lunes, 23 de enero de 2012

DC UNIVERSE: RED

TÍTULO ORIGINAL: Red
AÑO: 2010
DURACIÓN: 111 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: Robert Schwentke
GUIÓN: Jon Hoeber, Erich Hoeber (Cómic: Warren Ellis)
FOTOGRAFÍA: Florian Ballhaus
MUSICA: Christophe Beck
REPARTO: Bruce Willis, John Malkovich, Morgan Freeman, Helen Mirren, Karl Urban, Mary-Louise Parker, Brian Cox, Richard Dreyfuss, Rebecca Pidgeon, Ernest Borgnine
PRODUCTORA: Di Bonaventura Pictures / Summit Entertainment
GÉNERO: Acción.



De un tiempo para acá ese mudillo tan maravilloso que es el cine (y otras veces un tanto costrosa) nos ha mostrado producciones en las cuales se retoman héroes de la vieja guardia para revivir viejas glorias con el objetivo de atraer nuevos públicos, al tiempo que los fieles y nostálgicos seguidores disfrutan como niños esa baza que parece negarse a la extinción, para esto tenemos la muestra más clara y mediática con Sylvester Stallone y sus The Expendables (2010) de la cual ya se encuentra próximo el estreno de una secuela que promete más espectáculo que la original el siguiente verano, sin embargo este aspecto no es del todo nuevo en realidad ya que si uno hace un poco de memoria descubrirá que hasta el mismísimo John Wayne siguió interpretando papeles de héroe a la edad de 62 años (lo que le generó varias críticas sobre todo cuando aun realizaba algunos Westerns) como también lo hiciera el rudo Lee Marvin con 62 primaveras a cuestas en aquella su última actuación en la cual acompañara a Chuck Norris en Delta Force (Menahem Golan, 1986).

Por tal motivo no es de sorprender  que actores consagrados e incluso que nunca habían participado (o casi nunca) en producciones del tan mancillado género de acción como John Malkovich, Morgan Freeman o Helen Mirren (como es el caso de este film), ahora voltean a este para participar en tan socorridos ejercicios cinematográficos que tienen como fin primordial brindar una visión posmodernista del propio filtrado a través de un lenguaje plástico vanguardista; de ahí que la mencionada cinta RED (Retirados Extremadamente Peligrosos) entre en esta clasificación. ¿Pero de que va esta adaptación cinematográfica de la novela gráfica de la DC Comics? La historia nos cuenta la vida de Frank Moses (Bruce Willis) un tranquilo sujeto que vive placenteramente en un suburbio de Cleveland, el cual  se encuentra  jubilado  y por ende  cuenta con mucho tiempo libre, el cual utiliza en ejercitarse por las mañanas al tiempo que entabla una extraña relación vía telefónica con una mujer llamada Sarah (Mary Louise-Parker) por las tardes, una oficinista que trabaja en el departamento de jubilaciones y es amante de las novelas románticas que vive en  Kansas City.

El hecho es que Frank (Willis) decide ir a conocer personalmente a Sarah para saber si su relación puede funcionar, sin embargo sus planes “cambiaran solo un poquito” cuando una noche un grupo de élite ingrese a su casa para asesinarlo sin motivo aparente, pero para sorpresa de éstos (y del propio espectador) el viejo hombre elimina a todos los agentes de forma expedita y posteriormente planea buscar a Sarah, pero antes de esto visita a un viejo amigo llamado Joe Matheson (Morgan Freeman) quien se encuentra confinado en un acilo para ancianos para advertirle que alguien quiere eliminarlos, es en ese momento que descubrimos que tanto Frank como Joe (Freeman) son agentes jubilados de la CIA; acto seguido Frank viaja a Kansas City para encontrarse con Sarah, empero dicho encuentro no es del todo romántico pues el hombre rapta a la chica (jajaja) y la lleva consigo para investigar quien esta detrás de la misión que ordeno asesinarlo, es por esto que el ex agente Moses vuelve a reunirse con sus antiguos colegas Joe (Freeman), Marvin Boggs (John Malkovich), Victoria (Helen Mirren) e Ivan Simanov (Brian Cox) para que lo ayuden en esta nueva misión.

Sin embargo la misión no será tan simple ya que el joven agente William Cooper (Karl Urban) encargado de arrestar al Moses le ira pisando los talones a cada paso que da, empero conforme avance la trama (y aumenten los cadáveres, jajaja) descubriremos que el propio agente Cooper es también un  peón más en este intrigante puzzle que guarda una sórdida conspiración en la cual esta involucrado el vicepresidente de Los Estados Unidos de América. Como podrá darse cuenta el respetable, la premisa que plantea el guión de Jon y Erich Hoeber  puede no resultar del todo nueva pues esta recurre a clásicas tramas argumentales de espionaje donde agentes se convierten en renegados del sistema que los hizo y deben limpiar su nombre, ejemplos tenemos la Saga Bourne (2002-2007) e incluso la última aventura del 007, Quantum of Solace (Foster, 2008); pero  aquí el guión infiere sobre  esas actividades ilegales que  el gobierno norteamericano ha realizado desde que se fundo la CIA allá por el año de 1947 (fechorías que se documentaron durante los años setentas en un expediente secreto conocido como Las Joyas de la familia, el cual vio la luz pública treinta años después), de ahí que el argumento utilice como mcguffin la misión que Los Estados Unidos ejecutó en Guatemala en los años 50 de las cuales fueron participes los agentes que ahora buscan ser eliminados por la propia agencia en la que trabajaron pues al parecer saben demasiado.

Sin embargo y como comentaba esto solo se vale como una excusa para que el director Robert Schwentke despliegue una serie de proezas visuales convirtiendo el film en una hazaña a nivel plástico (haciendo bastante justicia a la estética de cómic), dotando al mismo de un ritmo trepidante en donde el espectador no tiene la oportunidad de confirmar que el diseño de personajes es a todas luces tópico, empero esto no debe tomarse como un defecto pues la concepción de los mismos funciona bastante bien en el universo planteado tanto por los guionistas y director, por lo cual presenciar los diversos pasajes donde interviene Willis y compañía peleando mano a mano o utilizando alguna arma de fuego se agradecen de sobre manera, sobre todo cuando el respetable ve con cierto gozo como Helen “The Queen”  Mirren le dispara a un grupos de agentes del servicio secreto con una poderosa metralleta.

Importante también es decir que con todo y que las secuencias de acción estan bien montadas (la pelea que sostiene Bruce Willis y  Karl Urban en el interior de las oficinas de la CIA es de lo mejor del film) es el carisma y química entre los grandes actores lo que permite al espectador que estos se vuelvan creíbles, y por ende al respetable le concierna lo que pasa con ellos (y es que los momentos que incluyen cierto drama son bien llevados por estos y no se perciben sobrados), por ejemplo John Malkovich esta genial como el sicótico Marvin (hilarante la escena donde sale gritando detrás del vicepresidente de los Estados Unidos con una bomba amarrada a su pecho, (jajaja), Morgan Freeman aporta esa sobriedad y elegancia a su personaje con su sola presencia, Hellen Mirren esta excelente como la letal Victoria, Brian Cox en su pequeño papel no lo hace nada mal y Bruce Willis esta en su línea de John McClean.

Por otra parte los actores más jóvenes como Karl Urban y Mary Louise-Parker no desentonan a sus contrapartes maduras, y por último fue una sorpresa para su servidor volver ver frente a pantallas al mítico Ernest Brognine en un pequeño papel y descubrir a Richard Dreyfuss como el malvado Alexander Dunning, el villano en turno. Sin embargo solo podría achacar como aspecto perjudicial o inverosímil la relación que se da entre Frank (Willis) y Sarah (Mary Louise-Parker) ya que esta se desarrolla de manera bastante pueril y uno nunca termina de tragarse semejante arco argumental.  Ya para finalizar puedo decir que RED es una recomendable cinta de acción que tiene como mayor aliciente un  acojonante elenco (suficiente motivación para ver el film ¿no?), un ritmo y una plástica visual atractiva, al tiempo que su falta de seriedad sobre si misma y las grandes dosis de humor negro hacen que esta se  descubra como un film honesto y que si bien no pasará a los anales del cine de acción, por lo menos no le toma el pelo al espectador (¿alguien se acuerda de Fast Five?).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada