y miedo Raimi inserta dosis de humor negro para relajar un poco al espectador y de nuevo mete el acelerador con su cuota de sustos. Por tal motivo la narrativa es fluida y no permite que el espectador se distraiga.

Por otra parte el apartado visual que crea el director norteamericano es genial, ya que este es lúgubre y mal sano en todo el desarrollo de la cinta (el cual remite a lo que Lovecraft plasma en su obra), gracias a su efectiva puesta en escena apoyado en la iluminación y la banda sonora que por momentos se vuelve juguetona y muy tensa.

Asi mismo no hay que olvidar el manejo de cámara que hace Raimi, el cual nos entrega unos paneos, encuadres y tomas bastante originales (como la primera toma continua que nos presenta la persecución del Demonio al pobre de Ash a través de la casa para desembocar en el bosque, genial), esta propuesta plástica brinda de frescura y fluidez a la cinta, y nos demuestra que su director conoce bien su oficio.

Otro punto favorable es la caracterización de los jóvenes cuando han sido poseídos por los demonios (con humor negrísimo), ya que los efectos de maquillaje empleados asi como el gore empleado son geniales y hacen al film bastante divertido (si se puede decir). Incluso y aunque la producción cuenta con escasos recursos económicos, las prótesis de látex y alguno que otro efecto hecho netamente en stop motion, dotan al film de un aire ochentero bastante rico, organico, sin artificios como ahora sufren algunos productos actuales.

Ahora bien, los actores cumplen bien con sus interpretaciones pero sin lugar a dudas sobresale un joven Bruce Campbell, el cual lleva la cinta a sus espaldas, entregando escenas memorables como cuando pelea contra sus compañeros ya poseídos. Incluso y aunque Campbell aqui se encuentra más contenido que en la posterior secuela (Evil Dead 2, 1987) ya mostraba su gran personalidad, carisma y sobre todo si vis cómica, aspectos que lo convirtieron en una leyenda viviente del género.

Es increíble que después de 27 años la cinta siga sorprendiendo (con todo y que sus aspectos técnicos ya se noten un tanto caducos), ya que el público que asistió a la proyección era muy variado, personas mayores y muchos púberos (los cuales no sabían lo que iban a presenciar) escenas como la violación de las ramas a una de las protagonistas hicieron que un sector del público abandonara la función, jajajaja.

O casi en su clímax final cuando supuestamente había muerto uno de los demonios y este se levanta, algunas adolescentes gritaron del susto (genial, que se puede esperar de niñatas que creen que Robert Pattinson es la representación de un vampiro, jajaja ) mientras mi amigo y yo reíamos a carcajadas. The Evil Dead sigue siendo una gran película (de culto por supuesto) que aun causa muchos sustos y risas nerviosas al visionarse, además desde mi humilde punto de vista es un parte aguas en el género, demostrando además que no se necesitan grandes presupuestos para lograr un buen film, si no creatividad, perseverancia y sobre todo honestidad hacia lo que se esta haciendo.

¿Qué siguió después? la cinta fue un éxito, lanzaría a la fama a su director y su actor principal, desembocando en dos secuelas más desmadrosas y divertidas (la segunda toda una orgía de gore y humor negro), que harían a Bruce Campbell pasar a la inmortalidad con su famoso personaje llamado Ash y pondría los reflectores de Hollywood sobre Sam Raimi, tal vez para desgracia del autor, ya que de algun modo este perdió la frescura que lo caracterizó en sus primeras obras, pero eso ya es otra historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada