martes, 19 de octubre de 2010

CINE DE CULTO: DOG SOLDIERS

TÍTULO ORIGINAL: Dog Soldiers
AÑO: 2002
DURACIÓN: 105 min.
PAÍS: Inglaterra
DIRECTOR: Neil Marshall
GUIÓN: Neil Marshall
MÚSICA: Mark Thomas
FOTOGRAFÍA: Sam McCurdy
REPARTO : Sean Pertwee, Kevin McKidd, Emma Cleasby, Liam Cunningham, Thomas Lockyer, Darren Morfitt, Chris Robson, Leslie Simpson
PRODUCTORA: Coproducción GB-Luxemburgo
WEB OFICIAL: http://www.dogsoldiers.co.uk/main.html
GÉNERO: Fantástico. Acción. Terror.

Sin lugar a dudas otro de los personajes más emblemáticos de aquella imaginativa factoría que fuera la Universal allá por los años treinta y cuarenta fue el Hombre Lobo, figura bastante atrayente y enigmática para un servidor sobre todo por su tratamiento psicológico, ya que la flagelada figura del hombre que trata de luchar por conservar la cordura antes de sucumbir ante la locura que representa la bestialidad del monstruo en el que se convierte, es totalmente seductor a varios niveles, ya sean meramente de entretenimiento o incluso para algún estudio semiótico o psicológico.

Por tal motivo han sido infinidad las adaptaciones al cine de este maravilloso ser, desde grandes obras cinematográficas como El Hombre Lobo (George Waggner, 1941) con el mítico Lon Chaney, o la soberbia Un Hombre Lobo Americano en Londres (John Landis, 1981), hasta productos de menor calidad los cuales sería casi inumerable mencionarlos, razón por lo que los ometiré. 

Es por esto que cuando descubrí el film de Neil Marshall quede sorprendido, ya que éste, lejos de caer en los lugares comunes del género apuesta por tomar diversos elementos de otras cintas como por ejemplo  Depredador (John McTiernan, 1987) o Alien (Ridley Scott, 1979), luego los mete a la licuadora, les da un buen sazón y tenemos como producto final una excelente cinta de terror, la cual gracias a Dios le hace honor a la figura de los licántropos.

La historia va de un soldado llamado Cooper (Kevin McKidd) el cual se encuentra en entrenamiento de sobrevivencia en una zona boscosa de Escocia, lugar en el cual ha soportado más de veinticuatro horas antes de su captura. Por tal motivo y gracias a su habilidad es un fuerte candidato para ser parte de las fuerzas especiales dentro del ejército inglés, empero en una última prueba que le impone un soberbio y mamón Capitan Ryan (Liam Dunningham) nuestro héroe falla, además que este acontecimiento hará que su superior se convertirá en su enemigo cuando se encuentre con el de nuevo.

Algunos días después una pareja de novios decide acampar por la misma zona boscosa, ahí los jóvenes se la pasan a gusto. Sin embargo cuando llega la noche y se encuentran dentro de su casa de campaña para practicar el siempre divertido y sano mete saca (jajaja), un extraño ruido los interrumpe, para descubrir demasiado tarde que van a ser devorados por lo que parece ser un hombre lobo (pues en este primer ataque estos no son mostrados).

Meses después un pelotón a cargo del Sargento Wells (Sean Pertwee) ingresa cerca del lugar donde los jovenzuelos perecieron, esto por que se encuentran en entrenamiento, en dicho grupo también esta Cooper (McKidd) quien es el segundo al mando ya que los demás integrantes del grupo son verdaderos imbéciles (de hecho este pelotón es el peor en el que pudo estar el soldado Cooper) que solo piensan en la final de fútbol que se disputara horas más tarde entre la selección de Inglaterra y Alemania, y el cual no podrán ver por estar en misión de entrenamiento.

Total que le grupo de inadaptados soldados, ataviados con armas de salva se dispone a seguir con el programa, hasta que una noche cuando acampan para descansar un poco son aterrorizados cuando una vaca despedazada les cae del cielo sin motivo aparente.

Este acontecimiento pone en alerta al séquito de hombres, por lo que al día siguiente deciden investigar un poco y descubren un aterrador hallazgo, el campamento del grupo adversario con el que iban a competir esta totalmente destrozado, además que se encuentran infinidad de partes de cuerpo humano regadas por doquier, lo que sugiere que hubo una masacre.

Incluso ni tiempo tuvieron de defenderse ya que en el lugar se encuentran las armas de los hombres sin usar. Instantes después un espeluznante aullido les pone la piel de gallina a los integrantes del pelotón (y a su servidor, se los juro), por lo que estos rápidamente a la orden del sargento Wells, toman las municiones que dejaron los hombres que perecieron ante el brutal ataque y comienzan a tomar posiciones, para tratar de enfrentar a un letal y desconocido enemigo.

Lo que sigue después es toda una oda de adrenalina y acción, pues los militares son atacados por una manada de hombres lobo, motivo por el que tendrán que refugiarse en una apartada casa dentro del bosque, en donde reciben la ayuda de una extraña mujer (Emma Cleasby) la cual oculta oscuros motivos que pondrán en peligro la integridad de estos.

Ahora, los hombres con las municiones agotándoseles a cada ataque de los licántropos, con el sargento Wells herido y con el tiempo contra reloj, pues el sol saldrá dentro de seis horas, tendrán que ingeniárselas y tratar de sobrevivir a cada embate de las letales bestias.

¿Díganme estimados lectores si con esta premisa no dan ganas de ver el film de Marshall? Además de que no solo resulta interesante el mismo, si no la ejecución pues el director inglés con este su primer trabajo demostraba que tiene gran capacidad para la planificación de las secuencias de acción, las cuales estan filmadas con originalidad y buen gusto, motivo por el cual el espectador no tendrá tiempo ni siquiera de notar algunas inconsistencias en el guión.

Esto lo comento por que aunque los personajes son bastante tópicos funcionan bien dentro del relato, sin embargo percibo que las motivaciones del villano en turno interpretado por el genial Liam Dunningham, quedan un tanto descafeinadas e increiblemente irrisorias,  además que el personaje femenino resulta metido un tanto forzado por lo que uno no cree del todo sus exaltaciones.

Sin embargo y pasando por alto estos aspectos, el film es bastante disfrutable, incluso me atrevería a decir que es una de las mejores adaptaciones hacia el personaje del Hombre Lobo que se han hecho én últimos tiempos, pues aquí son presentados como verdaderas bestias ávidas de carne humana, con una moral bastante ambigua y sobre todo brutales en sus ataques.

Asi mismo y como comenta el propio Marshall en una entrevista sobre la cinta, el diseño de los licántropos era un aspecto neurálgico para que la cinta funcionase, las criaturas deberían causar miedo y ser amenazantes, elementos que se logran gracias a un diseño bastante atractivo para las bestias, asi como la implementación de animatrónics y efectos especiales para dar vida a estos.

Obviamente no pueden faltar los desmembramientos corporales y un sin fin de derramamiento de sangre (el cual se agradece que esta no sea digital) lo que hace al film un verdadero goce para todo aquel que sea amante del gore, los licántropos y el cine bélico. Por lo demás, los actores cumplen bien sus roles y Kevin McKidd sale airoso como rudo héroe de acción.

Asi que Dog soldiers es una cinta ampliamante recomendable, ya que cuenta con una historia bastante atrayente, buen ritmo, efectos especiales solventes y lo mejor de todo es que nos hace volver a temerle a esos seres tan maravillosos que son los Hombres Lobo.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada