miércoles, 22 de septiembre de 2010

CINE DE CULTO: LA NOCHE DE LOS MUERTOS VIVIENTES

TÍTULO ORIGINAL: Night of the Living Dead
AÑO: 1968
DURACIÓN: 96 min.
PAÍS: E.U.
DIRECTOR: George A. Romero
GUIÓN: John A. Russo & George A. Romero
MÚSICA: Scott Vladimir Licina
FOTOGRAFÍA: George A. Romero (B&W)
REPARTO: Judith O'Dea, Duane Jones, Marilyn Eastman, Karl Hardman, Judith Ridley, Keith Wayne, Kyra Schon, Russell Streiner, S. William Hinzman, George Kosana, George A. Romero PRODUCTORA: Image Ten / Laurel Group / Market Square Productions / Off Color Films
GÉNERO: Terror. Ciencia ficción.


Con el reciente estreno de Resident Evil 4 (Paul W. Anderson, 2010) cinta que por supuesto quiero ver, decidí darle otra revisada a la mítica cinta que convirtió a George A.Romero en el padre moderno de esos seres tan interesantes y enigmaticos, los zombies. Y aunque la cinta de Anderson no entra estrictamente en el subgénero de zombies (a veces siento una patada en las bolas cuando presencio las escenas en bullet time) si debo decir que el verdadero aliciente que me mueve a ver dicho titulo es sin lugar a dudas poder ver a las guapas de Milla Jovovich y Ali Larter partiendo cráneos, jajaja.

Pero pasando a la mencionada La Noche de los Muertos Vivientes, puedo comentar que esta es realmente una obra maestra, primero por su sencillez plástica, ya que por motivos de dinero Romero la tuvo que rodar en blanco y negro, sin embargo esto en vez de lastrar el resultado convierte el relato en un viaje casi onírico. Y segundo, el guión parece bastante simple, pero encierra constantes reflexiones ideológicas que le dan un plus a esta excelente cinta de terror.

Por tal motivo la cinta comienza de manera soberbia cuando Bárbara (Judith O´Dea) y su hermano van a visitar a su madre difunta en un apartado cementerio en las afueras de la ciudad de Pittsburg. En primera instancia el hermano solo se la pasa quejándose del por que su madre, en vida tuvo que escoger un lugar tan lejos para ser enterrada, a lo que Bárbara le responde que se deje de tonterías, momentos después estos bajan del auto y se postran frente a la tumba. De repente podemos avistar en un segundo plano como una extraña figura humana se acerca a estos dos.

Repentinamente otro ser sale por atrás de la mujer y comienza a atacarla, su hermano emerge para defenderla, pero es abatido por este extraño ser, el cual parece estar en transe y sin motivo aparente comienza a devorar al desdichado hombre, Bárbara aterrorizada corre al auto para tratar de escapar, pero al ingresar a este se da cuenta que las llaves se han quedado en el cuerpo de su hermano, mientras es acechada por ambriento zombie.

Sin embargo la chica logra escapar y llega a una casa en medio de la nada, ahí impresionada por lo ocurrido y en shock descubre un cadáver. Momentos después es atacada por otro ser, pero a este si logra despachárselo, asestándole con varios golpes en la cabeza. Bárbara (O´Dea) se queda varios minutos sin moverse, instantes después un hombre llamado Ben (Duane Jones) irrumpe en la casa, este también se encuentra huyendo de la extraña amenaza (pues un gran sector de la población sin razón aparente a entrado en este estado de trance y lo que es peor es que su única motivación es la de comer carne humana).

Desde ese preciso momento Ben y Bárbara deciden situarse en el lugar, pues no cuentan con los medios para escapar (la camioneta en la que llego el hombre no cuenta con gasolina) y lo peor es que un gran grupo de estos muertos vivientes comienzan a rodear la casa. Por tal motivo estos dos comienzan a trabar puertas y ventanas para protegerse, para después descubrir que había más habitantes dentro de la casa, los cuales estaban ocultos en el sótano pero con el ruido deciden salir, en ese momento conocemos a Harry (Karl Aardman) un tipo detestable que esta con su esposa Helen (Marilyn Eastman) y su hija Karen (Kyra Schon) la cual se encuentra enferma, pues fue mordida por uno de los zombies.

Y por último una joven pareja conformada por Tom (Keith Wayne) y su novia Judy (Judith Ridley), el primero sobrino de un tipo que habitaba la casa y que por cierto pereció ante la amenaza. En este punto de la trama es donde surge el verdadero terror, el cual se produce a través de la interacción de los diversos personajes, puesto que por una parte Ben (Jones) que un principio busca organizar a todos los individuos para trabajar en equipo y mantenerse a salvo, comienza a tener rencillas con Harry (Ardman) quien solo busca su bienestar propio, por lo que no coopera en las labores e incluso arremete contra quien no este de acuerdo con el.

Asi mismo y mientras los ocupantes de la casa pelean entre si, también podemos ir percibiendo como la locura, la rivalidad, la estupidez (la escena donde los chicos mueren tratando de cargar gasolina es genial y a su vez aterradora) y el miedo se apoderan de estos, mientras los muertos vivientes van aumentando en número con el único fin de ingresar a la casa, otivo por el cual el desenlace solo podrá ser fatal.

Como comentaba casi a un inicio, el verdadero terror y por ende genialidad de la cinta, radica en el retrato social y psicológico que Romero hace de una sociedad norteamericana en decadencia, ya que a través de sus personajes (los cuales son personas comunes y corrientes) nos brinda un efectivo discurso sobre la tolerancia, la paranoia y demás aspectos que afectaban a la sociedad estadounidense en esos momentos, la cual se veía envuelta en la guerra de Vietnam.

Asi mismo las oscuras figuras que representan la amenaza no son más que un simbolismo, casi como un espejo en el cual se ven reflejado de manera brutal la indiscutible condición humana. Basta con presenciar el clímax final y ese espeluznante final (que aun hoy en día a un servidor le causa escalofríos), para constatar que las intenciones de su director no eran las de realizar un film de terror común y corriente, no por nada la cinta en su momento fue un fenómeno a nivel cinematográfico y social, ya que este cuenta con varios detalles que refuerzan el discurso, como es el caso del personaje del hombre que da las noticias en la tele (segmento que goza de bastante humor negro) o cuando constatamos ya casi al final, que la fuerza pública como la policia o el ejército han encontrado la forma de aniquilar a los muertos vivientes (destrozandoles el cerebro), algunos usan a estos como medio de diversión.

Por otra parte, un gran acierto es sin duda la capacidad del director para crear atmósferas opresivas (la fotografía es soberbia) asi como un buen manejo de tensión durante todo el film, todo gracias a un diseño de personajes creíbles, puesto que sus motivaciones no son nada descabelladas (solo quieren sobrevivir), incluso podría aterrarnos el llegar a identificarnos con algunos de los protagonistas.

Ahora bien, el diseño de los zombies (adjetivo que en realidad nunca es usado en la cinta) aunque no es tan elaborado (por el poco presupuesto) si logra perturbar al espectador gracias a la aplicación de un solvente maquillaje y su caracterización (ya que aunque caminen lento si te descuidas ya te cargo el payaso), además que se usa una buena iluminación. Es por eso que a más de cuarenta años del nacimiento del género de zombies moderno (ya que cintas de muertos vivientes existían mucho antes) pues Romero inserta nuevos elementos que hacen más atractivo el género, como lo es la inexplicable causa que convierte a la gente en entes ávidos de carne humana o más importante aún, el trasfondo ideológico de la historia, los cuales hacen de este film un título de revisión obligada para cualquier amante del género de terror y mejor aún de la cinematografía en general.

Por cierto Tom Savini realizó un remake de esta cinta en 1990, producida por el propio George A. Romero, dando como resultado una solvente cinta del género.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada