jueves, 7 de abril de 2011

CINE CUTRE: EN TIEMPO DE BRUJAS

TÍTULO ORIGINAL: Season of the Witch
AÑO: 2011
DURACIÓN: 92 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: Dominic Sena
GUIÓN: Bragi F. Schut
MÚSICA Atli Örvarsson
FOTOGRAFÍA: Amir M. Mokri
REPARTO: Nicolas Cage, Ron Perlman, Stephen raham, Claire Foy, Stephen Campbell Moore, Robert Sheehan
PRODUCTORA: Rogue / Atlas Entertainment
WEB OFICIAL: http://seasonofthewitchthemovie.com/
GÉNERO: Fantástico. Terror.





Bueno ahora toca el turno de revisar uno de los últimos trabajos del señor Nicolas Cage, histrión que muchas veces provoca en un servidor algo asi como aversión por su forma tan particular de sobreactuar o ser el mismo frente a pantalla (no se que pensar ya, jajaja),  de hecho la última cinta donde encontré  notable el performance de nuestro calvo amigo con sonrisa colgate fue la nueva versión de Bad Lieutenant (2009)  y eso por que la dirigía Herzog, (Kick Ass no cuenta pues no es protagónico aunque lo hace bien). El hecho es que Cage parece estar empeñado en quitarle el trono a Steven Seagal como actor icónico cutre (jajaja) pues cada nuevo proyecto que filma es un bodrio infumable, haciendo que el buen Nic vaya en camino a convertirse en el nuevo Rey Midas de la serie b mas casposa que pueda existir (jajaja) .

La muestra incuestionable de lo que acabo de mencionar es sin dudas esta pueril cinta llamada En Tiempo de Brujas, dirigida por el impersonal Dominic Sena, la cual nos transporta al siglo XIV en plena epoca de la Santa Inquisición solo para presenciar en su apertura, como tres mujeres son condenadas  por un sacerdote a la horca por supuestos actos de brujería, como podrá inferir el respetable las mujeres gritan por sus vidas y confiesan sus crímenes para ser exoneras de tan cruel castigo.
 
Obviamente el curita perdona a una de ellas cuando se arrepiente pero inevitablemente la mandan a la muerte, pues este sostiene que su cuerpo ha sido perdonado pero su alma no (que hijo de puta), el hecho es que otra de las damas le advierte al padre que pagará por lo que esta haciendo (en esos momentos el respetable descubre que esta si es una bruja de verdad por la mirada demoníaca que le ponen, jajaja). Acto seguido las tres mujeres son colgadas por lo que se ha cumplido la palabra del Señor (¡pufff!), empero  para sorpresa del presbítero y cuando esta por darles santa sepultura a los cuerpos corrompidos de estas pobres cristianas (es sarcasmo eh) la mujer que lo había amenazado revive y se carga al asustado hombrecillo, claro todo hay que decirlo,  a la dama le salen uñas largas, se le pone el rostro y ojos demoníacos, además de que comienza a hacer sonidos guturales que hacen que uno se cague de risa (perdón de miedo) todo para convencernos de que de verdad se trata de una bruja (hay guey el miedo invade todo mi ser, jajaja).

Instantes después la escena se corta y ahora nos encontramos unos años más tarde mientras una toma general nos sitúa en un enorme desierto en donde esta a punto de comenzar una batalla entre el ejercito comandado por La Iglesia Católica (los buenos obviamente) y los impuros que no creen en Dios (los malos).  Ahí conocemos a nuestros dos héroes, unos caballeros llamados Behmen (Cage con una ridicula peluca rubia y con risos ¡noooo!) y Nelson (Ron Perlman ganándose la vida para seguir comiendo hasta que se realice Hellboy III) quienes defienden el bando de Dios (jajaja), estos son los caballeros más efectivos y rudos que hay, esto lo podemos constatar con la larga y por momentos trivial secuencia que nos presenta al par de personajes luchando y rompiendo cráneos (para desgracia del respetable con ausencia de sangre) a través de varios años, bajo la lluvia, en la nieve y demás intemperies climáticas (todo hay que decirlo adornado de una horrible fotografía que se percibe más como un fondo de video juego que un verdadero recurso atmosférico) esto con el fin de que el respetable descubra un poco la psicología de los personajes centrales.

El hecho es que en el último enfrentamiento los cruzados llegan a un pueblo y masacran a todos los presentes, empero Behmen (Cage) se da cuenta de que estos ni siquiera estaban armados cuando atraviesa a una mujer con su espada (esta escena es impagable pues Nic Cage pone su cara de retasado para tratar de transmitirnos el dolor que le invade tan pavoroso descubrimiento), razón por la que este le reclama al hombre al mando y decide abandonar el ejercito por tan atroces acontecimientos cometidos, obviamente Nelson (Perlman) decide irse con el en un acto de solidadridad y justicia moral, por lo que ahora el par de valientes hombres son fugitivos de la Iglesia por haber desertado.

Total que Behmen y Nelson llegan a un puto pueblo del cual desconozco su nombre (su servidor comenzaba a cabecear de sueño ante tan soso espectáculo) con el fin de proveerse de víveres, pero al llegar al lugar este se encuentra agonizante por la peste que azota a toda la región, es por esto que los caballeros solo quieren comprar unos caballos y salir de inmediato, sin embargo y para desgracia de estos  un accidente (un niño descubre la espada de Behmen con el símbolo del ejercito Católico)  los pone es descubierto y por ende son aprehendidos por la policia del pueblo, la cual esta al mando del cura del lugar.

Como podrán suponer el castigo por abandonar el ejercito es la muerte, sin embargo como el prestigio de nuestros héroes es bien conocido (quien sabe como pero asi es) el cardenal del sitio (el cual por cierto  se encuentra infectado por la peste) les concede el perdón a cambio de que los caballeros transporten a una joven que supuestamente es una bruja a una especie de monasterio, en donde un grupo de cardenales tienen una Biblia especial que puede romper con el maleficio y a su vez acabar con la peste que ha traído consigo la maldición.

Sin embargo Behmen no acepta en un inicio por que sostiene que ya ha hecho suficientes cosas horribles en nombre de Dios, pero todo cambia cuando conoce a la chica (Claire Foy) quien le recuerda a la mujer que mato en la última batalla, y como este busca revindicarse pues decide aceptar para salvar a la chica y probablemente su alma. Lo que sigue después es presenciar el largo, tormentoso y tortuoso camino que deberán recorrer los protagonistas (y el espectador ante tan magro relato falto de emoción), apoyados en algunos personajes secundarios bastante tópicos que solo sirven de excusa para ser carne de cañón en algunos pasajes de la historia supuestamente ominosos, hasta concluir en un anticlimático final con sorpresa incluida (jajajaja), la joven mujer no era una bruja, estaba poseida por el mismisimo ¡patas de cabra!.

Como puede leer el respetable, esta es la endeble y trivial historia que nos plantea Dominic Sena quien en aras de ponerse fastuoso y hasta épico, jajajaja, (cuando entenderán los productores hollywoodenses que lo que hace grandioso un relato no son los efectos especiales si no la construcción de personajes y tratamiento de la historia) le sale el tiro por la culata, y lo que pretendía ser una epopeya tipo El Señor de los Anillos (Jackson, 2001-2003), resulta ser un producto más cercano a una cinta con toques de serie b como Outlander (McCain, 2008) o cualquier film de epoca media dirigida por Uwe Boll, jajaja.

Y es que es absurdo el planteamiento de los acontecimientos que dan rienda suelta a esta previsible historia, pues los personajes no determinan o causan los acontecimientos, lo único que detona la historia es por que el niño descubre la espada de Behmen, ¿díganme si este planteamiento no es risible?, asi mismo las motivaciones del héroe son bastante pueriles y nunca llegan a quedar claras, de hecho al guionista le importan un bledo sus personajes y los trata como simples objetos desechables de usar y tirar.

Por lo que la cinta se centra e intenta sostenerse en una sucesión de escenas supuestamente terroríficas y emocionantes, cosa que nunca sucede, por ejemplo el ataque de unos lobos en un tenebroso bosque (uno supone que es tétrico por la fotografía en tonalidades azules y algunos efectos sonoros pero en realidad ni un niño se asusta con esto) se percibe falto de emoción, bastante hueco  y hasta insultante para el intelecto humano,  incluso los efectos especiales hechos por ordenador tienen una manufactura tan pésima que en vez de abonarle a la pobre historia la hunden más. O el diseño del Demónio tan infantil que hace que te cagues de la risa cuando hace acto de presencia, jajaja.

Por otra parte el único aspecto rescatable de este subproducto es quiza la presencia de Ron Perlman, actor con carisma y con solvencia interpretativa que con todo y que funge como antagonista, logra desempeñar un papel más creíble que el del propio Nic Cage, e incluso logra robarle algunas escenas por que su performance se percibe más natural que el del protagónico.

Asi que ¿qué más puedo comentar sobre este film? Pues que es una soberana perdida de tiempo pues su historia es risible y cuenta con nula veracidad (incluso contextualizándola en su universo fantástico), goza de  cero desarrollo a nivel narrativo y de personajes, por lo que En Tiempo de Brujas es sin lugar a dudas otra muestra clara de este nuevo cine desechable que sigue basando su éxito en la presencia de su protagonista, el cual por cierto es el mayor factor para que esta fracase (aunque usted no lo crea el señor Cage sigue teniendo seguidores). Si tan solo la cinta de Sena se hubiera tomado menos en serio otra cosa habría sido, ni modo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada