lunes, 21 de mayo de 2012

DC UNIVERSE: BATMAN, AÑO UNO

TÍTULO ORIGINAL: Batman Year One
AÑO: 2011
DURACIÓN: 64 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: Lauren Montgomery, Sam Liu
GUIÓN: Tab Murphy (Cómic: Frank Miller. Personaje. Bob Kane)
MUSICA: Animación
FOTOGRAFÍA: Bruce Surtees
REPARTO: Bryan Cranston, Ben McKenzie, Eliza Dushku, Jon Polito, Alex Rocco, Katee Sackhoff, Jeff Bennett, Grey DeLislie, Robin Atkin Downes.
PRODUCTORA: Warner Bros. Animation / DC Comics / Legendary Pictures
GÉNERO: Animación.


¿Que la historia de los orígenes de Batman ya ha sido contada hasta el cansancio? pues si, incluso este puede considerarse ya un referente de la cultura pop de la sociedad contemporánea, motivo por lo cual dicho aspecto no deja de resultar atractivo para las nuevas generaciones que redescubren con el paso del tiempo a uno de los personajes más complejos y emblemáticos que la casa editorial DC ha publicado, pues ya desde aquel lejano año de 1939 de la mente de un joven y perspicaz Bob Kane marcaría un parte aguas en la manera de contar historias y abordar la figura heroica que guardaba su contraparte El Hombre de Acero, pues lejos de representar las bondades e ideales de una sociedad norteamericana idealizada como lo hacia Superman, El Caballero de la Noche surgía como la antitesis a lo políticamente correcto de la misma.

Sin embargo y como la mayoría sabrá la década de los sesentas significaría el periodo más oscuro para el murciélago (vaya paradoja, jajaja) en lo referente a la escasez de buenas historias y a la distorsionada imagen que alcanzó el murciélago con el público gracias a la serie televisiva que Adam West protagonizara por el año de 1966, con todo y que las ventas del material impreso repuntaron enormemente, sin embargo el daño ya estaba hecho si no que alguien me niegue que incluso cuando Tim Burton estrenó su Batman en 1989 mucha de la gente que se encontraba familiarizada con la homo erótica y no menos jocosa encarnación de West (gracias a años y años de repetición del show por televisión abierta) vio en el trabajo de Burton un personaje grotesco por lo lúgubre de su personificación con todo y  que este intentaba retomar  la basa original del comic.

Pero para beneplácito de los fans (me incluyo) y como también sabrán, fue la visión madura de Christopher Nolan con su Batman Inicia (2005)  se pudo rescatar la verdadera naturaleza del héroe encapotado (borrando para siempre las bochornosas entregas cinematográficas que Joel Schumacher expeliera de su perversa mente, aunque creadme cuando les digo que hay cosas que jamás se olvidan y quedan alojadas en el inconsciente) retomando por supuesto algunas obras impresas como The Dark Knight Rises (1986) de Frank Miller, The Killing Joke (1988) de Alan Moore y por supuesto Batman: Year One (1988) también de la autoría de Miller, las cuales fueron fundamentales para que el público adulto revalorara las características que le daban la identidad a tan complejo personaje.

Ahora bien y hablando propiamente de la adaptación audiovisual del comic de Miller que lleva el mismo titulo de la cinta, hay que decir que siempre, siempre se tomaran ciertas concesiones para que el relato impreso funcione en el medio cinematográfico motivo por el cual esta nueva película del tándem de realizadores Montgomery-Liu, creadores también de Liga de la Justicia: Crisis en Dos Mundos (2010) logra rescatar la escencia de la novela gráfica ilustrada y escrita por David Mazzuchelli y Miller respectivamente. La historia nos cuenta los difíciles inicios de Bruce Wayne (voz de Ben McKenzie) como vengador nocturno de la titánica y corrupta Ciudad Gótica, lugar al que regresa después de 10 años de ausencia a partir de los fatídicos sucesos que significaría el asesinato de sus progenitores. Al mismo tiempo conocemos a un joven teniente Jim Gordon (Bryan Cranston) que ha sido transferido a Ciudad Gótica por cuestiones no muy claras en su anterior trabajo motivo por lo que es recibido con cierta cautela por el Comisionado Loeb (Jon Polito), sujeto que maneja al Departamento de Policia a su antojo para realizar cualquier cantidad de negocios turbios con capos de la calaña de Carmine Falcone (Alex Rocco), es por esto que Gordon comienza a tener problemas con sus superiores cuando se da cuenta de las corruptelas que imperan en el sistema judicial de Gótica y las cuales no esta dispuesto a ceder.

Total que en determinado momento tanto Jim Gordon como Batman se cruzan en la cruenta disputa contra el crimen organizado, sin embargo el encapotado al trabajar fuera de las leyes establecidas por el orden público es perseguido por la fuerza policial (claro por que comienza a tocar fibras sensibles en las organizaciones criminales que estan coludidas con la propia policía), mientras el detective Gordon trata de descifrar las verdaderas exaltaciones del misterioso vengador nocturno en aras de encontrar un aliado en tan lúgubre panorama.

Como el respetable podrá leer esta nueva reinvención de los inicios del mito Batman funciona perfectamente primeramente por que regresa a ese tono maduro, mal sano y oscuro que Bob Kane planteaba en su obra original, al tiempo que explora y disecciona con más cuidado esos aspectos psicológicos del protagónico de  manera más profunda (aunque estos pudieran parecer obvios) lo que enriquece sin lugar a dudas el perfil del mismo, por ejemplo aquí ya no se percibe a un joven Bruce Wayne malcriado y resentido con el mundo por lo ocurrido en su infancia, si no contrariamente descubrimos un sujeto obsesionado por saber explotar las enseñanzas teóricas y prácticas sobre criminología que ha aprendido durante años para verterlas de forma adecuada e iniciar su cruzada personal contra el crimen que atesta a Gótica, motivo por lo cual las exaltaciones del mismo son entendibles y legítimas ya que se van desarrollando de tal manera que uno como espectador comprende las mismas.

Asi mismo otro aspecto interesante en demasía es descubrir que la figura de Batman funciona como una metáfora social (pues incluso ni siquiera es el personaje principal de la historia) ya que surge en el momento de más oscuridad, corrupción y violencia que enfrenta la sociedad convirtiéndose en un símbolo de esperanza para la misma (muy parecido a lo que Nolan plantea en The Dark knight de 2008), sin embargo quien carga con todo el peso de la trama es Gordon, personaje que se manifiesta como el verdadero protagónico y motor de la historia del cual resulta hasta más atractiva su construcción psicológica, pues este representa al sujeto común y corriente con problemas cotidianos, como por ejemplo se acaba de mudar a una ciudad hostil donde debe empezar una nueva vida con su mujer embarazada, sin planearlo ha iniciado una relación amorosa con una colega y por si fuera poco este último aspecto comienza a minar su moral, al tiempo que teme las consecuencias de no ceder ante el aparato de corrupción al que tratan de someterlo sus superiores. Empero Gordon con todos estos problemas éticos y morales pelea desde su trinchera para vencer las adversidades que se le presentan  (para ponerlo en contexto es una especie de Charles Bronson o Clint Eastwood), al tiempo que busca descifrar la verdadera naturaleza de Batman y saber si es otro enemigo de la ciudad o es un aliado fuera de la ley.

Es por este motivo que el guión de Tab Murphy toma la escencia del universo urbano creado por Miller y provoca que la historia se mueva en los terrenos del policiaco más clásico en donde intrigas y nexos de corrupción, asi como el descenso al bajo mundo donde prostitutas, adictos y padrotes son el cotidiano y representación de la naturaleza de la ciudad, los cuales convergen sin problemas en varias subtramas que aunque se antojan anecdóticas por lo menos quedan esbozadas de forma coherente en el relato, haciendo que este aporte una mirada más amplia del cosmos donde se mueve Batman. Recordemos que por el poco tiempo que significa desarrollar el relato algunas subtramas no se desarrollan de forma más fructífera, como por ejemplo el nacimiento de Gatubela personaje que se queda un tanto chato en motivaciones pero que por otro lado infiere para donde se dirigirá subsecuentemente.

Como bien decía el personaje de Batman resulta casi anecdótico (como Burton ya lo plantera en sus dos cintas), empero lo que resulta estimulante y le da esa relevancia a su propia presencia y sostiene la tesis del film, es la de descubrir como durante doce meses este experimenta, se equivoca, logra aciertos, es lastimado físicamente y casi es aniquilado por el aparato de corrupción de la ciudad (los cuales van desde el delincuente menor hasta la mafia más sádica y la propia policía) pero al final logra decodificar la forma en que estos operan para atacarlos. Ahora bien en lo referente al apartado visual hay que decir que el film esta bien resuelto y captura esa atmósfera mal sana que proveían los trazos de Mazzuchelli haciendo de este Batman un film más maduro e interesante, asi mismo el ritmo empleado es lo suficientemente correcto para aportar cierta tensión y hacer que el film borde el thriller más efectivo, ya que aunque existen escenas de acción bien resueltas por cierto (como donde Batman es acorralado en un edificio abandonado por mencionar alguna) es sin lugar a dudas la exploración de personajes, sus motivaciones y su forma de proceder lo que mantiene el interés del respetable en dicho ejercicio audiovisual.

Ya para finalizar diré que Batman: Año Uno de Montgomery y Liu me parece una digna adaptación de la novela gráfica, la cual sin lugar a dudas tiene como su principal merito contar el inicio de la alianza (y por que no decirlo de amistad) entre Batman y Gordon en su lucha contra el crimen desde la particular mirada del segundo, asi mismo que se vuelve a constatar que Batman es uno de los personajes más complejos y por ende atractivos del universo DC. Asi que si usted es fan del murciélago no pierda la oportunidad de ver esta cinta la cual les aseguro no los defraudará.

video


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada