jueves, 18 de marzo de 2010

THRILLER: AL FILO DE LA OSCURIDAD

TÍTULO ORIGINAL: Edge of Darkness
AÑO: 2010
DURACIÓN: 117 min.
PAÍS:E.U.
DIRECTOR: Martin Campbell
GUIÓN: William Monahan
MÚSICA: John Corigliano
FOTOGRAFÍA: Phil Meheux
REPARTO: Mel Gibson, Ray Winstone, Bojana Novakovic, Danny Huston, Shawn Roberts
PRODUCTORA Warner Bros. Pictures / GK Films
GÉNERO Thriller. Intriga

Al Filo de la Oscuridad representa el regreso frente a cámaras de Mel Gibson tras siete años de ausencia, su última actuación la dio en una cinta bastante divertida y poco convencional, donde prácticamente realizaba un cameo pero mostraba su vis cómica al lado de Robert Downey Jr. en el Detective Cantante (Keith Gordon. 2003).

Aquí la incógnita que surge después de ver el resultado de este film es ¿de verdad necesitábamos a Gibson en otro thriller policiaco? Probablemente el actor/director australiano ya se encontraba aburrido por lo que decidió protagonizar éste título, el problema es que primeramente el argumento del film no sorprende ya que no es muy original y si a eso añadimos que Martin Campbell filma su trabajo con demasiada monotonía, tenemos como resultado una cinta aburrida.

Pero comencemos, la historia nos sitúa en Boston, ahí conocemos a Thomas Craven (Mel Gibson) un ex detective que se encuentra viviendo su vida a gusto, cierto día (lluvioso como en los policíacos) va a recoger a su hija a la estación del tren ya que ésta lo va a visitar.

Asi ambos van a la casa de éste (Gibson) para ponerse al corriente, sin embargo éste nota algo extraño con su hija ya que la ve vomitando en dos ocasiones, cuando la chica de verdad se siente mal le pide a su padre que la lleve al hospital y le contará en que está metida, pero cuando estan por salir de la casa, afuera solo se oye que gritan ¡CRAVEN! y con una escopeta asesinan a la chica frente a los ojos de su padre.

Debo admitir que en este punto de la cinta ésta pintaba bien, claro con todo y que el argumento ya está visto hasta el cansancio, además que el asesinato de la hija de Mel es mostrado con brutalidad y con realismo. Es por eso que uno piensa que la cinta tomará el rumbo como los títulos setenteros sobre venganzas.

Primeramente pasó por mi mente ver a Mel Gibson desquiciado, rompiendo cráneos, investigando y recavando pistas para encontrar a los autores materiales del asesinato de su hija, al fin y al cabo estos papeles le vienen como anillo al dedo al histrión.

Sin embargo fue solo un sueño calenturiento de un servidor que mamo mucho cine de acción en la década de los noventas y finales de los ochenta, ya que aquí el personaje que interpreta Gibson no se presenta tan rudo. De hecho es comprensible por la edad del histrión el cual ya rebasa los cincuenta años, pero uno pensaría si Bruce Willis con todo y sus limitaciones físicas logro entretener con su Die Hard 4.0, ¿por que Mel “Riggs” Gibson no?

Bueno pasando por alto este detalle, la trama se va transformando como un thriller de intrigas políticas, donde hay personajes poderosos del gobierno americano, compañías que fabrican armas químicas, y el ya gastado tema de la seguridad nacional que se pone en peligro la red de corrupción si Craven (Gibson) sigue investigando más sobre el verdadero motivo de la ejecución de su hija.

Pero siento decir que todo es una simple artimaña para distraer al espectador de la simpleza de la historia, y que además viene a lastrar el relato, puesto que ésta se vuelve cansino y aburrido, de hecho revise la cinta dos veces para ser más objetivo pero no, no funciona.

Asi es amigos la cinta falla en su discurso acerca de denunciar a las grandes corporaciones y los turbios manejos con algunos personajes de la política, y lo que es peor falla estrepitosamente como producto de mero entretenimiento, puesto que aunque hay escenas de acción, éstas son pocas y casi metidas con calzador. Eso si estan bien filmadas y gozan de crudeza y gore.

Asi mismo la edición de la cinta es extraña, da la impresión de que falto metraje ya que quedan muchos cabos sueltos sin resolver. Ahora bien lo que no puedo entender como es que el Sr. Martin Campbell es capaz de filmar una solvente cinta de acción como fue Casino Royal (2006) y luego entrega esta flojísima cinta, más cercana a una serie B.

De hecho la cinta la pudo haber filmado cualquier hijo de vecino como Ron Howard, esto lo comento por que al trabajo le falta personalidad.

Mel Gibson se percibe natural en su interpretación pero extrañamente falto de carisma y bastante hosco, claro no es Clint Eastwood pero su personaje no engancha, de hecho le roba la función el siempre solvente Ray Winston con su sórdido personaje, hasta tiene mejores diálogos.

Asi que si no quieren perder el tiempo viendo una pobre cinta, eviten Al Filo de la Oscuridad la cual no aporta nada al género y además representa un flojo regreso del Sr. Gibson a la gran pantalla. Lo siento Mel suerte para la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada