jueves, 5 de agosto de 2010

CINE DE AUTOR: ALICIA EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS

TÍTULO ORIGINAL: Alice in Wonderland
AÑO: 2010
DURACIÓN: 108 min.
PAÍS: E.U.
DIRECTOR: Tim Burton
GUIÓN: Linda Woolverton (Novela: Lewis Carroll)
MÚSICA: Danny Elfman
FOTOGRAFÍA: Dariusz Wolski
REPARTO: Mia Wasikowska, Johnny Depp, Helena Bonham Carter, Anne Hathaway, Crispin Glover, Matt Lucas, Marton Csokas, Jemma Powell, John Hopkins, Eleanor Gecks, Eleanor Tomlinson
PRODUCTORA: Tim Burton Animation Co. / Walt Disney Productions
WEB OFICIAL: http://disney.go.com/disneypictures/aliceinwonderland/
GÉNERO: Fantástico. Animación. Aventuras. Secuela.


Cuando hablamos de cine de autor, nos referimos a un creador que impone su visión muy personal por en cima de cualquier circunstancia, ya sean ideológicas o económicas por parte de los productores. En este caso Tim Burton podría considerarse como autor aferrado a sus principios, ya que sus cintas mantienen su particular visión del mundo aunque en sus últimos trabajos esta se haya diluido un poco, sin embargo es normal, el tipo es humano y ha evolucionado, incluso maestros como Martin Scorsese o Clint Eastwood han sufrido este tipo de acontecimientos en sus trabajos.

Empero, me congratula haber percibido que incluso este trabajo que Burton firma para la casa del ratón Miguelito, conserva esa socarronería y hasta mala leche que tanto caracterizan al director, los cuales estan insertados en el film con mucha inteligencia para pasar un tanto desapercibidos, esto para que los productores no se espanten, puesto que el producto final va dirigido para toda la familia, jajajaja.

Bueno, la cinta de Burton podría considerarse como una secuela directa del film de 1951 que realizo la propia Disney (cinta un tanto adelantada a su epoca, incluso rompe algunos paradigmas del cine infantil por su narrativa tan surrealista) y aunque la nueva adaptación es más convencional que la mencionada cinta animada, no por eso deja de ser una gozada a nivel visual, pero sobre todo en su discurso final.

Alicia (Mia Wasikowska) se dirige junto con su madre a una fiesta donde sin saberlo se celebrara su compromiso de matrimonio con un joven al cual ni siquiera ama. Ya dentro, en la celebración, Alicia comienza a cuestionarse sobre la verdadera finalidad de su existencia, todo gracias a que los personajes que estan en la fiesta sirven como detonador para que esto suceda gracias a sus diversas actitudes y personalidades. Es asi como la chica una vez más se extrae de su realidad cuando hace acto de presencia el siempre trastornado y apurado conejo blanco (Martin Sheen), el cual al final hace que nuestra heroína ingrese de nuevo a ese maravilloso y no menos perturbador universo donde nuestras fantasías, miedos, frustraciones e incluso perversiones toman vida.

Y asi a grandes rasgos esto es el bosquejo de la historia, Alicia regresa al País de las Maravillas ya como una adolescente, más incrédula, incluso con una falta de grandiosidad (como dijera el Sombrerero Loco, jajaja) o sea, sin la chispa que contaba cuando era una niña de escasos ¿8 o 10 años?.

Por tal motivo ahora se cuestiona si el viaje hecho con anterioridad fue solo un sueño o era realidad. Sin embargo este nuevo traslado tiene otra finalidad, ahora los personajes que representan a la Reina Blanca (Anne Hathaway) quieren probar que la Alicia que han traído de vuelta es la verdadera, y si asi es, quieren que la chica derrote a la siniestra Reina Roja (Helena Bonham Carter) quien con sus políticas represivas, casi inspiradas en el macarthismo más puro, le manda cortar la cabeza a quien no este de acuerdo con ella o simplemente no le agrade, jajajaja.

Ahora bien, la cinta funciona correctamente gracias primeramente, a la cantidad de peculiares personajes que intervienen en la historia, los cuales son viejos conocidos para todo aquel que haya visto la primera cinta o leído la obra original, razón también para hacer de estos simples arquetipos funcionales (ya que cuentan con rasgos muy específicos) y uno espera que hagan lo que hicieron anteriormente, razón para que funcionan como metáforas existenciales, por lo que sus ¿motivaciones? estan hasta cierto punto justificadas.

Asi mismo, el personaje que interpreta Johnny Depp (El Sombrerero Loco) que en la obra original no era más que un personaje bastante secundario, aquí toma más protagonismo, fungiendo incluso como eje de la trama. De hecho no me molesta en lo más mínimo la carnavalesca encarnación de Depp, por lo menos no se hace insoportable y es divertida en ocasiones, pero no me parecío entrañable. Eso si para los que se molestaron por el protagonismo del Sombrerero Loco, solo les puedo decir que tratandose de una adaptación cinematográfica, se pueden dar ciertas alteraciones para contar la historia desde otro punto de vista, sin embargo percibo más el personaje de Depp como gancho comercial para asistir a ver la cinta que otra cosa.

Por otra parte, el aspecto visual de la cinta es grandioso (atmosferas, fotografía, etc), esta conserva los elementos más característicos de la obra de Burton y se demuestra que este señor sigue conservando intacta su imagineria (no esperaba menos) aunque debo decir que percibí un tanto frío el resultado global de la obra, y no es que no me haya gustado pero la simpleza del guión no acabo de convencerme, ya que su narración por momentos se vuelve bastante común y corriente e incluso hay tramos en la cinta que esta se pierde un poco, aunque insisto, la alegorías y simbolismos estan presentes.

Eso si el reparto es excelente, desde los actores que aparecen frente a cámara caracterizados hasta los que prestan sus voces, gente como Martin Sheen o Alan Rickman llenan de vida a sus personajes, sin embargo me quedo con la interpretación de Helena Bonham Carter como la cruel y desquiciada Reina Roja, ya que la actriz se come la pantalla cuando aparece frente a esta, ya que sus diálogos son los más divertidos y mordaces (claro estan cargados de un humor bastante torcido, jajaja) además que logra una gran química con Depp y la hermosa Mia Wasikowska, esta última actriz desconocida para un servidor, pero que logra sacar a flote su papel.

Asi que en términos generales puedo decir que disfrute de este último trabajo de Burton, sin embargo sigo esperando que este geek nos vuelva a regalar joyitas como Ed Wood (1994), El Jinete sin Cabeza (1999), o incluso filmes más cínicos como Marcianos al Ataque (1996). Empero me parece loable que Burton no haya renunciado totalmente a su visión (por unos cuantos miles de dólares) y lejos de entregar un producto netamente “familiar” lográra insertar con inteligencia aspectos muy perturbadores y lúgubres. Por último y no menos importante, Danny Elfman vuelve a vestir con su música la obra del director norteamericano, haciendo de esta ya un sello característico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada