lunes, 19 de septiembre de 2011

EL ESCRITOR FANTASMA de Roman Polanski

TÍTULO ORIGINAL: The Ghost Writer
AÑO: 2010
DURACIÓN: 128 min.
PAÍS: Francia
DIRECTOR: Roman Polanski
GUIÓN: Robert Harris, Roman Polanski (Novela: Robert Harris)
MÚSICA Alexandre Desplat
FOTOGRAFÍA: Pawel Edelman
REPARTO: Ewan McGregor, Pierce Brosnan, Olivia Williams, Kim Cattrall, Tom Wilkinson, Timothy Hutton, James Belushi, Eli Wallach, Robert Pugh
PRODUCTORA: Coproducción Francia-Alemania-Reino Unido-USA / RP Films / Medienboard Berlin-Brandenburg / Runteam / Studio Babelsberg / Summit International
WEB OFICIAL: http://www.theghost-romanpolanski.com/site.html
PREMIOS: 2010: Festival de Berlín: Oso de Plata al mejor director
GÉNERO: Thriller. Intriga.

Siempre he pensado que Roman Polanski es de los directores en activo más estimulantes de la cinematografía mundial de ayer y hoy, un tipo al cual el paso de los años (ahora tiene 78 años) lejos de privarlo de sus capacidades intelectivas o físicas (Bergman dirigió hasta los 85 años percibiéndose bastante lúcido) le han brindado experiencia y un enorme colmillo para ser capaz de realizar en cada nuevo proyecto emprendido; obras redondas que ya quisieran ejecutar muchos de los directores que se creen autores (Cameron o Spielberg por mencionar algunos). Bueno, el punto al que quiere llegar el que esto escribe es que cada nuevo film de Polanski se convierte en todo un acontecimiento para disfrutar de buen cine (espero con ansias Un Dios Salvaje, 2011).

Pero ya pasando al film que nos concierne debo decir que El Escritor Fantasma es una muestra de maestría narrativa por parte del director polaco para trasladar de forma más que eficaz un guión co escrito por el mismo y el guionista Robert Harris (este segundo autor de El Poder de la Sombra, novela en el cual se basa el film) que cuenta con infinidad de recovecos y aristas por ser exploradas, motivo por el cual este thriller político se descubre como una redonda obra cinematográfica en todo el sentido de la palabra.

La cinta comienza en la mejor tradición de las cintas de Alfred Hitchcock cuando el espectador descubre como un cuerpo humano cae de un trasbordador que se encuentra en alta mar en territorio norteamericano, instantes después este que llega a una costa y comienza abrir sus compuertas para que los automóviles que transportaba salgan, empero cuando este ya casi se ha vaciado el personal de la nave descubre que un vehículo se encuentra abandonado por lo cual el personal del barco avisa a las autoridades pertinentes para que el auto sea removido.  

Posteriormente la historia nos ubica en Londres-Inglaterra, ahí conocemos a un escritor (Ewan McGregor) el cual es entrevistado para ser contratado por una importante casa editorial, quienes pretenden publicar las memorias del ex primer ministro inglés Adam Lang (Pierce Brosnan); sin embargo al escritor no le interesan este tipo de trabajos “aburridos”, pero termina aceptando la chamba cuando le comentan que le pagaran un cuarto de millón de dólares, claro que hay unas cuantas condiciones que debe cumplir y dentro de estas se halla la más importante, la de trabajar en secreto y no mostrar el manuscrito del propio Lang a nadie, pues al parecer al gobierno norteamericano le interesan algunas cuestiones que se encuentran en el mismo.

Y a partir de este punto nuestro protagonista el cual conoceremos solo como escritor fantasma o el fantasma (pues su nombre jamás aparecerá en el libro ya que este solo funge como el escritor que le dará forma y prosa al mismo) se verá involucrado en una red de espionaje, mentiras y crímenes políticos cuando descubra que el dichoso libro del ex primer ministro (el cual se encuentra en problemas por supuestos cargos de genocidio) guarda ciertos secretos que a la CIA y al gobierno norteamericano no le interesa que salgan a la luz pública; motivo por el cual lo que parecía un trabajo más ahora se convertirá en una cuestión de vida o muerte, pero sobre todo y lo más importante de dar a conocer la verdad.

Contar más sobre el argumento del film echaría a perder la sorpresa que Polanski nos tiene preparada, pues entre una historia que va increscendo conforme se va desenmarañando el leit motiv de la misma, unos personajes bien planteados y sobre todo varios giros argumentales; El Escritor Fantasma nos brinda infinidad de lecturas, sobre todo en el ámbito político actual los cuales nunca se perciben gratuitos ni mucho menos, incluso el discurso que plantea el director polaco por momentos se vuelve bastante mordaz pues el personaje que interpreta de manera más que correcta un maduro Pierce Brosnan (tal vez en su mejor papel) hace referencia directa a otro protagonista no menos importante de la cultura actual, el señor Tony Blair, quien con todo y su gran carisma cavó su propia tumba política al apoyar a George W. Bush en la guerra contra el terrorismo.

Por tal motivo el mcguffin que significa el manuscrito de Lang (Brosnan) no es más que una revisión meticulosa de los acontecimientos que se suscitaron después del 9/11 (claro pero desde una perspectiva menos maniquea y sobre todo muy entretenida a comparación de otras obras), pues como contaba, el film de Polanski respeta todos los cánones del thriller pues  su protagónico (Ewan McGregor), un hombre común y corriente es expuesto a ambientes opresivos, peligrosos y por supuesto a situaciones extremas como en otras cintas tal es el caso de Intriga Internacional (Hitchcock, 1959) con una interpretación perfecta de Cary Grant o Búsqueda Frenética (1988) del propio Polanski en la cual Harrison Ford hace una de sus mejores interpretaciones. De ahí que el film funciona gracias a un desarrollo de personajes creíbles, por ejemplo el fantasma (como conocemos a McGregor) cuenta con motivaciones verosímiles ya que aunque en un inicio solo acepta el trabajo por ganar una buena cantidad de dinero, posteriormente son los extraños acontecimientos que se le van presentando (se explica el motivo y la identidad del personaje que muere al inicio, el cual tiene un peso importante en la trama) lo que ocasiona que este se dedique a escudriñar la verdad sobre el manuscrito, motivo por el cual el personaje que interpreta de forma perfecta Ewan McGregor (cada vez mejor en cada film que aparece) es quien provoca los acontecimientos ya que su personaje en ningún momento es pasivo (como en la mejor tradición del cine francés).

Es por esto que aunque la cinta cuenta con infinidad de personajes secundarios estos nunca estan desprovistos de humanidad al tiempo que forman parte importante del relato y dotan de peso a la historia, asi mismo hay que señalar que estos estan interpretados por solventes actores como Kim Catrall que aquí hace de la fiel asistente de Adam Lang, por lo que el sobrio performance de la actriz hará que nos olvidemos de su superficial personaje de Sex and the City, recordándonos incluso que la rubia y guapa actriz de verdad sabe actuar, solo que desgraciadamente no encuentra (o no le ofrecen) proyectos donde puede explotar su potencial; cosa muy parecida al personaje que el ex 007 Pierce Brosnan interpreta, pues aquí Roman Polanski logra sacarle una eficiente interpretación al actor inglés el cual dicho sea de paso le aporta tridimensionalidad a un personaje difícil de interpretar, y es que por momentos el Lang de Brosnan se percibe más como una víctima que como un villano.  

También podemos ver por ahí a Tom Wilkinson (siempre solvente) en un pequeño pero sustancioso y no menos siniestro papel, Olivia Williams como la esposa del ex primer ministro se vuelve uno de los personajes más interesantes y oscuros. Y hasta la pequeña intervención de James Belushi se percibe agradable (al menos para un servidor) pues el otrora actor de comedia se siente contenido y correcto; asi mismo esta demás decir que Ewan McGregor sostiene el film a sus espaldas con su correcta interpretación del hombre común y corriente en situación extrema, por lo cual su personaje es 100 % creíble.  

Asi mismo en lo referente al montaje, puesta en escena y sobre todo al ritmo del film, debo decir que el espectador se reencontrará con un Roman Polanski en buena forma, lúcido y transgresor, pues aunque la cinta conserva un ritmo pausado y sobrio, asi como un discurso serio, el director no tiene empacho en burlarse de algunas situaciones con la inserción en determinados momentos de un humor bastante negro (el cual por cierto me soltó algunas carcajadas), al tiempo que visualmente el film se presenta como una cinta sobria con unos encuadres muy cuidados y una fotografía preciosista que enmarca adecuadamente la historia, la cual corre a cargo del veterano director de fotografía Pawel Edelman quien ha colaborado con Polanski en Oliver Twist de 2005 y El Pianista de 2002. Sin olvidar claro el buen manejo de suspense que logra mantener Polanski durante todo el metraje, sobre todo en lo referente a la investigación que realiza su protagónico.

Por supuesto el score tiene una mención aparte y este se vuelve fundamental para reforzar ciertos pasajes en la historia, motivo por el cual  aportar tensión a la misma y se vuelve un personaje más. Ya para finalizar, debo decir que El Escritor Fantasma es una solvente obra de un maestro de la cinematografía, el cual demuestra que entre más tiempo pasa su obra se torna más rica e interesante; asi que estimado lector no pierda la oportunidad de visionar esta inteligente y sagaz cinta que además de estar bien contada, bien actuada y bien filmada, encuentra en la ambigüedad de su propio discurso una obra entretenida y mordaz.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada