lunes, 24 de octubre de 2011

CINE DE CULTO: LADY TERMINATOR

TÍTULO ORIGINAL: Pembalasan ratu pantai selatan
AÑO: 1989
DURACIÓN: 80 min.
PAÍS: Indonesia
DIRECTOR: H. Tjut Djalil
GUIÓN: Karr Kruinowz
MÚSICA Ricky Brothers
FOTOGRAFÍA: Chuchu Suteja
REPARTO: Barbara Anne Constable, Christopher J. Hart, Claudia Angelique Rademaker, Adam Stardust, Ikang Fawzi
PRODUCTORA: 108 Sound Studio / Soraya Intercine Film PT
GÉNERO: Acción.


Es bien sabido por un gran sector de cinefagos que algunos países del oriente de Europa y Asia nos han regalado innumerables joyitas cinematográficas que solo pueden ser calificadas como tercermundistas y cutres (México también tiene lo suyo, basta con recordar la pútrida Vacaciones de Terror de 1989 que dirigiera el todo terreno Rene Cardona III, la cual era protagonizada por el exacerbable Pedrito Fernández, jajaja) y ni hablar de los italianos  los cuales también se pintan solos para esto. Pues bien estas cintas son dignas representantes de la serie Z más casposa por sus infames y excrementables valores artísticos (si se le puede decir, jajaja), al tiempo que estos productos no dudan en plagiar descaradamente argumentos y/o marcas con el único objeto de vender estos en su mercado natal; ejemplos de tan semejantes e hilarantes propuestas podemos encontrar, Capitan América y el Santo vs Spiderman (T. Friket Ucak, 1973), Superman Indio (K. Ravi Shankar, 1988) o Seytan (Metin Erksan, 1974) este último título plagio descarado a El Exorcista de William Friedkin.

Como sea, el punto al que su servidor quiere llegar es que estas producciones (o adefesios cinematográficos) se han vuelto objeto de culto para infinidad de espectadores que han tenido la fortuna (o desgracia como se quiera ver) de visionar estas, encontrando en ellas cierta fascinación ante tanta nimiedad, jajaja. Es por este motivo que el que esto escribe decidió ver Lady Terminator, cinta que inspira (jajaja) su argumento (¡adivinaron!) en el film de 1984 de James Cameron, solo que aquí se agrega un poco de misticismo local de Indonesia (jajaja, incluso  los responsables del proyecto ponen en sus créditos iniciales que el film esta inspirado en una leyenda local sobre una mujer que emerge del mar para despirtar un poco el robo intelectual), aunque es imposible ocultarlo pues hasta la partitura que se usa en la cinta se asemeja mucho a la de Brad Fiedel.

La cinta comienza mostrándonos un castillo a las orillas del mar, instantes después otra escena nos sitúa dentro del fuerte y es en ese momento que conocemos a una mujer (un actriz india bastante horrible por cierto, jajaja), una especie de Diosa ávida de sexo la cual se nos muestra follando placenteramente con un sujeto al cual mata cuando este no logra satisfacerla sexualmente (de hecho solo vemos como al tipo le sale sangre de su zona erógena). Acto seguido ingresa otro sujeto, ahora un hombre rubio y bien parecido (este es un actor extranjero por supuesto) el cual reta a la dama haciéndole entender que el si la satisfará; total que el sujeto comienza a desnudarse y momentos después este se folla a la mujer, la cual por cierto tiene cara de satisfacción, a tal grado que parece que ahora si tendrá un orgasmo (jajaja, la escena es para descojonarse de la risa), sin embargo antes de que esta acabe el individuo saca de la vagina de esta una serpiente la cual aparentemente le da poder a la princesa (¡¿?!); para después quitársela y ver como esta serpiente se convierte en una daga, al tiempo que la damisela enojada le advierte al hombre que se vengara de este y que pagará su atrevimiento vengadoce de su nieta bajo una poderosa maldición (¡¿?!).

En esos momentos el respetable descubre que la dichosa princesa es una especie de Demonio cogelon que solo se dedica a asesinar a los hombres que no le satisfacen (al menos su servidor eso infiere pues el puto guión jamás se toma la delicadez de explicarlo,  jajaja) motivo por el cual nuestro rubio y gallardo héroe se ha encargado de vencer, no me pregunten para qué pues de verdad no lo sé. Años después una joven mujer llamada Tania Wilson (Barbara Anne Constable) quien se ostenta como arqueóloga (lo descubrimos en un jocoso dialogo) llega a la Isla para investigar la leyenda de la mujer del mar, razón por la cual ingresa a una casona vieja (jajajaj, la cual se nos presenta como una biblioteca (jajaja) en busca de un antiguo libro en donde se encuentra la ubicación del lugar donde se haya los vestigios de la leyenda…….

Bueno para no hacer el cuento más largo (pues además este esta lleno de incongruencias y diálogos estúpidos) debo decir que el ente demoníaco se apropia de Tania (Constable) cuando una serpiente ingresa por su vagina (asi o más ingeniosos) convirtiéndola en Lady Terminator, una especie de maquina asesina (con chamarra de cuero negra incluida) que busca eliminar a Erica (Claudia Angelique Rademaker) una cantante de musica pop ¿?. Sin embargo esto no será tan sencillo ya que Erica encontrará ayuda  en un valiente y apuesto detective llamado Adam Stardust (jajaja), el cual carga con un pasado oscuro y ahora teme volver a relacionarse con mujeres por que estas mueren cuando se enamoran de el (jajajaja), y a partir de este punto argumental se deja de lado la leyenda de la mujer del mar para  plagiar descaradamente el argumento de la obra original de James Cameron, motivo por el cual  el respetable tendrá que decidir por una parte abandonar el visionado por el estúpido y cutre espectáculo que acontece o en su defecto como su servidor, dejarse llevar ante tan inepto y sublime ejercicio  de excrementes narrativa y plástica que nos regalan sus realizadores (jajaja), eso si su servidor hace una aclaración, jamás he dejado ninguna película a la mitad por muy mala que esta sea.

Por tal motivo los que decidan quedarse ante tan hilarante espectáculo reconocerán escenas calcadas al original Terminator (1984), aunque estas no tengan ni puta cabida en una trama sin pies ni cabezas, como la secuencia donde la protagonista se saca un ojo frente a un espejo como lo hiciera Schwarzenegger en la obra original (jajaja), incluso la escena donde el T-800 ingresa a la comisaría con un auto es plagiada aquí (solo falto que Constable escupiera de su boca la ya mítica frase I`ll be Back, jajaja); y el clímax final del autobús aquí es cambiada por un tanque y helicóptero con decenas de explosiones (se ve que aquí se gastaron el poco presupuesto con el que contaban para esta nauseabunda producción pues tanto la utilería, la puesta en escena y los actores dejan mucho que desear, jajaja). Eso si el que espere ver el esqueleto cromado que nos presentaba Cameron en su obra quedará decepcionado pues en Lady Terminator solo veremos a la protagónica con cara de zombie hecha a base de papel mache y engrudo (jajajaja) pues como comentaba ni el presupuesto ni la creatividad para recrear mínimamente un producto decente serán parte fundamental de esta obra que firma su director, H. Tjut Djalill.

Ahora bien en lo referente a los  apartados técnicos, actorales, y de guión (si es que existen) puedo decir que brillan por su ausencia, los diálogos estan plagados de estupidez e incongruencia, los actores (si se les puede llamar asi) hacen que el presente se cague de la risa cuando estos no son capaces de proyectar ningún tipo de emoción, pues cuando muere algún compañero en alguna escena de acción estos mantienen la misma cara de palo que cuando se los follan por el culo o pasa una mosca (jajajaja), de verdad es para cargarse de la risa. Eso si por lo menos se agradece que Barbara Anne Constable enseñe un poco las tetas de manera gratuita y que se encuentren rasgos de violencia,  la cual por momentos se percibe algo contenida (¡malditos indonesios! ni siquiera nos pudieron proveer de un poco de gore).

Bueno ya para no extenderme más diré que Lady Terminator es de esas cintas que se han vuelto de culto por merecimiento propio pues aunque sea 100 % cutre, es inevitable encontrar en ellas (como en todo tipo de cine) rasgos o tesituras propias de su naturaleza que sin lugar a dudas se convierten en aspectos tan fascinantes  para su estudio a varios niveles, o tal vez el que esto escribe ya esta desvariando gracias al efecto que provocó el deceso de decenas de neuronas al presenciar dicho menjurje cinematográfico. Como sea estimado lector, si usted decide ver Lady Terminator solo tome en cuenta esto, es probable que ría como un enano, también fuera probableque quisiera ahorcar a alguien cercano a usted,  lo que si es seguro es que esta cinta logra lo que solo podía hacer el personaje de Michael Ironside en Scanners (Connenberg, 1981), volarte los sesos, jajaja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada