sábado, 9 de marzo de 2013

ANNIE HALL de Woody Allen

TÍTULO ORIGINAL: Annie Hall
AÑO: 1977
DURACIÓN: 94 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: Woody Allen
GUIÓN: Woody Allen & Marshall Brickman
FOTOGRAFÍA: Gordon Willis
MUSICA: Varios
REPARTO: Woody Allen, Diane Keaton, Tony Roberts, Carol Kane, Paul Simon, Janet Margolin, Shelley Duvall, Christopher Walken, Colleen Dewhurst, Sigourney Weaver
PRODUCTORA: United Artists presents a Jack Rollins / Charles H. Joffe Production
GÉNERO: Comedia.


“Y  recordé aquel viejo chiste. Aquel del tipo que va al psiquiatra y le dice 'doctor, mi hermano está loco, cree que es una gallina' y el doctor responde ¿pues porque no lo mete en un manicomio?' y el tipo le dice 'lo haría, pero necesito los huevos', pues eso es más o menos lo que pienso sobre las relaciones humanas ¿sabe? son totalmente irracionales, y locas, y absurdas; pero supongo que continuamos manteniéndolas porque la mayoría necesitamos los huevos.”

Probablemente este título represente el punto álgido en la carrera del maestro neoyorkino ya que supone ese equilibrio perfecto entre el fino humor que Allen implementaba en obras previas y la adición de drama existencialista, al tiempo que se nos presenta a ese fresco y memorable personaje que definiría al propio Woody como el eterno neurótico de buen corazón. Y es que hablar de Annie Hall es adentrarse en ese universo netamente Alleniano donde convergen todas sus pasiones que van desde las referencias a Bergman o Fellini (sus eternos maestros), su postura política y por supuesto esos miedos que a todos los seres humanos nos embargan en lo más profundo de nuestro ser como son la trascendencia, el amor o la muerte y que por supuesto aquí son retratados de forma honesta.

Incluso desde la primera toma que abre esta exquisita cinta, el espectador descubrirá que esta se trata de la obra más personal e intimista de Allen (se nota los rasgos autobiográficos), pues el propio autor quien aquí interpreta a un comediante llamado Alvy le habla directamente al respetable para contarle la agridulce historia de amor que tuvo con una bella mujer llamada Annie Hall (Diane Keaton), dama que vino a  moverle todo el esquema en su vida al descubrirse como un ente independiente, inteligente y libre sexualmente, por lo cual era indudable que un sujeto como Alvy (quien lleva una  vida más o menos monótona) quedara prendado a esta cuando descubre la particular visión que esta tiene sobre la vida.

El hecho es que Alvy (Allen) se nos muestra como un sujeto algo inseguro de sí mismo pues en su niñez su formación al judaísmo le prohibió varias cosas, pero tal vez una de las más representativas fuese la de no poder expresar su sexualidad, si no basta con ver como el presente asiste a los años mozos de colegio donde un joven Alvy de unos seis años  sin más ni más besa a una compañera de clase, lo que causa obviamente el disgusto de la maestra y el de la niña, jajajajaja. De hecho este segmento es bastante divertido y por supuesto encontramos un análisis muy puntual y  mordaz sobre el psicoanálisis, aspecto que Allen ha abordado infinidad de veces en su obra para entender su propia naturaleza y por supuesto para pitorrearse de la misma.

Por supuesto la personalidad de nuestro protagonista es aún más compleja e interesante con todo y sus manías, por lo cual  también ha desarrollado un sentido bastante exquisito (por no decir sardónico) sobre la condición humana, y cito uno de sus fabulosos diálogos "Creo que estoy obsesionado con la muerte... Tengo un concepto muy pesimista de la vida. Para mí la vida oscila entre lo horrible y lo miserable. Lo horrible sería los enfermos incurables, los ciegos y los inválidos... y los miserables nos incluye al resto de nosotros" Es por esto que ha desarrollado un sentido del humor bastante peculiar, motivo por lo cual comenzó su carrera como cómico escribiendo chistes para otros hasta que se dio cuenta que era lo suficientemente talentoso para contar sus propias bromas, lo que le ha permitido tener participación regular en televisión (aspecto que lo ha transformado también en una especie de celebridad, algo que odia por cierto, jajajaja), de ahí  que Allen vuelva a anotarse otro punch con uno de los gags más soberbios del film (y vaya que hay muchos) cuando este y Annie (Keaton) se encuentran formados en una larga fila para ver una cinta de Fellini y un sujeto bastante pedante que se encuentra tras la pareja  comienza a expresar de manera bastante grandilocuente sus impresiones sobre la obra del director italiano y cómo la televisión ha afectado al cine. Por supuesto nuestro amigo Alvy no soporta la petulancia  y presunción del tipo y de manera bastante puntual, Allen rompe la barrera narrativa del filme y se dirige al espectador para decir que este tipo debería guardarse sus comentarios para sí mismo por lo poco sustentables que son, jajajaja.

Por si fuera poco el sujeto también se dirige con el respetable y defiende su postura argumentando “¿acaso no puedo expresar lo que pienso?”, acto seguido Allen confronta al individuo por sus posturas poco acertadas con lo que respecta a la influencia de los medios en la psique del sujeto y para sorpresa de todos trae a escena a Marshall McLuhan (jajajaja) y el tipo que se creía una eminencia se queda con cara de idiota al no poder respaldar sus argumentos, jajaja. Definitivamente esta secuencia es una demostración de la genialidad que Allen tiene para que en pocos minutos suelte infinidad de disertaciones sobre política, arte y filosofía sin resultar grandilocuente, y por supuesto para descubrir que este maneja bastante bien los tiempos narrativos rompiendo el discurso lineal y utilizando el sentido metalingüístico.

Y es que esta cinta es bastante redonda pues el punto nodal es ese análisis meticuloso y si, intelectual sobre las relaciones de pareja, donde Allen aborda las diversas etapas que experimenta el sujeto cuando decide involucrarse emocionalmente con su contraparte, es por esto que aquí se retratan esos pathos que hacen que las relaciones interpersonales resulten tan interesantes, absurdas pero inevitablemente necesarias para el individuo postmoderno. De ahí que aspectos como la atracción, el enamoramiento, la crisis y el inevitable rompimiento de la pareja protagonista sean abordados de forma jocosa, honesta y por supuesto emotiva, todo gracias a una soberbia exploración de los personajes los cuales no tardan en causar empatía con el espectador gracias a que se perciben naturales y cercanos, sobre todo porque Allen evita los arquetipos en cuanto a la naturaleza entre hombres y mujeres. 

De ahí que también sea una grata sorpresa descubrir que el personaje de Annie Hall (soberbia Diane Keaton) se descubra como ese ente independiente, con capacidades intelectivas y libre en su sexualidad (basta con descubrir que es esta la que corteja al personaje de Allen y es en ese momento que con el paso del tiempo comienzan una relación) por lo cual se puede inferir que Allen entiende y respeta la naturaleza de la figura femenina, por tal motivo también encontramos a una Annie frágil y emocional por momentos, aspectos psicológicos que quedan bien retratados todo gracias a la natural y magnífica interpretación de Diane Keaton quien se mimetiza de su personaje y nos entrega uno de los personajes más entrañables en la filmografía de Woody Allen. Por otra parte también es indudable que la cinta funciona gracias a que Allen ahonda en su propia historia familiar y retrata las vivencias que lo formaron como individuo, esas vivencias que son las del sujeto común y corriente, por lo cual no hay problema en que el respetable se identifique con el personaje central, pues este se descubre honesto y cercano.

No es casualidad que dicho filme significara un parte aguas para el cine norteamericano a finales de la década de los años setenta por sus planteamientos filosóficos y sociales, de ahí que aun a casi cuatro décadas de su gestación dicho largometraje se siga percibiendo fresco, por momentos incendiario incendiario y despojado de cualquier ampulosidad discursiva; por lo cual igualmente el personaje que pone nombre al séptimo filme de Allen también se volviera un referente cultural que sigue permeando per se hasta nuestros días. Por supuesto todavía es importante mencionar que los dos personajes principales se ven arropados por unos secundarios de lujo interpretados por actores como unos jovencísimos Christopher Walken  y Jeff Goldblum, o Tony Roberts, por mencionar algunos, personajes que aportan en demasía el planteamiento que Allen nos cuenta por lo cual el discurso se redondea magníficamente.

Por supuesto el apartado visual es una parte fundamental en la historia, y como sucediera posteriormente en Manhattan (1979), la ciudad que nunca duerme se vuelve pieza fundamental para que el relato funcione, y es que la gran manzana se torna como otro personaje más dotando de personalidad al mismo. Así mismo algunas técnicas visuales usadas por Allen además de percibirse originales también refuerzan algunas alegorías como cuando Annie y Alvy tienen sexo y ella se desprende de su cuerpo para pensar en otra cosa porque no disfruta del acto (jajaja), o la animación en dibujos animados donde Alvy sostiene una conversación con la bruja de Blanca Nieves refiriéndose a las características psicológicas del porque el hombre escoge a ciertas mujeres (este es todo un logro visual y discursivo).

Así que estimados lectores si aún no ven Annie Hall o no la han visto hace un rato no duden en revisarla, pues podrían llevarse una grata sorpresa como su servidor quien después de años de no verla volvió a encontrar en esta una cinta intimista y honesta en su discurso, la cual por momentos te lleva de la risa a la reflexión y de esta al llanto y de nuevo te saca una sonrisa (cosa que no he visto en años señores)  pero lo mejor de todo es que esta plantea un válido análisis sobre esos aspectos efímeros (como la vida, la muerte, la fe, el sexo, etc.) que siempre permearan en lo más profundo del ser humano y que como lo hiciera también el grandioso Ingmar Bergman en su filmografía,  el también gran Allen sabe cómo explorar dichos cuestionamientos pero con un poco de humor, asi que  ¡Larga vida a Woody Allen!

video

video



No hay comentarios:

Publicar un comentario