jueves, 22 de octubre de 2009

CINE DE ARTE: LA DUDA



La duda (Doubt)
TITULO ORIGINAL
Doubt
AÑO
2008
DURACIÓN
104 min.
PAÍS
(Novedad)
Sección visual
DIRECTOR
John Patrick Shanley
GUIÓN
John Patrick Shanley (Obra: John Patrick Shanley)
MÚSICA
Howard Shore
FOTOGRAFÍA
Roger Deakins
REPARTO
Meryl Streep, Philip Seymour Hoffman, Amy Adams, Viola Davis, Lloyd Clay Brown, Joseph Foster, Bridget Megan Clark, Lydia Jordan, Paulie Litt, Matthew Marvin, Evan Lewis, Dennis Albanese, Timothy J. Cox, Amanda Marie Florian
PRODUCTORA
Miramax Films / Scott Rudin Productions
WEB OFICIAL
http://doubt-themovie.com/
GÉNERO Y CRÍTICA: Drama

Uno de los temas más recurrentes en el cine, pero sin embargo más manidos, es el de los excesos cometidos por el clero. El director John Patrick Shanley, adapta de manera correcta el guión de su propia obra teatral al terreno cinematográfico y da como resultado una cinta bastante interesante, elegante e inteligente. Procurando no caer en los lugares comunes.

Además de contar con una historia que atrapa desde el inicio, la cinta cuenta con un reparto de lujo encabezado por la veterana actriz Meryl Streep, quien como ya es costumbre entrega una actuación soberbia. Secundada por (el gran y a mi gusto uno de los mejores actores en la actualidad) Philip Seymour Hoffman, una hermosa Amy Adams y no menos importante Viola Davis.

La premisa de la cinta es por demás atractiva, se cuestiona de manera muy sutil la integridad y moralidad de la Iglesia Católica, a través de sus personajes.
En la historia conocemos al padre Flynn (Philip Seymour Hoffman) el cual goza de gran carisma con los alumnos que estudian en la parroquia de San Nicolás, en un barrio del Bronx. Sin embargo por su personalidad, este ve con malos ojos el proceder de la Hermana Sor Aloysius (Meryl Streep) la cual tiene un temperamento fuerte, y es demasiado estricta, pero sobre todo le gusta tener el control de las situaciones.

Asi que cuando la hermana James (Amy Adams) que es joven e inocente, cree que el padre Flynn le esta dando demasiada importancia a un alumno, monaguillo de la parroquia y además es de color, inmediatamente le comunica a Sor Aloysius que algo anda mal.

Es por eso que Sor Aloysius comienza una investigación para llegar a la supuesta verdad, de lo que cree es un caso de corrupción hacia el menor por parte del padre Flynn, sin contar con ninguna prueba tangible. Empero hará todo lo posible para desenmascararlo, aunque le cueste la expulsión de la parroquia.

En ese momento descubrimos que lo interesante de la trama es su desarrollo, el cual se da de manera inquietante ya que sin haber grandes sobresaltos ni artificios, la cinta siempre mantiene la incertidumbre de saber la verdad sobre los hechos, gracias a su narrativa. Y es que conforme avanza la trama, nosotros como espectadores tendremos la impresión de que faltan elementos para saber si el padre Flynn es culpable o inocente. Aunque en algún punto de la historia la hermana Aloysius descubre un secreto en el pasado del padre, por lo que la historia podría tomar otro rumbo.

Por otro lado, los personajes se presentan humanizados y gozan de gran tridimensionalidad, el presente podrá sentir empatia por el padre Flynn, o verán a la hermana Aloysius como una persona aferrada y obsesiva que ve cosas que no son, (o puede que los perciban diferente). Sin embargo todo se vuelve demasiado ambiguo, pero esa ambigüedad es el motor de la historia y hace que la duda ronde por nuestras cabezas durante todo el metraje, incluso cuando la cinta llega a su final.

También es importante resaltar que la cinta llega a otros niveles, gracias a su reparto, los cuales brindan grandes escenas como cuando la hermana Aloysius (Streep) se enfrenta al padre Flynn (Seymour Hoffman) con el fin de que este último le confiese la verdad. Toda una cátedra de interpretación por parte de los dos actores.

O la plática que sostiene Sor Aloysius con la madre (Viola Davis) del chico en cuestión, la cual se percibe llena de dolor e impotencia, confesando a la hermana que no importa si el padre tiene un afecto especial por su hijo, si eso le depara un futuro más prometedor. Esta es una de las escenas más desgarradoras y reveladoras de la cinta, donde se pone en entredicho la moral y valores del ser humano.

Por otra parte también se contextualizan situaciones de género, política y de poder dentro de la Iglesia Católica, ya que se muestra la interacción entre los sacerdotes y las hermanas en algunos tramos de la cinta.

Y ahí radica la riqueza del guión, que por estar tan bien escrito hace que el espectador saque sus propias conclusiones. Por último visualmente la cinta goza de una fotografía bastante hermosa, con tonos verdosos, ocres y grises, que refuerzan las situaciones que se dan en la historia. Así como un correcto manejo de encuadres que dotan al filme de elegancia y sencillez.

Así que si quieren ver un film interesante y propositito, vean La Duda, la cual plantea como un simple rumor tiene consecuencias inimaginables. O como decía en uno de sus sermones el padre Flynn, “la duda es un lazo tan poderoso y sostenedor como la propia fe”.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada