miércoles, 13 de octubre de 2010

CINE DE CULTO: HALLOWEEN

TÍTULO ORIGINAL: Halloween
AÑO: 1978
DURACIÓN: 93 min.
PAÍS: E.U.
DIRECTOR: John Carpenter
GUIÓN: John Carpenter & Debra Hill
MÚSICA: John Carpenter
FOTOGRAFÍA: Dean Cundey
REPARTO : Donald Pleasence, Jamie Lee Curtis, Nancy Loomis, P.J. Soles, Charles Cyphers, Kyle Richards, John Michael Graham, Brian Andrews
PRODUCTORA: Falcon Films / Compass International Pictures
GÉNERO: Terror. Slasher.





"Michael Myers no es un loco cualquiera, ni siquiera es un ser humano, el es simple y pura.......maldad"
-Dr. Sam Loomis

¡Por fin! Hoy voy a hablar de una de mis cintas preferidas de todos los tiempos, la cual fue realizada por uno de mis héroes cinematográficos, el señor John Carpenter, director capaz de sortear infinidad de obstáculos presupuéstales para levantar proyectos y convertir estos en verdaderas obras de culto como la mencionada Halloween, cinta que para contextualizar al distinguido se rodó en tan solo tres semanas, con un capital de tan solo 312,000 dólares (¡por Díos! dígame alguien, ¿quién hace un peliculón en la actualidad con esta risible cantidad de dinero?).

Carpenter un genio incomprendido
Incluso y tal vez sin saberlo el propio Carpenter sería el iniciador de un subgénero, el cual llegaría para quedarse hasta nuestros días, el Slasher. Pero comencemos, la cinta nos narra la historia del pequeño Michael Myers, un niño de unos 8 años que ataviado con su traje de payaso y cubriendo su rostro con una máscara, asesina  a puñaladas a su hermana cuando la sorprende teniendo sexo con su novio, para después terminar con la existencia de sus progenitores, todo esto en plena noche de Halloween, motivo por el cual la policia al descubrir el terrorífico hallazgo, decide ingresar al menor a una institución mental para tratar de curar su locura.

Cabe hacer mención que la cinta abre con una soberbia toma subjetiva continua, donde se pone al espectador en el lugar del protagonista, lo que provoca de inmediato que este quede prendido a la historia.

Ahora han pasado 15 años (corre el año de 1978) desde el cruento evento que conmociono a los habitantes de Haddonfield, un pequeño poblado del estado de Chicago. Ahora la casa de los Myers lleva años deshabitada y sirve como inspiración para fantasear leyendas urbanas, más cuando se aproxima la celebración de brujas. Asi conocemos a Laurie (Jamie Lee Curtis) una adolescente que se prepara para festejar con su amiga Annie (Nancy Kyes) las fiestas de Halloween, donde podrán beber y probablemente tener sexo con algún chico atractivo, jajaja.

Mientras tanto y lejos de Haddonfield, en un centro de salud mental, Michael (Tony Moran) ha crecido, sin mejorias, incluso varios estudiosos de la materia no saben por que el ahora  joven lleva todos estos años sin hablar, sin relacionarse. Por tal motivo el Dr. Sam Loomis (Donald Pleasence) tras varios años de trabajo, tratando de traspasar la barrera mental que Myers ha puesto a su entorno, llega a la conclusión que este sujeto ya no es humano, en su mirada perdida solo se puede percibir maldad y punto.

Loomis tratando se descifrar el misterio del Boogieman.
Sin embargo, un escalofriante acontecimiento hará que la vida de nuestros tres protagonistas se cruce, dos noches antes del 30 de octubre Michael Myers escapa de su letargo para dirigirse a su antigua casa en Haddonfield, con el único objetivo de encontrar a Laurie (Lee Curtis) para acabar con ella sin motivo aparente.

Por tal motivo cuando el Dr. Loomis (Pleasence) se entera de esto, tratará de llegar antes que Myers para advertir a la chica y al alguacil del poblado (Charles Cyphers), ya que si el hombre de la máscara blanca logra llegar antes que él, desencadenará una masacre en la comunidad, ya que no existe aparentemente poder humano para evitar que este logre su objetivo.

Además y para poder afrontar dicha amenaza, Loomis tendrá que escudriñar en el pasado de Myers para poder salvar a Laurie, lo que lo lleva a descubrir un oscuro secreto que conecta a la chica y al asesino. 

Michael Myers, acechando a sus víctimas
Como podrán leer, la premisa que crea John Carpenter es simplemente magnífica, ya que la cinta goza de gran suspenso y sobresaltos (nada gratuitos por cierto) gracias a las diferentes aristas de las que goza el guión, motivo para que esta pequeña cinta de horror (como en su momento fue calificada) se separe de los tópicos del género.  Ya que por un lado, encontramos que los personajes gozan de gran tridimensionalidad a nivel psicológico (cosa bastante rara en este tipo de producciones), además que se imprimen algunas dosis de elementos sobrenaturales que refuerzan el relato convirtiendolo en místico, como es la extraña fuerza sobrehumana de Michael Myers por ejemplo.

Asi mismo y como empezaba a ser costumbre en el director norteamericano, este destila una gran elegancia tanto como sobriedad al rodar, motivo para que la cinta cuente con excelentes tomas y fotografía, asi como excelentes atmósferas que convierten a esta cinta en una verdadera pesadilla. 
Por otra parte otro gran acierto en el film es presenciar como la aparición de Myers es casi fantasmal cuando recorre las desoladas calles de Haddonfield a plena luz del día para atemorizar a Laurie.

Ahora bien, los diseños de las muertes son verdaderamente cruentas (con todo y que nunca vemos una gota de sangre), además que la aplicación de una soberbia y aterradora banda sonora compuesta por el propio Carpenter hacen que el proceso narrativo sea genial, al mismo tiempo que provoca en el respetable que se les pongan los pelos de punta, se los juro.

Basta con ver la escena más angustiante (al menos para un servidor) del film que es cuando Myers ingresa a la casa de Laurie y la persigue hasta su cuarto, esta se esconde en su closet y el ente maligno la descubre, de verdad es aterrador visionar esta secuencia, la cual ha sido comparada con la de la bañera de la cinta de Psicosis de Alfred Hitchcock de 1960.

Además otro aspecto verdaderamente sobresaliente es el casting, pues este esta bastante balanceado, primeramente contamos con el experimentado actor Donald Pleasence quien le aporta estoicismo a su personaje por lo que incluso y aun sabiendo que Myers es casi invencible, la interpretación del actor inglés hace que su héroe se perciba como la única salvación ante terrible amenaza. Cabe hacer mención que Pleasence forjaría una carrera en el cine fantástico y de terror después de realizar este film, al mismo tiempo de que participo en la mayoría de las secuelas de la franquicia hasta su fallecimiento en 1995.

Y por otra parte, una jovencísima Jaime Lee Curtis gracias a su interpretación en este film se convertiría en la primera Scream Queen, motivo por el que repetiría en otros proyectos de Carpenter como La Niebla (1980) o Halloween II (1981), y se forjaría una carrera en cintas de horror lo que elevo su status de interprete de culto. 

Y finalmente el diseño del personaje de Michael Myers fue lo que hizo de este un icono a nivel cultural, ya que con esa pálida máscara que cubría su rostro este proyectaba más terror, pues la verdadera identidad del asesino nunca es descubierta por lo que cualquier persona podría ser el asesino, tu vecino, tu padre, el tendero, etc. 

Incluso se pueden encontrar varias lecturas a nivel intelectual en la cinta, ¿que si Myers representa el castigo al libertinaje de una sociedad  cada vez más hipócrita y en decadencia? pudiera ser, pero inclusive aun omitiendo estos puedo decir que la cinta cuenta con grandes atributos que la convierten en una autentica obra cinematográfica, sin más ni más.

Asi que no duden en revisar esta excelente cinta para esta temporada de brujas, pues les aseguro que no podrán despegarse de su televisor, además de que les aseguro que estarán con los nervios de punta durante todo su visionado. Eso sin olvidar el acojonante final que solo un maestro como Carpenter puede guardar para cerrar con broche de oro una gran película.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada