lunes, 18 de enero de 2010

CINE DE CULTO: EL CAMINANTE

TÍTULO ORIGINAL The Hitcher
AÑO: 1986
DURACIÓN: 93 min.
PAÍS: E.U.
DIRECTOR: Robert Harmon
GUIÓN: Eric Red
MÚSICA: Mark Isham
FOTOGRAFÍA: John Seale
REPARTO: C. Thomas Howell, Rutger Hauer, Jennifer Jason Leigh, Jeffrey DeMunn, John M. Jackson
PRODUCTORA: TriStar Pictures / HBO / Silver Screen Partners
GÉNERO Y CRÍTICA: Thriller. Acción. Terror.


Algunas cintas que conservan el status de culto en ocasiones no son grandes obras cinematográficas, pero pueden tener características que hacen que trasciendan a través del tiempo, además de que en ocasiones algunos trabajos se perciben honestos.

En el caso de El Caminante, al mismo tiempo de que cuenta con los elementos mencionados con anterioridad, también tiene a un actor bastante carismático y de una gran presciencia, el grandioso Rutger Hauer, el cual será recordado por muchos, por su interpretación como el Replicante de la ya mítica Blade Runner (Ridley Scott, 1982), pero que sin embargo tiene en su haber más de una treintena de cintas a sus espaldas.

La cinta de Robert Harmon comienza de manera magistral, ya que emplea algunos planos generales del desierto que nos muestran las solitarias autopistas que conectan a la ciudad de Chicago con Los Ángeles, en ellas podemos observar a un sedan rojo.

El auto avanza a través de una tormenta, parece que va a amanecer, el ambiente se percibe frío, de repente estamos dentro del auto, un joven llamado Jim Hasley (C. Thomas Howell) lo conduce y lucha por no dormirse, toma un poco de café, un volkswagen amarillo lo rebasa. El chico viaja a través de la carretera con el fin de entregar el auto en otro Estado.

Otras tomas nos muestran algunos letreros que señalan varias rutas, y de nuevo más desierto, Hasley (Howell) sigue conduciendo su auto y metros adelante un extraño le hace la parada (continua lloviendo), el joven duda pero recoge al hombre . De hecho el propio Hasley le comenta al caminante: -Mi madre me dijo que nunca recogiera a un extraño.

El extraño (Hauer) esta empapado y no dice ni una palabra, sin embargo sus profundos ojos azules denotan algo perturbador, el joven trata de conversar con el, pero este no contesta. Algunos metros adelante, los dos tripulantes ven al volkswagen amarillo que rebaso al sedan rojo, este se encuentra estacionado bajo la lluvia, con las puertas abiertas. Hasley quiere detenerse para ayudar a los tripulantes, pero el extraño le comenta que no hay nada que hacer, que estos están muertos, ya que el los asesino. En ese instante comienza la peor pesadilla para Hasley ya que lleva con el a un psicópata, el cual solo pide aventón para satisfacer sus instintos asesinos, pero que en el fondo solo quiere ser detenido.

Lo anterior es la premisa de esta road movie, que nos lleva por un viaje lleno de tensión, gracias al villano (Hauer) que sin decir casi ni una sola palabra logra transmitir toda la maldad y sadismo de un ser enfermo. Así mismo el buen manejo de atmósferas, así como una adecuada fotografía del desierto, hacen de este el sitio perfecto para sentir angustia y terror. Además de que el relato cuenta con situaciones mal sanas y políticamente incorrectas, para muestra la escena de la chica que es desmembrada cuando esta se encuentra amarrada a dos camiones.

Así mismo la historia también plantea una extraña relación entre victima y victimario, ya que sin conocerse realmente, ellos saben que solo uno podrá sobrevivir. Y es que John Ryder (Hauer) no busca eliminar a Hasley (Howell) en primera instancia, su principal objetivo es que el joven lo detenga poniéndolo a prueba, ya que Ryder comienza un juego perverso incriminando a su Némesis en los crímenes que el cometió.

Sin embargo no todo es perfecto, ya que en el argumento hay algunas vueltas de tuerca bastante inverosímiles que rompen un poco el suspenso y ritmo con el que contaba la cinta, por ejemplo los eventos que pasan en la comisaría, por mencionar alguno. Esto trae como consecuencia que la película tenga algunos bajones de ritmo, pero que en el último acto, también bastante increíble, remonta para tener un cierre correcto.

La cinta no cuenta con gore, más sin embargo el director inserta buenos momentos con algunas dosis de violencia bastante sugerentes. Por otro lado creo firmemente que la cinta pasaría sin pena ni gloria si no hubiese contado con Hauer, ya que el actor tiene una presencia física que impone, además de que su interpretación es bastante natural, por lo que su personaje causa más temor aún.

El joven Howell cumple como el héroe en turno, y su interpretación está correcta, algo que se agradece en este tipo de producciones. Jennifer Jason Leigh no tiene un papel muy sobresaliente en la historia, aunque su personaje se incluye para darle más tensión al relato, algo que no se cumple al 100 %.

El Caminante es una cinta entretenida que se percibe honesta en su propuesta, y que gracias a su villano, así como una solvente dirección logra trascender, causando en el espectador (al menos a mi me paso) nostalgia ya que cintas como estas ya no se hacen.

De hecho esta cinta parece una obra de arte si la comparamos con su lamentable remake realizado en el 2006, ya que aunque contaba con un buen actor, como Sean Bean, esta no le llega a los talones a Hauer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada