martes, 12 de abril de 2011

CINE TERROR: ESCUPO SOBRE TU TUMBA (2010)

TÍTULO ORIGINAL: I Spit on Your Grave
AÑO:2010
DURACIÓN: 107 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: Steven R. Monroe
GUIÓN: Stuart Morse (Remake: Meir Zarchi)
MÚSICA: Corey A. Jackson
FOTOGRAFÍA: Neil Lisk
REPARTO: Sarah Butler, Chad Lindberg, Daniel Franzese, Tracey Walter, Rodney Eastman, Jeff Branson, Mollie Milligan, Saxon Sharbino, Amber Dawn Landrum
PRODUCTORA: Cinetel Films / Anchor Bay Entertainment
GÉNERO: Terror.Remake.




¡¡¡Perdón!!! ¡¡¡Perdón!!! Discúlpame…
-sheriff Storch
Con el perdón no basta.
-Jennifer
¡Maldita perra! ¡Nos veremos en el infierno y ahí te volveré a violar!
-sheriff Storch

Acto seguido la escopeta que tenía incrustada el sheriff en el ano hace  un disparo destrozando su rostro y todo termina. Afuera de la cabaña, la mujer casi en estado catatónico dibuja una leve sonrisa que transmite cierta satisfacción.
 

Para ser sincero tenía ganas de ver este remake basado en la obra de 1978, y debo decir que no me decepciono tomando en cuenta que dicho film toma solo el endeble argumento de la original para reinventarse como una solvente cinta de terror con buenos toques de gore y un discurso extremadamente fascista como maniqueo, pero que sin lugar a dudas será  la delicia para aquellos amantes del subgénero cinematográfico conocido simplemente como el rape & vengance, ya que por lo menos el film de Steven Monroe se atreve a  mostrar una violencia cruda y sin conseciones al espectador, con todo y  que  el discurso pueda percibirse  como comentaba anteriormente, esteril.

Pero bueno, la cinta del debutante director norteamericano no pretende ser Mártires (Pascal Laugier, 2008) ni mucho menos La Película Serbia (Srdjan Spasojevic, 2010) por lo que contextualizándola en su justo lugar esta funciona. Ahora bien esta nueva versión al igual que el film de Meir Zarchi, toma como excusa la incursión del personaje femenino llamado Jennifer Hills (interpretado de manera más que correcta por Sarah Butler) en una aislada comunidad rural de los Estados Unidos, para detonar toda la violencia, vejaciones y demás maltratos físicos (incluyendo las ya tan famosas violaciones sexuales) tanto como 0psicológicos a manos de cinco individuos que ven en la mujer una forma de satisfacer sus carencias emocionales, sexuales e incluso de género, pues el motivo para violar a Jennifer (Butler) es por que ésta es originaria de la gran ciudad y viene a reflejarles que estos son sin lugar a dudas esa basura blanca de la cual adolece la sociedad norteamericana.

Sin embargo el film de Monroe cuenta con un guión mejor construido que le da un barniz de frescura al relato y por ende a la fluidez narrativa, lo que provoca que el filme contenga más dosis de tensión (por si no bastará con las violaciones, jajaja) y este de algún modo se da con  la incursión de un nuevo personaje que no existía en la versión original, el del sheriff Storch (Andrew Howard) el cual se convierte en un punto de inflexión en el pavoroso relato, ya que este representa a las instituciones que deberían velar por el bien de los ciudadanos y al final se convierte en el mandamás y ejecutor de los terribles hechos.

Asi  mismo cabe resaltar que el tercer acto final que corresponde a la venganza de la mujer, es quiza el más eficaz y también sin temor a equivocarme, el punto neurálgico del film, pues aquí el diseño de las muertes y/o castigos que les proporciona Jennifer a su victimas son más crueles, más gráficas y por ende más dolorosas, lo que sin lugar a dudas representa esa catarsis emocional por parte del personaje femenino y por ende del espectador que gracias al planteamiento de la historia, siente total empatía por la protagonista, por ende este se convierte a su vez  en un cómplice que disfruta de algún modo el proceder de Jennifer Hills.

Por tal motivo quedarán para el recuerdo escenas tan brutales como las del ajustamiento del sheriff, al cual literalmente le vuelan la cabeza por el culo, o peor aún la amputación de un pene  a uno de los abusadores, el cual representaba sin lugar a dudas el momento cumbre en el film original y dejaba claro las verdaderas intenciones de aquel. Asi mismo hay que resaltar que a nivel plástico el film cuenta con buena factura, su fotografía es de los aspectos más notables del film, la puesta en escena es correcta, los encuadres y manejo de cámara también, incluso uno de los aspectos de los cuales siempre adolecen este tipo de cintas como son las actuaciones, aquí se finiquitan de forma solvente desde la protagonista hasta el resto del casting.

Es por esto que la historia se percibe creíble en todo su desarrollo (obviando ciertos aspectos narrativos como los del celular y algunas malas decisiones por parte de la protagonista), pues literalmente Sarah Butler carga con la cinta en sus hombros interpretando el difícil papel de victima y victimaria sin caer en la sobreactuación, asi como sucede con el grupo de abusadores, los cuales componen a verdaderos seres humanos, abominables si, pero a final de cuentas humanos. Aunque sin lugar a dudas el personaje del sheriff que hace Andrew Howard es quiza el más perturbador, gracias al perfil de su personaje (no lo revelare, pero pone sobre la mesa la doble moral que mucha gente aplica en su vidas) y el buen quehacer del actor .

En términos generales Escupo sobre tu tumba es una buena cinta de horror moderno, de esas  que  de verdad logran incomodar al respetable como también lo hicieran títulos como Las Colinas tienen ojos (Ajá, 2006) o Silencio en el Lago (James Watkins, 2008) por mencionar algunas, cinta que al igual que las aludidas con anterioridad cuenta también con buena factura  en su realización, empero esta no logra quitarse de encima aquel gran vestigio histórico que significo el film original por lo que uno se pregunta si de verdad era necesario este remake, pues analizándolo  en términos indiscutibles la cinta de Steven Monroe es la antitesis total del movimiento explotation.

De cualquier manera puedo recomendar Escupo Sobre tu Tumba (2010) para todos aquellos que disfruten de pasar un mal rato (como su servidor), no sin antes advertirles que si de verdad quieren sentir la experiencia grindhouse mejor vean la original, pues representa un microuniverso contenido en su propio tiempo.

El film nos cuenta la historia de Jennifer Hills (Sarah Butler), una chica de ciudad que alquila una aislada cabaña en la montaña para escribir su última novela. Una terrorífica tarde, un grupo de hombres del lugar asalta la cabaña y la violan en varias ocasiones para después intentar matarla y asi cubrir el crimen, sin embargo Jennifer sobrevive, y consumida por el odio y el dolor tramará su venganza, devolviéndoles el favor a los sujetos de una manera que nunca llegarán a imaginar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada