martes, 23 de noviembre de 2010

DC UNIVERSE: SUPERMAN III

TÍTULO ORIGINAL: Superman III
AÑO: 1983
DURACIÓN: 125 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR:  Richard Lester
GUIÓN:  David Newman & Leslie Newman (Personajes: Joe Shuster, Jerry Siegel)
MÚSICA: Ken Thorne & Giorgio Moroder
FOTOGRAFÍA:  Bob Paynter
REPARTO: Christopher Reeve, Richard Pryor, Jackie Cooper, Margot Kidder, Robert Vaughn, Pamela Stephenson, Annie Ross, Marc McClure
PRODUCTORA: Warner Bros. Pictures. Productores: Hermanos Salkind
GÉNERO: Ciencia ficción.




Después del sorprendente éxito que significo Superman II (1980) tanto en público como de crítica, los Saldkind no dudaron en planear la siguiente entrega del héroe volador, asi que le entregaron en bandeja de plata el proyecto al señor Richard Lester, algo de lo que se arrepentirían más tarde pues después de ver los pavorosos resultados tanto de público y sobre todo económicos, la franquicia se iría directamente al caño ¿la razón?  la nueva cinta que firmo el director inglés borraba cualquier vestigio de cordura y respeto a sus antecesoras ¿el resultado? una ridícula cinta que usa de pretexto el personaje creado por Jerry Siegel y Joe Shuster, asi como  su universo solo para hacer de este una comedieta barata con tintes camp.

Ya de entrada el espectador puede percibir la falta de seriedad de dicho film, pues el intro, donde aparecen unos cambiados créditos iniciales, así como una variación en la banda sonora que había compuesto un eficiente John Williams, nos van mostrando a un Clark Kent (Christopher Reeve) caminando bastante desenfadado por las calles de Metrópolis, mientras una serie de acontecimientos bastaste ridículos se van suscitando como si de una caricatura de Bugs Bunny se tratase, pues podemos ver el típico humor slapstick (gente golpeándose en la cara con pintura y cosas asi)   los cuales al final desencadenan una ¿catástrofe? motivo para  que nuestro superhéroe acuda al rescate.

Por lo que Clark ingresará a una caseta de fotografías instntáneas a cambiarse y emerger como Superman, sin embargo no se percatará que cuando se esta transformando la camara  se activa y se documenta todo el proceso de transformación. Motivo por el cual, cuando Superman (Reeve) sale y un niño se sorprende de verlo, el héroe recoge las fotos (donde a forma de viñetas vemos la transformación) y recorta las que delatan su identidad, las demás se las obsequia al niño, jajaja. Debo decir que la escena de la caseta de fotos me pareció un tanto original, ya que cuenta con el balance perfecto de comedia y seriedad, sin embargo por cada acierto, el film tiene infinidad de descalabros. 
 
En otro punto de la ciudad conocemos a un hombre llamado Gus Gorman (Richard Pryor), un tipo inútil que acude cada mes a recibir un apoyo gubernamental pues es incapaz de conseguir un empleo (jajajaja). Total que el día que va por su cheque, la mujer obesa y enojona que lo atiende le niega el apoyo y le da la dirección de un nuevo empleo para que Gus haga de su vida algo de provecho, jajaja.

Así pues Gus (Pryor) ingresa como empleado de informática a una empresa donde se investiga con tecnología de punta a nivel informático, sin embargo como el tipo es bastante chismoso y fisgón, ingresa a un program y sin más ni más hace una serie de operaciones para transferir varios miles de dólares a su cuenta. ¿Qué como lo logró? Pues después de haber visto esta cinta como unas cinco veces aun no puedo descubrir como el personaje de Pryor cuenta con dichos conocimientos tecnológicos pues el guión nunca lo explica, jajaja.

Al día siguiente Gus se presenta a trabajar, pero llega en un Lamborghini rojo (hágame usted el favor) y luego se sorprende de que el dueño de la empresa descubre el desfalco ¿?, por tal motivo el mandamás del emporio Ross Webster (Robert Vaughn) le manda hablar al listo de Gus, pero lejos de correrlo y mandarlo a la cárcel, este le ofrece trabajo de informático para que cree una supercomputadora con inteligencia artificial (casi como el Hal 9000, jajaja) la cual sea capaz de cambiar los climas del planeta entero, con el fin de estropear las cosechas de países tercermundistas y así  la empresa de Webster pueda tener control total del mercado y hacerse rico jajajaja.

Bueno y como Clark Kent no tiene nada que hacer decide irse de vacaciones a Smallville y pasarla bien en la reunión de exalumnos de la preparatoria, en donde se reencontrará con su viejo amor Lana Lang (Anette O´Toole). Sin embargo la tranquilidad le durará poco a nuestro despistado Clark, pues Superman será requerido para parar las catástrofes ambientales que están sucediendo alrededor del planeta.

Por tal motivo el ambicioso Ross Webster al ver que el Hombre de Acero indirectamente le hecha a perder sus planes, decide  encomendarle a nuestro superdotado Gus Gorman cree nueva kriptonita (pues la que quedaba se la termino Lex Luthor en el primer filme, jajaja). Así pues Gorman recrea el pedazo de piedra verde, pero como no encontró un elemento vital para la recreación de la letal arma, pues esta lejos de matar al último hijo de Kripton, solo hace que le aflore su lado oscuro, por lo que nuestro héroe se dedicará a realizar infinidad de travesuras alrededor del mundo, pues no se le puede llamar de otra forma a los actos que realiza el azuloso, ya que solo vemos a Superman bebiendo en un bar rompiendo las botellas de licor cuando les lanza cacahuates con su superfuerza, poniendo derecha la Torre de Pisa (jajaja) o follandose a una rubia, la cual por cierto esta de buen ver.

Y este es el argumento de Superman III, aquí no hay super villanos tratando de conquistar el mundo, no esta Lois Lane como factor existencialista en el protagonista (de hecho aparece solo cinco minutos el personaje de Margot Kidder, y se deshacen de ella enviándola de vacaciones a Hawaii), no hay un antagonista a la altura del héroe pues Richard Pryor solo se la pasa haciendo de bufón y su personaje resulta odioso, al igual que el Ross Webster de Robert Vaughn. 

De ahí que el único aspecto verdaderamente interesante en el filme de Lester sea precisamente la exploración del lado oscuro del héroe, ya que la escena del deshuesadero de autos, donde Clark Kent se enfrenta al Superman malo esta muy lograda, incluso en alguno de los diálogos, pues el héroe incluso le dice a Kent que esta harto de vivir a su sombra, ya que le resulta patético verse así mismo debajo de ese disfraz de hombre endeble y con anteojos. 

Empero y como comentaba, el guión no profundiza en estos y de vuelta apuesta por una comedia que solo hará reír a niños de menos de 10 años, así mismo es incomprensible la mala calidad en cuanto a los efectos especiales se refiere, ya que si tomamos en cuenta las ganancias que generaron las dos primeras entregas de Superman, uno infiere que al menos en este aspecto las cosas estarían al mismo nivel, pero no señores, los efectos son de tercera, incluso se pueden ver los alambres sujetando a Christopher Reeve cuando éste esta en pleno vuelo y eso no es nada, todavía no puedo sacar de mi cabeza los desdeñables efectos de Atari  que simulan un ordenador, donde un muñequito de Superman esquiva los cohetes que le envía la super computadora para destruirlo (la cual toma conciencia propia, les dije como el Hal 9000, jajaja) como pueden leer los fx son de tercer mundo y hacen que este filme parezca más un producto rodado en la Cannon.

Por si fuera poco las proezas que realiza el héroe se perciben repetitivas y no logran emocionar como en antaño, de hecho solo recuerdo una secuencia memorable y es cuando Superman rescata a Jimmy Olsen (Marc McClure) de perecer en un incendio en una planta industrial, pero de ahí en fuera no hay más que ver.

Ahora bien y viendo el bochornoso resultado del film, el respetable puede inferir que el señor Richard Donner tenía razón al no ceder ante los caprichos de los Salkind, productores que solo veían el beneficio económico y por tal motivo lo corrieron al finalizar el primer Superman, poniendo en manos de un director equivocado (Richard Lester) un proyecto que con mucho esfuerzo había levantado el primero.

Así pues, el que esto escribe considera que lo único rescatable en el trabajo de Lester es la presencia de Christopher Reeve, pues el actor sale airoso dentro de semejante esperpento fílmico, ya que se percibe comprometido con su personaje y aunque éste se ve envuelto en situaciones absurdas, nunca pierde del todo su dignidad gracias al buen quehacer del actor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada