lunes, 23 de noviembre de 2009

CINE CUTRE: EL OBSERVADOR


TÍTULO ORIGINAL
The Watcher
AÑO
2000
DURACIÓN
97 min.
PAÍS : E.U.
DIRECTOR
Joe Charbanic
GUIÓN
David Elliot & Clay Ayers (Historia: Darcy Meyers & David Elliot)
MÚSICA
Marco Beltrami
FOTOGRAFÍA
Michael Chapman
REPARTO
James Spader, Marisa Tomei, Keanu Reeves, Ernie Hudson, Chris Ellis, Gina Alexander, Robert Cicchini, Yvonne Niami
PRODUCTORA
Universal Pictures
GÉNERO Y CRÍTICA: Thriller. Intriga


De acuerdo, decidí ver esta cinta por que sale Marisa Tomei (mamacita) y también por que encabeza el reparto James Spader, actor que considero tiene talento, sobre todo cuando toma papeles arriesgados como en Crash (David Cronenberg, 1996) o La Secretaria (Steven Shainberg, 2002). Sin embargo igualmente hay que decir que la mayor parte de su filmografía no es muy destacada, o por que aparece en comedias ligeras, o bodrios de suspenso, o como secundario.

Lamentablemente esta es de las cintas malas, es un thriller bastante genérico que no sorprende y mucho menos innova. OK, ya no hay nada nuevo, ni mucho menos se va a descubrir el hilo negro sobre historias de asesinos seriales, pero en este caso el inepto director, no muestra capacidad para imprimir por lo menos una pizca de suspenso, ni intriga, por lo que el filme se vuelve bastante lineal y aburrido (y eso que dura hora y media).


Y es que la historia esta más que gastada, un Psicópata (Keanu Reeves) esta gustoso de asesinar a mujeres jóvenes, ¿su movil? Las observa durante días, aprende sus hábitos y cuando escoge el momento adecuado las mata con una cuerda de piano.
Pero antes de cada asesinato le envía una foto de la victima a Campbell (James Spader), para que este la encuentre antes de que sea ultimada, por lo que se convierte en un juego para
Griffin (Reeves).
El agente especial del FBI Joel Campbell (Spader) es el encargado del caso, sin embargo, tanto el como la policía no pueden detener a Griffin (Reeves), de hecho nuestro héroe no conoce el rostro del asesino.


Años después, Campbell se retira sin haber resuelto el caso del Observador, vive de su pensión por un accidente (a causa del último encuentro con Griffin) y se la pasa dopado por los medicamentos que ingiere para el dolor.

Así que el Observador regresa, pero ahora a la ciudad donde vive Campbell, como podrán adivinar el ex agente del FBI, retornará del retiro para atrapar al malo de la cinta y cerrar el caso. Y que conste que no les estoy echando a perder la historia, ya que como mencionaba al inicio, el filme es bastante predecible y uno como espectador puede adivinar a los veinte minutos de proyección por donde van los tiros.
Visualmente la cinta es un martirio, ya que se ocupa una edición, asi como una fotografía de video clip que una o dos veces se soporta, pero conforme avanza la historia se vuelve reiterativa y es como una patada en los cojones.

Los actores, pues están perdidos, el protagonista (Spader) parece que quiere tomar en serio el papel que le dieron, pero como su personaje es demasiado tópico pues no sale bien librado.

Keanu Reeves, pues ¿actúa? como siempre con su cara de palo, ya saben, si mataran a su perro, le dieran una patada en las bolas o follara, pondría la misma cara. El villano no transmite ningún temor, ni inquietud, definitivamente es una mala elección.

Ah, ¿les mencione que salía Marisa Tomei?, pues esta totalmente desaprovechada, su personaje si no hubiera estado en la cinta, no pasa nada. Solo esta para ¿imprimirle? cierta carga emocional al personaje de Spader, ya que es la psicóloga que trata los traumas del ex agente por culpa del psicópata, jajaja.

Es una lastima que Tomei y Spader acepten este tipo de trabajos, probablemente necesitaban el dinero, ya saben hay que pagar las cuentas. Por lo menos a Marisa Tomei la podemos ver en todo su esplendor (interpretativo y visual) en dos cintas recientes, El Luchador (Darren Aronofsky, 2008) y Antes que el Diablo sepa que has Muerto (Sidney Lumet, 2007), cintas que no la muestran como florero y explotan sus dotes interpretativos.


De Keanu Reeves, para que abundar en el tema, por lo demás, El Observador es una mala cinta de esas que parecen sacadas directamente a video, que dan la impresión de ser una mala copia de mejores filmes y que no aportan nada al género. Una verdadera pérdida de tiempo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada