jueves, 7 de octubre de 2010

CINE DE CULTO: ROJO AMANECER

TÍTULO ORIGINAL: Rojo amanecer
AÑO: 1989
DURACIÓN: 96 min.
PAÍS: México
DIRECTOR: Jorge Fons
GUIÓN: Guadalupe Ortega, Xavier Robles
MÚSICA: Eduardo Roel & Karen Roel
FOTOGRAFÍA: Miguel Garzón
REPARTO : María Rojo, Demian Bichir, Héctor Bonilla, Eduardo Palomo, Bruno Bichir, Jorge Fegán, Paloma Robles, Marta Aura, Carlos Cardán
PRODUCTORA: Cinematográfica Sol
PREMIOS :1990. Festival de San Sebastián: Premio Especial del Jurado.
GÉNERO: Drama


"En esta epoca es peor ser estudiante que delincuente"
- Jorge (Demian Bichir)


Como es bien sabido (al menos por el pueblo mexicano) el país se encuentra celebrando los 200 años de independencia y los 100 años de la revolución, acontecimientos que sin lugar a dudas han hecho de México el país que es ahora.

Sin embargo y sin desmeritar dicha congratulación en donde recordamos a los héroes que le han dado libertad a una cada vez más descompuesta sociedad mexicana, creo conveniente que no nos dejemos cegar por el, en ocasiones falso patriotismo, y seamos más concientes de que si, se ha avanzado mucho en cuestiones de libertad de expresión e igualdad de géneros en nuestro país, pero sin lugar a dudas existen muchos aspectos que siguen descuidados simplemente por que al gobierno y a la propia sociedad no les importa, como lo es la verdadera democratización de la cultura, la impartición de justicia o incluso el desempleo, asi como la inseguridad (la cual va en aumento con lá operación del crimen organizado) por mencionar algunos.

Y con esto quiero exponer como ejemplos las numerosas producciones cinematográficas nacionales que se han estrenado últimamente, las cuales en vez de analizar y explorar la propia historia del pueblo mexicano de forma autocrítica, solo sirven de bandera para justificar el estado actual en el que se encuentra la sociedad,  a excepción de la cruenta, ácida y mordaz El Infierno, de Luis Estrada (2010) cinta que ya se encargo de analizar el buenazo de Juan Pablo Martínez en su interesantísima columna “Corte y queda” la cual se publica todos los viernes en el periódico El Heraldo.

Y que al igual que un servidor cree que las cosas podrían estar mucho mejor, por tal motivo el que esto escribe ha decidido revisar uno de los sucesos más dolorosos de la historia moderna de México,  el genocidio que sufrió el movimiento estudiantil a manos del gobierno del entonces presidente Gustavo Díaz Ordaz hace más de cuarenta años (para ser más exactos en el años de 1968) acontecimiento que nos recuerda que tal vez no haya mucho que celebrar pues este crimen aun sigue impune.

La cinta en cuestion se llama Rojo Amanecer y nos cuenta la historia de una familia que vive en pleno corazón de la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco (lugar en donde ocurrió la masacre) en pleno corazón de la ciudad de México, los cuales  sin saberlo esa mañana de un 2 de octubre cambiaría para siempre sus vidas.

El padre de familia es Humberto (Héctor Bonilla) un funcionario del departamento del Distrito Federal, su esposa Alicia (María Rojo) quien se dedica al hogar, también esta el abuelo y padre de ésta, Don Roque (Jorge Fegán).

Asi como los dos hijos mayores y universitarios Jorge (Demian Bichir) y Sergio (Bruno Bichir) quienes estan inmersos en el movimiento estudiantil el cual buscaba entre otras cosas la libertad de expresión ante un gobierno represivo, donde los medios incluso estaban al servicio del gobierno. 

Es asi como ese día Jorge (D. Bichir) y Sergio (B. Bichir) salen a estudiar para en la tarde de ese martes incorporarse al mitin que se daría en la Plaza de las tres Culturas, donde los organizadores de dicho movimiento le harían saber su postura al gobierno mexicano, empero y sin saberlo el presidente Díaz Ordaz ordenaría la represión de estos incursionando francotiradores a los edificios, asi como personal del ejército mezclado entre los civiles para que al final del evento estos frenaran la marcha que impartirían los jóvenes. Desgraciadamente lejos de solo impedir esta, el ejército y las fuerzas policiales acribillaron a los presentes de la reunión, no les importo que hubiera mujeres o niños, incluso varias horas después de suscitarse la primera ráfaga de balazos, entraron tanques para terminar dicha barbarie.

Pero Jorge y Sergio logran salir de este infierno para llegar a su casa acompañados ahora de varios estudiantes que como ellos escaparon, pero que ahora serán buscados por el gobierno como si de delincuentes se tratara, mientras su madre (María Rojo) acompañada por su abuelo (Fegán) escuchaban aterrorizados desde el apartamento lo que pasaba afuera del inmueble.

Es en este momento  donde comienza el verdadero terror y posiblemente donde radica la maestría narrativa de esta cinta, ya  que con pocos recursos logra meter al espectador en esta pesadilla, ya que toda la historia se desarrolla en el asfixiante departamento que habitan los protagonistas, incluso nunca se muestra lo que ocurre afuera del inmueble, sin embargo solo escuchamos el ruido exterior y el buen quehacer de los actores logran que nos imaginemos el terror que estan viviendo.

Asi mismo otro acierto en la cinta, es que esta no se centra en el conflicto como tal, ni en las ideologías involucradas, sin embargo el discurso de esta no deja de ser un directo, rotundo y doloroso reclamo hacia la locura, estupidez y abusos que generó dicho conflicto, en el cual las personas más ignorantes a nivel intelectual y moral como son  los policías judiciales, abusando de sus placas y sus pistolas cometieron cientos de vejaciones. Basta con ver la cruda escena  donde Humberto (Héctor Bonilla) hace todo lo posible para salvar a su familia de tan arteros eventos, para desgraciadamente perecer junto con ellos.

Por otra parte la historia se vuelve creíble gracias a las interpretaciones de sus actores, en su mayoría de los más veteranos como son Héctor Bonilla y María Rojo, el primero que con todo y una aparición algo breve, logra transmitir la angustia y horror de haber visto los cientos de cuerpos abatidos en la explanada de Tlatelolco. Asi como María Rojo que sostiene la mayor parte de la cinta sobre sus hombros al encarnar a una madre angustiada por proteger a sus hijos.

El resto del reparto no lo hace nada mal, por ejemplo Eduardo Palomo aprovecha su breve participación, y a través de su personaje provoca que el presente perciba el pavor  de haber sobrevivido en primera instancia a la masacre, además que logra transmitir el dolor que le ha causado la perdida de su hermana en dicho evento. Y finalmente los hermanos Bichir son los que pudieran percibirse más flojos en sus interpretaciones (sobre todo Bruno), pero a final de cuentas logran sacar a flote sus personajes. 

Ahora bien, el ritmo de la cinta es bastante fluido ya que comienza de una forma pausada para ir in crescendo en el desarrollo del relato para culminar en su cruento final (el cual no los dejara indiferentes). Asi mismo el apartado visual esta correcto, tanto como la puesta en escena, los cuales logran reconstruir la epoca donde ocurren los eventos.

Para finalizar debo decir que Rojo Amanecer es sin duda una cinta importante en el cine nacional e incluso a nivel universal, ya que sus realizadores como el propio Héctor Bonilla, su director Jorge Fons y por último Valentín Trujillo (hombre comprometido con el cine) tuvieron que sortear varios obstáculos económicos y peor aún de censura para levantar dicho proyecto, el cual lejos de ser un producto meramente pretencioso o instigador, se ha convertido en un documento histórico gracias a la honestidad de su mensaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada