lunes, 4 de junio de 2012

MARVEL UNIVERSE: GHOST RIDER ESPIRITU DE VENGANZA

TÍTULO ORIGINAL: Ghost Rider: Spirit of Vengance
AÑO: 2012
DURACIÓN: 95 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: Mark Neveldine, Brian Taylor
GUIÓN: Mark Neveldine, Brian Taylor (Historia: David S. Goyer)
MUSICA: David Sardy
FOTOGRAFÍA: Brandon Trost
REPARTO: Nicolas Cage, Idris Elba, Violante Placido, Fergus Riordan, Ciarán Hinds, Christopher Lambert, Johnny Whitworth
PRODUCTORA: Columbia Pictures / Hyde Park Entertainment / Imagenation Abu Dhabi FZ
GÉNERO: Fantástico.


"Normalmente me gustaría la idea de ver la cara de Nicolas Cage arder, pero, desgraciadamente, 'Ghost Rider: Spirit of Vengeance', no es un documental (...) Su Johnny Blaze parece menos torturado que torturador, con el público como víctima (...) Puntuación: * (sobre 4)" (Kyle Smith: New York Post)

"Tanto si Cage está pagando todavía sus castillos, apaciguando a Hacienda o reconstruyendo su colección de cómics, es evidente que ha decidido, por ahora, vender su talento al frío y duro metal (...) Puntuación: ** (sobre 5)" (Elizabeth Weitzman: New York Daily News

"Al final, resulta bastante más divertida, gamberra y desquiciada que la anterior" (Carmen L. Lobo: Diario La Razón)

"Una película sucia, incoherente, estrambótica, lo más cerca que va a estar nunca un gran estudio de rodar (en descampados de Rumanía) una serie Z directa a dvd" (Noel Ceballos: Fotogramas) "


Hay sujetos que encuentran en la masturbación una vía de escape por la incapacidad de poder relacionarse con alguna linda damita a nivel sexual o simplemente por que han encontrado en la palma de su mano un divertimento sano con el cual matar el tiempo, o en su defecto por sufrir alguna especie de neurosis (jajaja, creo que es lo primero en verdad), en el caso de un servidor debo decir que cuando se siente aburrido, abatido o simplemente estresado y/o fastidiado por las actividades del cotidiano (hacer que el puto dinero rinda la quincena o lidiar con gente estúpida la mayoría del tiempo en interminables y estériles charlas) ha encontrado en el oscuro y cutre trabajo de su amigo Nicolas Cage, y es que lo considero una especie de amigo por que la verdad ya no me encabronan sus pendejadas o malas decisiones al escoger tal o cual proyecto pues he encontrado en sus pueriles cintas y sobreactuados performances un placer culpable, jajaja.

Como sea, debo decir que cuando visione la primera entrega de  Ghost Rider (Mark Steven Johnson, 2007) de verdad no esperaba encontrarme con un The Dark Knight (Nolan, 2008) aunque siendo honestos el material del personaje filial de la editorial Marvel Knights pudo haber tenido un tratamiento más oscuro en comparación con el infantil resultado obtenido al final gracias a sus características, ¿pero que podíamos esperar? si el director es aquel sujeto que nos entrego ese truño  llamado Daredevil allá por el año 2003 con aquel inexpresivo Ben Affleck, pseudo actor que después de dicho trabajo daban ganas de sodomizarlo (aunque se ha ganado el respeto del publico como realizador a últimas fechas). Y segundo por que el Johnny Blaze cinematográfico estaba interpretado por el señor muecas Nic Cage, el cual usaba un bisoñe que causaba que el respetable pena ajena por lo cual este  ya no le guardaba un ápice de respeto.

Pero bueno eso ya es historia ¿no? más  sin embargo y sin que nadie lo pidiera (a excepción de Cage supongo, jajaja) cinco años después nos viene esta secuela con menos presupuesto a cargo de los ¿directores? Mark Neveldine y Brian Taylor, creadores de aquellas descerebradas y cuasi vulgares Crank, veneno en la sangre (2006) y Crank, alto voltaje (2009) divertidas guarradas que tenían como encanto no tomarse demasiado en serio y a un Jason Statham burlándose de si mismo, es por esto que las expectativas de su servidor con esta Ghost Rider 2 no eran demasiado altas, motivo por lo cual cuando visione esta secuela no pudo evitar entregarse a la complicidad de una casposa, bizarra y estúpida serie b, terreno en el cual el buen Nic Cage parece sentirse como pez en el agua.

Ok ¿pero de que va la historia? Pues resulta que Johnny Blaze (Cage) al tratar de controlar sus deseos de venganza emigra a Rumania para encontrar un poco de paz motivo por lo cual vive como un ermitaño en aquel país del viejo continente, sin embargo su tranquilidad será quebrantada cuando un moje con cierto gusto por las bebidas alcohólicas llamado Moreau (Idris Elba), (tal parece que para ser un monje rebelde de cualquier misión hay que tener como rasgos característicos el ser alcohólico, mal hablado y vestir de cuero, ¡ha! y saber manejar como todo un hombre armas de fuego, jajaja) encuentra a Blaze pues conoce su secreto sobre su alter ego Ghost Rider, esto con el único objetivo de que lo ayude a el y a Nadya (Violante Placido) a rescatar a su hijo Danny (Fergus Riordan), ya que una secta satánica lo ha secuestrado pues el viejo enemigo de Blaze, el demonio Roarke (Ciaran Hinds) necesita de un nuevo cuerpo para volver a renacer para por fin poner a la humanidad bajo el yugo del ¿anticristo?……o algo así la verdad es que el argumento es tan tópico y pueril que de verdad no importa, jajaja.

El hecho es que este escuálido planteamiento solo será un pretexto para que la dupla de directores se encargue de montar infinidad de descerebradas secuencias de acción (por cierto bastante bien montadas), infinidad de diálogos y chistes que rayan la jocosidad más pueril (la meada de fuego por parte del protagonico es impagable) y por supuesto para disfrutar de toda esa galería de exageradas expresiones faciales por parte de nuestro protagonista, amen de que ahora se agradece que el buen Nic no cuente con el vergonzoso tupe de la primera entrega y muestre su calvicie natural jajaja. Y es que uno de los alicientes de este film es descubrir al personaje de Ghost Rider (Cage) materializarse en el vengador a plena luz del día, por lo cual hay que decir que los efectos especiales se perciben mejor resueltos que en la primera cinta aun y con menos presupuesto (esas animaciones en blanco y negro logran capturar el espíritu del comic).

Asi mismo las secuencias donde intervienen vehículos de motor como autos y por supuesto la motocicleta del protagonista, se descubren bien hechas pues estan desarrolladas a la vieja escuela con implementación de Stunts y demás herramientas que permiten usar de manera más discreta efectos hechos por computadora por lo cual la acción se desarrolla de forma fluida sobre todo en aquel acto final el cual bien vale la pena. Sin embargo y como en toda serie b (jajajaja cada vez es más recurrente que grandes estudios hagan de manera conciente o inconciente este tipo de cintas), si quitamos los diálogos estúpidos y la acción desmedida pues nos quedan pasajes bastante flojos y hasta aburridos sobre todo cuando se pretende explorar en la psicología de los personajes ya que estos se sienten forzados y metidos con calzador, además de que Nicolas Cage pretende transmitir cierta carga emocional por su pasado ominoso a través de gestos que nos remiten más a una sensación de estreñimiento que de carga moral.

Empero su servidor encontró en el performance del señor Cage y esos diálogos ridículos que ni el mismo se cree (jajaja) el ingrediente perfecto para darle ese toque exótico al exagerado espectáculo que estaba presenciando, al tiempo que agradeció volver a ver frente a pantallas al siempre impávido Christopher Lambert ex Highlander como líder extremista religioso (ahora calvo y tatuado por cierto, jajaja). Ahora bien el villano de la función Roarke (Hinds) se percibe bastante genérico y no logra llegar a esos niveles de maldad que ameritaba el relato, pero bueno tampoco Peter Fonda como Mephistopheles daba el ancho, pues el hecho es que en aquella primera entrega como en esta solo se aprovecha la presencia de actores destacados para dotar de cierta presencia a dichos personajes, y por supuesto tanto los secundarios como Moreau (Idis), Nadya (Placido) y Danny (Riordan) la verdad pasan algo desapercibidos, aunque hay que aclarar que por lo menos el primero logra hacer por momentos una aceptable dupla con Cage, aunque aceptémoslo a final de cuentas el film es un vehículo de lucimiento para nuestro Ángel Enamorado sea el rey de la función.

Por otra parte el tándem de directores Neveldine/Taylor logran hacer lo que parecía imposible, lograr una narrativa más acorde al lenguaje cinematográfico pues si recordamos estos realizadores estan acostumbrados desarrollar sus proyectos como si de un videojuego se tratase, motivo por lo cual esta cinta resulta más satisfactoria a nivel narrativo y  por supuesto visualmente en comparación a la primera Ghost Rider. Asi que ¿qué más puedo decir de esta cinta? Pues que me ha divertido de sobre manera y aunque se que es una puñeta mental no puedo quitarle ese merito de ser un producto sin mayores pretensiones que las de entretener, aspecto que cintas con presupuestos desmedidos como los que manejan tipos como los Michael Bay, los Tony Scott o los Stephen Sommers no logran en el respetable.

Y con esto no quiero decir que los directores Mark Neveldine y Brian Taylor sean mejores o peores que los mencionados arriba, sin embargo su servidor agradece que por lo menos estos sujetos reconozcan sus limitaciones formales y hagan productos divertidos (¡¿para cuando Crank 3?¡ jajaja),  que eso sí a muchos les parecerán simple y llana mierda, pero por lo menos estos no se regodean en su ineptitud cual Uwe Boll quien cree que esta revolucionando el mundo del celuloide, (jajaja). Bueno ya para finalizar diré que recomiendo Ghost Rider, Espíritu de Venganza para verla una tarde en domingo si usted estimado lector no tiene muchas ocupaciones o simplemente si quiere ver como se quema la cara de Nicolas Cage cuando se transforma en una calavera envuelta en fuego, creadme cuando les digo que esto no tiene precio, jajaja.

video

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada