martes, 26 de junio de 2012

EL GATO CON BOTAS de Chris Miller

TÍTULO ORIGINAL: Puss in Boots
AÑO: 2011
DURACIÓN: 90 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: Chris Miller
GUIÓN: Brian Lynch, David H. Steinberg, Tom Wheeler, Jon Zack
FOTOGRAFÍA: Animación
MUSICA: Henry Jackman
REPARTO: Antonio Banderas, Salma Hayek, Zach Galifianakis, Billy Bob Thorton, Constance Marie, Guillermo del Toro.
PRODUCTORA: Dream Works Pictures
PREMIOS: 2011: Nominada a mejor película de animación
GÉNERO: Comedia. Animación.




Ciertamente su servidor disfruto aquella picante cinta protagonizada por ese ogro verde, regordete y antipático llamado Shrek (Andrew Adamson, Vicky Jonson, 2001) cinta en la que se hallaban claras referencias a ese universo edulcorado que la Disney había instaurado en las conciencias de varias generaciones con el incansable séquito de princesitas desde aquella clásica Blanca Nieves y los siete Enanos de 1937; pero aquí a través de un discurso lleno de humor negro y sardónico se desmitificaban varios relatos medievales como caperucita roja, la bella durmiente y un largo etc. que la casa del ratón Miguelito se encargo de mitificar (¿qué paradoja?) con su particular visión. El hecho es que la jugada salio perfectamente bien para los realizadores del regordete personaje verdoso y obviamente una secuela se puso en marcha tres años después con Shrek 2 (Andrew Adamson, 2004), ahora con más presupuesto y más dosis de sarcasmo bien manejado por lo cual esta  logro superar a su predecesora en fondo y forma al tiempo que insertaba un nuevo personaje, el gato con botas (voz de Antonio Banderas) quien se posiciono rápidamente en el gusto del público por su particular diseño psicológico (un gato cachondo con aires de Don Juan) y los jocosos gags en los cuales intervenía.

Por tal motivo un spin off de este personaje era casi obligado por el carisma que destilo el mismo en las subsiguientes secuelas (la tercera y la cuarta verdaderos bodrios faltos de ingenio para un servidor), y es asi como llegamos a esta interesante e inteligente El Gato con Botas, film que tiene como mayor aliciente el desprender al peludo amiguito del universo de Shrek y sustentar su existencia en la propia mitología del mismo, por lo cual la historia comienza contándonos como nuestro protagónico felino (Banderas) se encuentra como un forajido perseguido por las autoridades gracias a que fue culpado de un crimen que no cometió, motivo por lo cual busca dar un gran golpe y poder limpiar su nombre; es así como llega a un pueblo y dentro de la cantina del lugar se entera que unos delincuentes llamados Jack (Billy Bon Trotón) y Jill (Amy Sedaris) estan próximos a llegar y estos tienen en su poder los famosos “frijoles mágicos” los cuales durante mucho tiempo han sido un mito para la mayoria, pero supuestamente estos llevan al castillo del gigante donde habita la famosa gallina de los huevos de oro, por lo cual aquel que tenga en su poder dichos frijoles podría obtener infinidad de riquezas.

Es asi como el gato con botas decide emprender el atraco al par de delincuentes pero la jugada sale mal cuando entra en escena Kitty “patitas suaves” (Salma Hayek), una gatita que aparentemente también planeaba robar los frijoles. El hecho es que toda esta operación fue  solo un embuste de  Humpty Dumpty (Zach Galifianakis) para volverse a encontrar con gato (Banderas) para convencerlo de robar los frijoles, ya que años atrás estos fueron amigos de aventuras pero un desafortunado evento los enemisto y se separararon por lo cual el felino juro jamás volver a ayudar al huevo, sin embargo cuando el ovalado nuestro peludo protagonista acepta a regañadientes ayudar de nuevo a Humpty, pero solo para limpiar su nombre en San Ricardo (lugar de donde se auto exilio); y es asi como este trío disfuncional emprenden un viaje lleno de aventuras, peligros, un poco de romance y por supuesto de redención.

Y es asi como Chris Miller (director de la descafeinada Shrek 3) logra descifrar y transportar a  la pantalla un guión (¡escrito por cuatro sujetos!) lleno de inteligentes diálogos, gags destornillantes, mesuradas dosis de mala leche y lo más importante, un compendio de personajes bien trazados a nivel psicológico; lo que provoca esa empatía en el espectador hacia dichos protagonistas por lo cual al respetable le importa lo que pasa con estos. Incluso uno de los aciertos más notables del argumento es descubrir ese pasado ominoso del cual esta dotado el personaje del gato (Banderas), muy al estilo de los personajes que interpretaba el siempre lacónico Clint Eastwood, pues en un inicio no sabemos a ciencia cierta sobre el pasado de este y el por que es perseguido como un delincuente hasta que se nos devela el mismo en uno de los pasajes más interesentes del film (el cual dejar ver la relación entre gato y Humpty).

Es por este motivo que ese aire de spaghetti western clásico con el que cuenta la historia como son esos entornos desérticos, personajes con moral ambigua como Kitty (Hayek) y el propio Humpty Dumpty (Galifianakis) dotan de credibilidad a una historia que si bien sustenta su tesis en un universo fantástico se perciben bien resueltos; de ahí que los diferentes cambios de intención del guión como el pasado oscuro de gato o el viaje al castillo del gigante de las habichuelas mágicas, e incluso el enfrentamiento final con la gansa de los huevos de oro encajan a la perfección por lo cual el film se percibe bien cohesionado y no da la impresión de que la cinta es solo es una sucesión de gags sin una narrativa.  Asi mismo y volviendo a las motivaciones de los personajes, estas se revelan honestas por lo cual los mismos se vuelven entrañables, si no basta con descubrir el verdadero mcguffin del filme.

Ahora bien las interpretaciones vocales de los actores estan simplemente geniales, sin embargo me gustaría resaltar la labor de Antonio Banderas como nuestro peludo héroe pues esa socarronería y desfachatez que le imprime el actor español lo vuelve tan deliciosamente entrañable, por lo cual sin lugar a dudas el gato con botas es el inminente protagonista del filme. Empero los personajes de apoyo como el complejo Humpty Dumpty  que resuelve exquisitamente Zach Galifianakis aportando esa demencia que tanto caracteriza a los personajes que suele interpretar, se convierte en punto nodal de la historia y es indudablemente pieza fundamental para que la cinta funcione, como también lo es el personaje de Kitty “patitas suaves”, pues este aunque está diseñado como una femme fatale  (también con un pasado oscuro), logra despojarse de parecer un simple arquetipo al tiempo que Salma Hayek logra dotarla de personalidad gracias a esa cadencia y arrojo que le imprime la actriz mexicana. ¡Ah! casi olvido a Billy Bob Torthon y a Contance Marie como Jake y Jill respectivamente, y es que sus performance son más que correctos pues el diseño de sus personajes son  tan planos que sus villanos son bastante tópicos e incluso me atrevería a decir que son el punto más flojo del filme.

En lo referente a la dirección cabe mencionar que Chris Miller logra resolver bastante bien el ritmo de un filme que combina por partes iguales momentos de introspección  y estimulantes secuencias de acción (para un servidor la batalla de baile entre gato y Kitty de lo más divertido del film, jajaja) por lo cual el visionado del mismo se pasa como un suspiro. Asi mismo no me gustaría pasar por alto la importancia que tiene en la obra la divertida y heroica banda sonora de Henry Jackman, pues sin esta la historia no tomaría la relevancia obtenida, y por supuesto el apartado visual logra transmitir ese universo mágico en el que se desarrollan los eventos.

Ya para finalizar diré que recomiendo  El Gato con Botas como un sólido entretenimiento  el cual esta por encima de las decepcionantes Shrek Tercero (Miller, 2007) y Shrek Para Siempre (Mike Mitchell, 2010), al tiempo que se descubre como una bocana de aire fresco para la franquicia que el propio ogro verde instauro hace 10 años.

video

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada