miércoles, 5 de mayo de 2010

CINE DE AUTOR: BOXING HELENA

TÍTULO ORIGINAL: Boxing Helena
AÑO: 1993
DURACIÓN: 105 min.
PAÍS: E.U.
DIRECTOR: Jennifer Lynch
GUIÓN: Jennifer Lynch
MÚSICA: Graeme Revell
FOTOGRAFÍA: Frank Byers
REPARTO: Julian Sands, Sherilyn Fenn, Bill Paxton, Art Garfunkel, Kurtwood Smith
PRODUCTORA: Orion Classics
GÉNERO: THRILLER


¿Quién no se ha obsesionado con una mujer? sobre todo si ésta es hermosa, bueno creo que por lo menos alguna vez en la vida algún caballero ha pasado por éste escenario, sin embargo no todos han tenido la suerte de sostener algún encuentro carnal para saciar sus fantasías sexuales más escondidas.

Pues de eso trata Boxing Helena, solo que potencializa la obsesión a niveles enfermizos, lo que hace de éste titulo un film interesante tanto como inquietante, cargado de un ambiente onírico durante toda la historia.

El Dr. Nick Cavanaugh (Julian Sands) es un prestigiado cirujano que parece tener lo que quiere, una enorme mansión, un auto de lujo, un trabajo que le deja muchos billetes verdes, una novia y una carrera en ascenso. Empero Nick es un tipo bastante inseguro gracias a una infancia tortuosa que le dejo su madre, ya que ésta prefería atender sus necesidades sexuales con cuanto sujeto se le pusiera enfrente a brindarle un poco de atención a su vástago, por lo que exigirle una muestra de amor ya era mucho pedir.

Es asi como el galeno al enterarse de la muerte de su madre, compra la casona donde vivía ésta para habitarla y asi conectarse con su infancia. Por otra parte conocemos a una hermosa y sensual mujer llamada Helena (Sherilyn Fenn), autosuficiente, sexualmente libre, por lo que usa a los hombres a su antojo.

En determinado momento nos enteramos que Nick tuvo un affaire con Helena, una aventura de una noche, más sin embargo cuando la mujer vuelve a aparecer en la vida de Nick, éste se desquicia puesto que desea, necesita a la mujer en su vida, ya que cree estar enamorado de ella. Es por eso que organiza una fiesta en su nueva casa, invitando a sus amistades, a su prometida y por supuesto a Helena, ya que la celebración es solo la excusa para volver a ver al la mujer.

Sin embargo la dama no le hace caso al pobre individuo durante toda la velada, por lo que Nick se siente frustrado, incluso se rebaja con la susodicha para que ésta le ponga un poco de atención, llegando a niveles patéticos logrando que la mujer se vaya con un amigo suyo.

Pero Nick no se dará por vencido para poseer a la hermosa mujer, es asi que un extraño suceso hará que Helena vuelva a la casa del Dr. Cavanaugh para reclamarle un objeto que olvido en la fiesta, pero la mujer no es ninguna tonta y enfurecida le reclama al hombre sus artimañas para hacerla volver a la casa.

Por tal motivo Helena al recuperar sus pertenencias sale enfurecida del lugar reclamando al hombre, y desgraciadamente por ésta situación no se percata que un auto se dirige hacia ella, acto seguido el vehículo impacta la humanidad de la mujer cercenando una de sus piernas. Momentos más tarde Helena despierta solo para descubrir que se encuentra en la casa de Nick y lo que es peor, ya no cuenta con sus dos extremidades inferiores.

Asi comienza la pesadilla para ella, ya que ahora se encuentra a merced del trastornado hombre, el cual solo busca la aceptación de la mujer, tratando de subsanar todas sus carencias afectivas que nunca tuvo en su niñez.

Es asi como se desarrolla esta turbia historia de amor (si se le puede llamar asi) donde la obsesión es el eje principal, incluso los niveles de patetismo por parte de Nick sobrepasan lo humanamente comprensible, puesto que Helena al no ceder emocionalmente ante este, solo desatan acciones tan inquietantes por parte de él al grado de convertir a la mujer en un objeto de culto, cuando también le quita sus dos extremidades superiores.

Por otro lado es un acierto en el film que se perciba ese aire tan onírico durante toda la historia, sus atmósferas, asi como los diversos simbolismos, solo refuerzan su discurso en donde subsiste la castración a varios niveles (moral, sexual, éticos, etc). De hecho por momentos la directora parece emular a su padre, ya que visualmente la cinta y algunos aspectos narrativos recuerdan mucho a la inquietante Terciopelo Azul (David Lynch, 1986) donde el voyerismo, al igual que aqui se encuentra presente.

El ritmo de la cinta es algo lento, más sin embargo sirve para que el presente este atento a los pequeños detalles que se van presentando durante todo el metraje, asi mismo los personajes estan bien desarrollados en cuanto a sus motivaciones, por lo que la interacción entre ellos es lo más interesante. De hecho el personaje de Helena es bastante notable, puesto que aunque podría entrar en el arquetipo de feme fatale, su transformación a nivel emocional toma otros rumbos.

Como curiosidad puedo comentar que encontré un pequeño homenaje a una cinta de Federico Fellini, donde Sherilyn Fenn por momentos recuerda a Anita Ekberg, en una escena donde el personaje de Helena se baña en una fuente, como sucediera en La Dolce Vita (1960).

Por otra parte creo que algunas cosas no funcionan del todo, por ejemplo el personaje al que da vida Bill Paxton parece un poco de relleno, ya que su desarrollo a nivel argumental no esta tan pulido, por tal razón si se hubiera prescindido del personaje no afectaría en nada la historia.

El cierre de la cinta es un tanto impredecible, ya que cuenta con una vuelta de tuerca bastante efectiva, aunque algunos podrían sentirse algo defraudados, sin embargo lo encuentro coherente por lo mostrado durante todo el metraje.

Asi que no me queda más que recomendar esta extraña e inquietante cinta, que nos invita a sumergirnos y conectarnos con esos aspectos tan torcidos que se encuentran escondidos en algún recoveco del ser humano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada