martes, 12 de julio de 2011

THRILLER: SEPULTADO

TÍTULO ORIGINAL: Buried
AÑO: 2010
DURACIÓN: 93 min.
PAÍS: España
DIRECTOR: Rodrigo Cortés
GUIÓN: Chris Sparling
MÚSICA: Víctor Reyes
FOTOGRAFÍA: Eduard Grau
REPARTO: Ryan Reynolds, Ivana Miño
PRODUCTORA: Versus Entertainment
WEB OFICIAL: http://experienceburied.com
PREMIOS: 2010: 3 Premios Goya: Mejor Guión original, Montaje y Sonido. 10 nominaciones
GÉNERO: Intriga. Thriller




Desde la primera vez que vi el trailer de Sepultado quede enganchado ya que las imágenes que mostraban este destilaban perspicacia, terror y mucha claustrofobia, motivo por el cual su servidor pensaba que el film de Rodrigo Cortés podía ser una genialidad o en su defecto un tomadura de pelo, afortunadamente para el respetable debo decir que la cinta es una muestra clara de soberbia narrativa, montaje y puesta en escena, pues practicamente durante  hora y media que dura su visionado este jamás decae dejando al espectador eso si con grandes dosis de taquicardias.

La premisa es la siguiente, un sujeto llamado Paul Conroy (Ryan Reynolds) despierta maniatado dentro de un ataúd que se halla sepultado bajo la tierra aparentemente sin explicación alguna, Paul desesperado y sin saber como llego a estas circunstancias  descubre que solo cuenta con un teléfono celular (con la mitad de la pila), un encendedor y un bolígrafo, accesorios que básicamente fungirán como herramientas para ir desenmarañando el contexto que a primera instancia parece un juego perverso. Sin embargo conforme avance la trama horribles revelaciones harán que el hombre (y el espectador) se cuestionen aspectos tan importantes como la importancia que juega el destino en el ser humano, la mortalidad y lo más trascendental, el descubrir como las decisiones que tomamos por más simples que estas sean siempre tienen consecuencias en nuestros actos.           

Y esto es todo lo que les puedo contar sobre el argumento puesto que hacer lo contrario echaría a perder las sorpresas (y vaya que las hay) que nos tiene deparado el film de Rodrigo Cortés, el cual dicho sea de paso apuesta su éxito en un guión bien construido que no pretende tomarle el pelo al espectador, con algunas vueltas de tuercas bien empleadas, un humor enfermizamente negro y sobre todo a la buena interpretación de su protagónico (un Ryan Reynolds mimetizado en su personaje) quien prácticamente sorprende al  cargar con todo el film a sus espaldas.

Y es que la cinta solo cuenta con un escenario (el interior de la caja de madera que aprisiona a Reynolds) empero como comentaba esos gadgets que utiliza el protagonista  para tratar de sobrevivir de este encierro servirán como catalizadores para que tanto este como el espectador vayan encontrando respuestas a las preguntas como ¿quién provoco esto? o más importante aun ¿con que objetivo? de tal manera que cuando salen a flote las motivaciones de los causantes de esto, el film se presenta como una metáfora que explora los conflictos generados después del 9/11 sin percibirse maniqueo en su ejecución discursiva, además de que también toma esta disertación como un simple pretexto para ahondar en  aspectos más complejos y a la vez ominosos con los que cuenta el ser humano.

Es por esto que el personaje al que da vida el muchas veces exacerbadle Ryan Reynolds se va descubriendo como un hombre común y corriente al cual le toco la mala fortuna de encontrarse en el lugar y momento equivocado, del cual después conocemos que como cualquier ser humano esta lleno de defectos y virtudes, empero aquí sus desperfectos han pesado más para ponerlo en esta dolorosa situación. Asi mismo el guión se descubre bastante mordaz y sin concesiones por lo que no es casualidad que cuando Paul (Reynolds) intenta contactarse vía celular con alguna autoridad  norteamericana para que lo rescaten, estas son presentadas como lo que son, instituciones ineptas que solo buscan salvaguardar su imagen vendiéndonos la misma como simples panfletos hirientes a las cuales les importa un comino las vidas de la población a la que deberían proteger. 

Sin embargo estos perturbadores pasajes con todo y que se presentan dolorosos también destilan ese sórdido humor negro que causa algunas carcajadas (como a un servidor) o en su defecto risas nerviosas  en el espectador, el cual al no tener más alternativa ante la impotencia y coraje que causa dicho espectáculo, refleja en estos comportamientos una especie de catarsis que lo libere de lo inexplicable que resulta descubrir a un hombre enterrado vivo.

Ahora bien hay que destacar que la historia funciona en gran parte a que el director y el guionista Chris Sparling nunca abandonan al personaje principal ya que se puede percibir que este es tratado con complejidad, que les importa, inclusive con todo y que la situación que enfrenta el personaje es horrible este nunca se encuentra desprovisto de humanidad y los obstáculos que tiene que sortear no se presentan arbitrarios.

En lo referente al apartado visual debo decir que tanto las tomas como los encuadres empleados son correctos y meten de lleno al presente en la claustrofóbica caja, haciendo que este viva en cierta forma la experiencia de Paul (Ryan Reynolds). Asi mismo la fotografía de Eduard Grau  combina diferentes texturas en su presentación, variando sus tonalidades que van desde los cálidos naranjas hasta los opresivos y fríos azules que vigorizan el estado anímico del protagónico.

Finalmente no me queda más que recomendar Sepultado como una solvente cinta (digna heredera de la obra de Hitchcock) que destila inteligencia y eficacia en su desarrollo argumental, la cual por momentos borda géneros tan selectos como el misterio, el terror o el thriller psicológico por lo que su visionado (en formato dvd por supuesto) será una bocanada de aire fresco en un verano lleno de Blockbusters sin pies ni cabeza y lo peor, sin una pizca de entretenimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada