lunes, 25 de octubre de 2010

CINE DE CULTO: PIRAÑA (2010)

TÍTULO ORIGINAL: Piranha
AÑO: 2010
DURACIÓN: 89 min.
PAÍS: E.U.
DIRECTOR: Alexandre Aja
GUIÓN: Alexandre Aja, Josh Stolberg, Pete Goldfinger, Grégory Levasseur (Remake: John Sayles)
MÚSICA: Michael Wandmacher
FOTOGRAFÍA: John R. Leonetti
REPARTO : Elisabeth Shue, Adam Scott, Ving Rhames, Richard Dreyfuss, Eli Roth, Jerry O'Connell, Ricardo Chavira, Dina Meyer, Steven R. McQueen, Jessica Szohr, Kelly Brook, Riley Steele, Paul Scheer, Brooklynn Proulx
PRODUCTORA: Dimension Films / Chako Film Company / Intellectual Properties Worldwide / The Weinstein Company
GÉNERO: Terror.Gore.Remake.


"Mar, sexo y mucha sangre"


Antes de comenzar esta reseña quiero expresar mi total enojo ante la incomprensible actitud totalmente mercantilista y sobre todo de subordinación de las cadenas de cines hacia la distribuidora que ha decidido volver a reestrenar Avatar (James Cameron, 2009) en 3D, ya que esta medida es totalmente ridícula pues supone la ocupación de la mayoría de las salas con esta tecnología solo para mostrar ocho miserables minutos más de la cinta de Cameron, motivo para que la cinta de Alexandre Ajá quede relegada a salas de formato normal, algo que  en parte no es tan malo (pues pensé que ni siquiera llegaría a estrenarse aquí en pueblo quieto) si hace que la experiencia sensorial no sea tan disfrutable como lo concibió  su director.

Bueno, después de esta aclaración debo comentar que la nueva cinta del director Ajá es simplemente una obra redonda del genero, pues el espectador podrá percibir que dentro de tan brutal, escatológico y mal sano espectáculo se hayan infinidad de elementos que hacen de Piraña, no solo un portentoso homenaje a la cinta de los ochentas, si no una muestra de que los filmes de horror pueden llegar a ser inteligentes y arriesgados.

La historia básicamente tiene la misma estructura que Tiburón (Spielberg, 1975), pues después del descomunal éxito que supuso el film del director norteamericano, fueron muchos los clones que quisieron copiar la formula, entre los cuales se encontraba la cinta que filmo un joven Joe Dante allá por 1978.  

La primera escena es muestra de esto, ya que encontramos a un hombre (Richard Dreyfuss haciendo el primer guiño del film para los fans) pescando tranquilamente en un lago, instantes después ocurre un sismo que provoca la abertura de una cueva en lo más profundo del lago por lo que nos muestra un escalofriante descubrimiento, miles, tal vez millones de pirañas prehistóricas han sido liberadas de su entorno y se dirigen a la superficie para saciar su incontrolable apetito.

Como podrán inferir la primera víctima es el del personaje que encarna el buenazo de Dreyfuss, muriendo dolorosamente. Debo comentar  que esta primera escena es genial y nos va avisando el tono que tendrá el film.

Después nos hallamos en un apacible pueblo donde cada verano miles de jóvenes llenan las tranquilas aguas del lago para celebrar el Spring Break, por lo que la alguacil Julie Forester (Elisabeth Shue) y su ayudante (Ving Rhames) tienen que trabajar más de la cuenta para tratar que las cosas de no salgan de control, pues el alcohol provoca que los jovenzuelos descerebrados ávidos de sexo cometan infinidad de estupideces.

Asi mismo, Julie (Shue) investiga la desaparición de Matt Boyd (Dreyfuss) del cual descubre el cuerpo totalmente desecho, motivo por el cual desconoce las razones de su fallecimiento, pero antes de poder  cerrar el caso ha sido encomendada también para  guiar a un grupo de científicos que investigan el extraño fenómeno que provoco el sismo en las profundidades del lago.

Total y para no hacer el cuento largo, la alguacil tendrá que tratar de salvar al mayor número posibles de vacacionistas cuando descubra que las criaturas prehistóricas son un verdadero peligro (pues dos de los buzos que bajan a investigar el sorprendente hallazgo son devorados por estas) y lo peor es que se dirigen al lago donde se encuentran miles de jóvenes que servirán como carne de cañón.

Lo que sigue después son varios ataques aleatorios por parte de los especimenes prehistóricos, todo hay que decirlo bastante imaginativos por parte de los realizadores, por ejemplo cuando le arrancan la mitad del cuerpo a Gianna Michaels porn star que aquí al igual que Riley Steele, hace un pequeño papel enseñando sus enormes tetas, jajaja.

Hasta llegar al impactante clímax final, todo un desenfreno de gore donde senos, piernas y un sin fin de extremidades (incluyendo la amputación de un pene, jajaja) aparecerán ante el presente para deleite del mismo, gracias a la aplicación de un sentido del humor bastante enfermizo y mordaz.

Por tal motivo es de agradecer que un tipo como Alexandre Ajá se haya encargado de realizar dicho film, pues este de verdad es entretenido, aterrador y por momentos jocoso (para muestra basta ver como el odioso personaje que interpreta Eli Roth es decapitado por una lancha cuando le pide auxilio a una mujer gitandole, ¡zorra ayúdame! de verdad ver morir a Roth es para descojonarse de la risa). Asi mismo, el director francés no teme llevar las cosas al extremo, y lo mejor es que la violencia mostrada asi como su discurso no se perciben pueriles.

Por otra parte la cinta goza de una gran calidad visual, además que Ajá demuestra que esta en plena forma creativa (pues sabe donde poner la cámara) y hace de este explotation  una verdadera joyita. Por otra parte el director ha acertado también en la elección del casting ya que los actores estan increíblemente creíbles en sus papeles por muy pequeños que estos sean, ya que estos con todo y que podrían considerarse tópicos, cuentan con motivaciones creíbles, cosa no muy común en las cintas de este género.

Por ahí aparece el buenazo de Christopher Lloyd en un papel un tanto parecido al “Doc” de Volver al Futuro (Zemmekcis, 1985) tratando de ayudar a la ruda alguacil Forester (excelente Elisabeth Shue) y al no menos comprometido Ving Rhames (genial cuando se despacha a varias pirañas con un motor de lancha antes de ser despachado por estas).

También aparecen Jerry O´Conell como el desquiciado director de cintas porno, asi como Kelly Brook y Riley Steele enseñando sus hermosos cuerpos desnudos para subirle la temperatura a más de uno (jajaja).

Asi que de verdad no pueden perderse Piraña, pues dentro de su aparente y simple premisa encontraremos un film honesto, oscuro, gamberro y lo mejor bien ejecutado, que además no toma por idiotas al presente, y hasta deja mal paradas a producciones bastante pueriles como por ejemplo Actividad Subnormal 2 (perdón Paranormal).

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada