martes, 19 de junio de 2012

WALLACE Y GROMIT, LA GUERRA DE LOS VEGETALES de Nick Park y Steve Box

TÍTULO ORIGINAL: Wallace & Gromit: The Curse of Were-Rabbit
AÑO: 2005
DURACIÓN: 85 min.
PAÍS: Reino Unido
DIRECTOR: Nick Park, Steve Box
GUIÓN: Nick Park, Steve Box, Bob Baker, Mark Burton
FOTOGRAFÍA: Dave Alex Riddett & Tristan Oliver
MUSICA: Julian Nott
REPARTO: Peter Sallis, Ralph Fiennes, Helena Bonham Carter, Peter Kay, Nicholas Smith, Liz Smith, John Thomson,
PRODUCTORA: DreamWorks Pictures / Aardman Animations
PREMIOS: 2005: Mejor película animada
GÉNERO: Comedia. Animación.


Todavía recuerdo con gran agrado aquella estimulante e inteligente cinta llamada Pollitos en Fuga (2000), largometraje que represento una bocana de aire fresco en una industria saturada por productos de la Pixar que desencadeno la ya conocida Toy Story de John Lasseter  allá por el año 1995, y es que a diferencia de los productos de la Disney y su filial la cinta de Nick Park contaba en su guión con un discurso maduro despojado de grandilocuencias sobre la amistad, la solidaridad y demás aspectos humanos vertidos en aquellos amigables personajes, al tiempo que dichas disertaciones se percibían accesibles tanto para chicos como para grandes, sin embargo creo que uno de los aspectos más sobresalientes (además del tratamiento del guión por supuesto) fue presenciar esa deliciosa y compleja técnica llamada claymation (animación hecha con arcilla) lo que transmitía esa magia al espectador, pues ésta dota de esa tangibilidad a los personajes que la animación por ordenador no puede lograr la mayoría de las veces. Y por supuesto las innumerables referencias cinematográficas que se descubrían en la cinta hacían de Pollitos en fuga una película redonda.

Pues bueno creo que fue el éxito de esta cinta lo que animo a los Estudios Ardman y al propio Nick Park para proporcionarles el voto de confianza para por fin lanzar a la pantalla grande a esos sagaces, irónicos, irreverentes y por supuesto divertidos personajes llamados Wallace y Gromit quienes aparecieron por primera vez el año de 1989 hasta el 2002 en varios cortometrajes (dignos de varias nominaciones al Oscar), los cuales reflejaban a través de su mirada mordaz e historias llenas imaginación el contexto sociocultural londinense. Pues bueno La Guerra de los Vegetales nos cuenta la siguiente historia, el par de colegas Wallace (voz de Peter Sallis) y Gromit son los encargados de administrar un negocio de control de plagas en una pequeña ciudad donde estos se encuentran llenos de trabajo con la creciente plaga de conejos que comienzan a convertirse en el dolor de cabeza para los habitantes de la comunidad, quienes se hallan preocupados por sus cosechas las cuales cuidan celosamente durante todo el año para poder participar en el concurso anual de vegetales;  reunión que funge como la única motivación que tiene la entidad para exaltar sus necesidades de existencia (o como sucede en Aguascalientes con su Feria Nacional de San Marcos, donde un gran porcentaje de sus habitantes se abstraen cada año de su cotidiano en un ejercicio de evasión donde la doble moral y excesos mundanos son el pan de cada día durante veinte largos días, o sea todo una oda de surrealidad que incluso ni el propio Fellini sería capaz de digerir en algún nuevo proyecto si todavía viviese).

Bueno pero retomando la trama resulta que el siempre bonachón Wallace (Sallis) decide acabar de una vez por todas con la plaga de roedores cuando acude al llamado de auxilio  de Lady Tottington (voz de Helena Bonham Carter), mujer pudiente de buen corazón que cuenta en su mansión con una voraz plaga de animalitos pachoncitos (conejos) a los cuales el par de colegas capturan con una “maquina succionadora de roedores” a los que pretenden rehabilitar para no sacrificarlos, sin embargo y como sucede en la mayoria de las ocasiones, las buenas intenciones de Wallece no siempre llegan a buen puerto en la práctica, motivo por lo cual al realizar un experimento donde este conecta su cerebro al de un conejo algo pasa que las conciencias de ambos parecen fusionarse. El hecho es que después de este suceso, esa misma noche ocurre otro ataque pero ahora con más brutalidad que los anteriores pues al parecer ahora el responsable es un gigantesco monstruo, un enorme conejo come vegetales. Motivo por lo cual el par de héroes deberá investigar y resolver el origen de dicha abominación antes de que este ataque en el festival de los vegetales estropeando la tradición de la familia Tottington, claro que esto no será nada fácil pues nuestro despistado Wallace (Sallis) tendrá que lidiar con otro problema, con un antipático sujeto llamado Víctor del Bosque (Ralph Fiennes) el cual cree que nuestro protagonista trata de apoderarse de la fortuna de la dama en cuestion (verdadero leitmotiv de este) por lo cual hará hasta lo imposible por sacarlo de la jugada.

Como el respetable podrá leer, el guión de esta exquisita cinta esta desarrollado de tal manera que es imposible no rendirse ante tanta imaginación y referencias cinematográficas, las cuales se perciben en demasía honestas; y es que estas van desde el King Kong  de Merian C. Cooper (1933), pasando por El Hombre Lobo (George Waggner, 1941) con la cual hay una clara vinculación narrativa, e incluso su servidor encontró algún guiño con aquella Los Cazafantasmas  de Ivan Reitman de 1984 (la manera de operar de nuestros protagonistas al cazar y almacenar a los roedores recuerda en demasía a Bill Murray y compañía). Sin embargo dejando de lado estos gestos cinematográficos que insertan de manera inteligente los guionistas, es de nuevo el diseño y desarrollo de personajes lo que hace de este film un relato entrañable.

Y es que uno de los méritos del film de Nick Park y Steve Box es que los personajes se salvan de ser simples arquetipos gracias a que sus motivaciones estan bien trazadas pues estas dotan de legitimidad a los mismos, por ejemplo el dúo protagónico cuenta con esos finos rasgos de pareja dispareja que tantas cintas han mostrado con mayor o menor eficacia en infinidad de buddy movies, pues bueno en este caso  mientras por una parte Wallace (al cual el veterano actor Peter Sallis dota de ese aire sureño) es el tipo de buen corazón con buenas intenciones, creativo y algo despistado al tiempo que funge como el líder, es su compañero el perro labrador Gromit quien equilibra la situación con varias dosis de creatividad e inteligencia sacando por momentos de apuros a su amo, por lo cual este se despoja de ser un escueto sidekick y se convierte en un personaje con bastante relevancia, al tiempo que resulta suficientemente interesante en su  encarnación pues sin decir una sola palabra son sus no verbales los que logran transmitir infinidad de emociones.

Por otra parte el villano de la función que se encuentra deliciosamente interpretado por Ralph Fiennes resulta la antitesis perfecta para nuestro dúo (incluso también cuenta con su malévolo perro ayudante, jajaja) y representa de manera fehaciente (por supuesto bastante exagerado para ahondar en esta sátira) ese verdadero lado oscuro del ser humano expresado en la avaricia, animadversión y demás perversidades, las cuales por supuesto estan simbolizadas de forma muy velada para que los más pequeños puedan disfrutar de una historia que por supuesto respeta el intelecto del espectador tanto infantil como adulto (otra de sus virtudes por supuesto). Asi mismo Helena Bonham Carter como Lady Tottington resuelve con soltura un personaje bastante excéntrico y divertido (como los que hace en las producciones de su esposo el señor Burton), y por último ese compendio de fantásticos personajes secundarios que interactúan con los protagónicos como el cura del pueblo, el gendarme o los diversos granjeros que solo estan preocupados por el dichoso festival de legumbres, se vuelven fundamentales en el relato y desarrollo de la historia por lo cual lo enriquecen de sobremanera.

Por supuesto el apartado visual es sin lugar a dudas el punto álgido de la cinta pues este cuenta con una cuidadísima puesta en escena que recrea aquel aire ingles de las comunidades sureñas del país europeo por lo cual cada maqueta, escenario y representación arquitectónica constituye todo un reto para la recreación de dichos elementos, esto sin contar que las técnicas de animación estan sustentadas en ese difícil arte llamado stop motion (aunque también se utiliza la animación por computadora pero esta es casi imperceptible) el cual le da ese sabor que las nuevas técnicas de animación por ordenador 100 % no logran. Asi mismo la recreación de las atmósferas y la implementación de una soberbia fotografía son dignas de cualquier superproducción hollywoodense, si no basta con presenciar la genial la escena donde el cura del pueblo es atacado por el Conejo Lobo, pues ésta implementa varias tomas con mirada subjetiva que recuerdan a los mejores filmes de horror como aquel Drácula de Coppola (1992) o el tercer acto donde hasta el maestro Hitchcock es homenajeado en aquella secuencia de acción en donde Gromit pilotea un avión, pues dicha sucesión de tomas cuenta con la suficiente carga de suspense y emoción que solo el director inglés podía inyectarle a sus historias .

Por otra parte la musica es genial y refuerza cada momento dramático, emotivo o divertido que sucede frente a la pantalla por lo cual este aspecto también se vuelve fundamental en la obra. Ya para finalizar debo decir que la cinta del tándem Park-Box se descubre como una obra cinematográfica redonda, la cual contiene en su discurso una crítica mordaz al consumismo y a los procesos de disociación del sujeto contemporáneo, alocución que toma mayor relevancia al no presentarse obvia ni gratuita, por lo cual se explora de manera inteligente ese lado oscuro del ser humano (la perversión del mismo como sucediera en El Hombre Lobo); y lo mejor es que se hace un manejo del humor bastante fino con algunas dosis de slapstick que hará las delicias de los pequeños, sin dejar que el público adulto goce de esa comedia satírica y mordaz que solo los ingleses pueden realizar.

Asi que estimado lector si usted aun no ha visto Wallace y Gromit: La Guerra de los vegetales no lo piense más y déjese llevar por esta magnifica obra que no lo decepcionara se los aseguro. Para finalizar dedico esta entrada a mi pequeña y hermosa hija la cual es acérrima seguidora de este par por lo cual hace que le ponga dicha cinta casi a diario (jajaja) y con la cual paso verdaderos momentos de diversión al visionar la misma.


video

2 comentarios:

  1. Una cinta de animación IMPRESCINDIBLE!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Definitivamente de acuerdo, esta cinta es de lo mejor de los estudios Ardman y de la animaciòn en general. Làstima que el siguiente proyecto del estudio inglès "Lo que el agua se llevo" no haya cuajado del todo bien. Saludos y gracias por los comentarios.

      Eliminar