viernes, 15 de julio de 2011

CONOCERÁS AL HOMBRE DE TUS SUEÑOS de Woody Allen

TÍTULO ORIGINAL: You Will Meet a Tall Dark Stranger
AÑO: 2010
DURACIÓN: 98 min.
PAÍS: Inglaterra
DIRECTOR: Woody Allen
GUIÓN: Woody Allen
MÚSICA: Varios
FOTOGRAFÍA: Vilmos Zsigmond
REPARTO: Josh Brolin, Anthony Hopkins, Naomi Watts, Freida Pinto, Antonio Banderas, Gemma Jones, Lucy Punch, Christian McKay
PRODUCTORA: Coproducción GB-España; Gravier Productions / Mediapro
GÉNERO: Drama. Comedia.




¿Otra cinta de Woody Allen? se estarán preguntando algunos, pues si estimados visitantes del blog siento decepcionarlos o en su defecto espero alegrarlos (supongo que también habrá mucha gente que al igual que su servidor disfruta del cine del director norteamericano) pero era imprescindible subir este último trabajo del pequeño genio (y digo última obra por que aun no llega a mi país Midnight in Paris, 2011) no solo por que al que esto escribe le fascine el trabajo del mencionado, si no por que creo que visionar la obra de Allen es acercarse a aspectos tan fascinantes en la naturaleza del ser humano desde una perspectiva tan irónica, sensible y muchas veces absurda que ha caracterizado la inmensa filmografía del buen Woody.

Una voz en off (Zak Orth) comienza a contarnos esta agridulce historia no sin antes advertirnos con una frase lo que veremos, “este es un cuento contado por un idiota, lleno de furia y sonido, pero sin significado alguno”. A continuación se nos presenta al primer protagonista del film, un hombre llamado Alfie Shebritch (Anthony Hopkins), caballero inglés de edad respetable con una situación económica holgada quien hace tiempo se divorcio de su mujer y comenzó una nueva vida como un joven playboy (jajaja) quien en el afán de conservar algún vestigio de juventud se ha comprado algunos autos deportivos, al tiempo que se ha inscrito a un gimnasio para conservar un buen físico, sin embargo muy en el fondo este no se siente realizado. Por otra parte, su exmujer Helena (Gemma Jones) no ha superado la ruptura con el perdido Alfie, e incluso para desproveerse del dolor que le ha causado dicha relación ha intentado suicidarse, motivo por el cual con todo y que ha intentado subsanar sus males a través de terapias psicológicas, pues no ha podido encontrar más que en el ocultismo esa paz interior que le brinda una adivinadora de cartas, la cual en cada sesión siempre le vaticina que su futuro esta por mejorar.

Por cierto, Sally (Naomi Watts) es la hija de Helena y es quien le recomendó la pitonisa a su madre con el fin de que esta no la hostigue (jajaja) por las tardes con sus problemas pues como se muestra en la historia, la propia Sally ya tiene suficientes dificultades emocionales, sobre todo por que no se siente en plenitud siendo una mujer que tiene que aceptar cualquier trabajo para mantener a su familia, puesto que Roy (Josh Brolin) su esposo no cuenta con un empleo solvente ya que este es un escritor fracasado que solo ha tenido éxito con su primer libro, razón para que por las noches escriba y por la mañana pierda los empleos que ha obtenido pues este nunca rinde lo suficiente en estos.  ¡Ah lo olvidaba! Roy no quiere tener hijos y Sally si, otro inconveniente en la relación ¿no creen?. Sin embargo y contrario a lo que el respetable pudiera pensar la vida de estos individuos se volcará cuando el destino les presente nuevos personajes que les harán cuestionarse, o peor aun, les restregarán en la cara  cual balde de agua fría aspectos tan trascendentales como la mortalidad, la vejez, la sexualidad, el miedo a la soledad y demás pathos que hacen de estos personajes tan complejo e interesantes. 

Habiendo dicho esto debo señalar que esta cinta de Allen logra llegar a los estándares de lucidez y calidad de sus mejores obras, aunque ya no se perciba tan denso en sus referencias literarias o filosóficas, sin embargo esto también sirve como un indicativo que podría suponer que el autor neoyorquino ha purgado sus demonios existenciales a través de tantos años e innumerables films, lo cual se refleja en esta obra con los diversos personajes que deambulan en esta historia pues aquella figura pragmática que fungía como el psicoanalista interior de Allen, es ahora reemplazado por la figura del vidente, la cual  funciona como hilo conductor en la vida de los personajes (todos reflejos del director e mayor o menor medida), motivo por el cual estos con todo y que toman sus propias decisiones también estan expuestos a los caprichos del destino.  

Es por esto que con todo y que el film cuenta con infinidad de personajes (Antonio Banderas y Lucy Punch se agregan conforme avanza la trama) y un guión que se percibe algo barroco, hay que puntualizar que este logra dotar de tridimensionalidad a estos despojándolos de ser simples arquetipos. Por tal motivo la sensación de desesperanza y melancolía que destila la historia impregna por partes iguales tanto a protagonistas como al propio espectador, empero también hay que destacar que como este film es una comedia por supuesto cuenta con ese lado cómico (más no por eso afable) que tanto ha caracterizado a la obra de Allen, por lo que podremos encontrar momentos para la posteridad llenos de un sórdido humor negro como por ejemplo es impagable presenciar la escena donde se nos  muestra a Helena (Jones) en una sesión de espiritismo junto a su nuevo pretendiente, el cual le pide permiso a su difunta esposa para que le de permiso de salir con esta (jajajajaja) o cuando Roy (Josh Brolin) se da cuenta que el amigo al cual creía muerto y al cual le había robado la autoría de su libro resulta estar en coma con probabilidades de despertar, pues no queda más que reír y a su vez lamentarse a partes iguales cuando hemos visto el proceder del personaje que interpreta Brolin durante toda la historia ante tan fatídico desenlace.

Incluso y aunque por momentos el film de la sensación de que no pasa nada, son estos donde se nota la maestría de Woody Allen (como guionista y como director por supuesto) ya que es en esas minucias narrativas en donde radica la magnificencia del guión pues al presentarse de forma tan sencilla el autor logra despojarse de grandilocuencias en los diversos discursos que aborda. Por otra parte y tal vez lo más llamativo en esta Conocerás al hombre de tus sueños sea sin lugar a dudas ese reparto de lujo que Allen dirige con soltura, pues los mencionados Hopkins, Brolin, Banderas, Jones, Punch y  Watts entregan unos performances bastante solventes aprovechando los diversos momentos que tienen frente a cámaras, incluso a su servidor le sorprendió gratamente la actuación de  Antonio Banderas quien se muestra sobrio y hasta podría decir que interpreta uno de sus mejores papeles (aun no he visto La Piel que Habito de Almodóvar).  

Incluso Anthony Hopkins vuelve a demostrar que es un buen actor que cuando esta bien dirigido muestra otro nivel (como lo que le pasa a Robert de Niro, ¡por favor Scorsese rescátalo de la mediocridad!) ya que el papel que interpreta como Alfie es genial pues aquí el histrión por momentos da la sensación de que se burla de si mismo. Ya casi para finalizar debo decir que los apartados técnicos del film son impecables, la fotografía es limpia tanto como naturalista, los encuadres y movimientos de cámara conservan ese estilo tan peculiar que solo Allen puede brindar a sus films y las locaciones que nuevamente nos regresan a Londres aportan ese aire de clasismo que tan característico lugar puede ofrecer.

Asi que estimado lector si usted es amante del buen cine, si le gustan las historias inteligentes y un humor fino, no debe perderse Conocerás al hombre de tus sueños por ningún motivo, ya que aunque esta cinta demuestre que  los inconvenientes de la vida en ocasiones son bastante pesimistas, siempre queda algún vestigio de esperanza.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada