martes, 13 de julio de 2010

CINE DE AUTOR: CELDA 211

TÍTULO ORIGINAL: Celda 211
AÑO: 2009
DURACIÓN: 110 min.
PAÍS: ESPAÑA
DIRECTOR: Daniel Monzón
GUIÓN: Daniel Monzón, Jorge Guerricaechevarría (Novela: Francisco Pérez Gandul)
MÚSICA: Roque Baños
FOTOGRAFÍA: Carles Gusi
REPARTO: Luis Tosar, Alberto Ammann, Antonio Resines, Carlos Bardem, Marta Etura, Vicente Romero, Manuel Morón, Manolo Solo, Fernando Soto, Luis Zahera, Félix Cubero, Joxean Bengoetxea, Juan Carlos Mangas, Jesús Carroza
PRODUCTORA: Coproducción España-Francia; La Fabrique de Films / Morena Films / Telecinco Cinema / Vaca Films
WEB OFICIAL http://www.celda211.com
GÉNERO: Thriller. Drama.


Supón que mañana ingresas a trabajar en un nuevo empleo, eres vigilante en una de las más peligrosas cárceles de España, ahí se concentra la escoria de la sociedad, violadores, asesinos e incluso integrantes de la ETA (Euskadi Ta Askatasuna), tu quieres quedar bien con tus superiores y decides presentarte un día antes para echarle un ojo al lugar, conocer el movimiento y a tus compañeros.

Estas casado con una hermosa mujer que tiene seis meses de embarazo, que te prepara la ropa por la mañana para que asistas a tu nuevo trabajo. Una mujer a la cual amas y antes de partir a tu empleo le haces el amor, le dices lo importante que es en tu vida, hasta tienes una amena conversación con ella sobre su futuro como pareja y ahora como padre.

Llegas al lugar donde comenzarás a laborar al día siguiente, conoces a dos compañeros que te guían a través del lugar, te explican como funciona las cosas, te dicen incluso donde hay que ser más cauteloso. Tu sientes que todo marcha bien, entonces ¿qué podría salir mal?, pues que el día que decidiste ir a ver donde vas a trabajar se realiza un motín y tu accidentalmente quedas mal herido dentro de una celda, la numero 211 (la cual esta llena de sucesos tormentosos), los reos han tomado gran parte del lugar y tus compañeros te han dejado a tu suerte.

Ahora solo, sin apoyo del exterior, sin comunicación, tendrás que hacerte pasar por un recluso más del complejo si es que quieres sobrevivir, echarás mano de los tips que te dieron tus compañeros antes del suceso, como despojarte de tu cinturón, las agujetas de tus zapatos, ya que representan potenciales armas blancas que podrían lastimarte si otros reos las usan contra ti y lo más importante, buscas despojarte de tu anillo de bodas el cual podría delatarte. Asi con esta premisa el director Daniel Monzón nos cuenta de manera magistral la historia de Juan Oliver (Alberto Ammann), un funcionario que se ve inmerso en estos infernales acontecimientos, los cuales le harán descubrir la verdadera naturaleza del ser humano, ese lado lúgubre con el que todos contamos cuando se trata de sobrevivir.

Ya de entrada con la primera escena que nos muestra el realizador (un sujeto que se encuentra dentro de la mencionada celda se corta las venas de ambos brazos y sumerge estos en agua para quitarse la vida), podemos ir percibiendo por donde va la cinta, la cual de algún modo se muestra bastante inquietante en un inicio, para descubrir conforme avanza la trama, que este acto no era gratuito y contaba con la intención de denunciar las cuestiones sociales, políticas, éticas, etc. de los individuos que habitan estos recintos de supuesta rehabilitación social, la cual lejos de readaptar a sus huéspedes forman profesionales del crimen, asi como se pone en duda a las intituciones que se encargan de esto.

Asi mismo, y aunque el planteamiento pudiera parecer un cliché, puesto que se han hecho infinidad de cintas carcelarias, el film de Monzón, se despoja de artificios tramposos y sensibleros para atrapar al espectador, por lo que la mayor virtud de este es un guión bien estructurado que no deja cabo sueltos y mejor aún trabaja como maquinaria de reloj, lo que trae como consecuencia que las situaciones además de estar cargadas de tensión, también se perciban creíbles. Motivo también para que los personajes gocen de profundidad, y no se sientan como simples arquetipos, sobre todo el Malamadre que interpreta de manera soberbia Luis Tosar, su personaje al igual que el Juan Oliver (Alberto Ammann) van evolucionando, ambos realizan acciones que no que no tienen una justificación moral, ambos desde bandos distintos tienen un solo objetivo, la supervivencia.

Incluso aunque estamos dentro de este infierno terrenal (la cárcel) y somos testigos de que los sujetos que se encuentran dentro han dejado de ser funcionales en la sociedad, surgen varias preguntas, ¿estos sujetos merecen tener mejores condiciones de vida?, aunque hayan hecho daño ¿dejan de ser personas o son bestias?, ¿cuál es la diferencia entre ellos y nosotros, los que estamos fuera? estas son las posibles interrogantes que se van desprendiendo en este sórdido relato, a través de sus personajes principales, el Malamadre (Tosar) y Oliver (Ammann), y que quedan en el aire para que el respetable las conteste según sea su juicio.

Asi mismo, el apartado visual es increíble y hace que nos demos cuenta que el film no le pide nada a producciones hollywoodenses las cuales invierten millones de dólares en este aspecto, para muchas veces tapar las carencias argumentales de sus productos (de hecho después de ver este film me ha entrado el temor de que algún productor norteamericano quiera adaptar esta historia en versión gringa, faltaba más), ya que las locaciones, fotografía, composición de planos, montaje, etc. hacen que el film se perciba como una obra redonda. Asi que no me queda más que recomendar esta arriesgada cinta (por su mensaje nihilista) que no decepcionará en su visionado para todo aquel que quiera disfrutar de un buen ejercicio cinematográfico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada