jueves, 5 de junio de 2014

LIGA DE LA JUSTICIA: LA PARADOJA DEL TIEMPO de Jay Oliva

TÍTULO ORIGINAL: Justice League: The Flash Point Paradox
AÑO: 2013
DURACIÓN: 75 min.
 PAÍS: Estados Unidos
 DIRECTOR: Jay Oliva
GUIÓN: James Krieg (Cómic: Geoff Johns, Andy Kubert)
FOTOGRAFÍA: Animation
MUSICA: Frederik Wiedmann
REPARTO: Justin Cambers, Kevin McKidd, Michael B. Jordan, C. Thomas Howell, Nathan Fillion, Ron Perlman, Kevin Conroy, Sam Daly, Cary Elwes
PRODUCTORA: DC Entertainment / Warner Bros. Animation / Warner Bros. Home Entertainment Group
GÉNERO: Acción.



“Acepta las cosas que no puedes cambiar, ten el valor de cambiar las que puedes y ten la sabiduría para conocer las diferencias entre ambas”.

Un joven Barry Allen y su madre quedan varados a la orilla de una autopista cuando el auto en el que viajaban se descompone. Barry no comprende por qué en ocasiones las cosas no salen como uno quisiera, más sin embargo su madre le explica que las situaciones pasan por algo y debemos aceptarlas como son; días después el niño Allen emprende una enérgica carrera para llegar a su casa, pues ese día es cumpleaños de su mamá por lo cual este le tiene preparada una sorpresa. Sin embargo la sorpresa es bastante fatídica pues Barry haya muerta a su mamá en el interior de su hogar (al parecer un intento de robo), de ahí que el joven Allen jamás se recuperaría del todo aun siendo un adulto.

Años más tarde Barry Allen (voz de Justin Chambers) regresa a la tumba de su madre pues el dolor de su perdida aún se encuentra presente, pero en esos momentos una peligrosa banda de criminales ingresa al museo de Flash, por lo cual Barry se convierte en el veloz superhéroe de traje rojo para acudir al rescate. Al llegar al lugar, Barry ahora convertido en Flash se encuentra con varios villanos que logran someterlo y aparece Thawne (voz de C. Thomas Howell) la versión criminal de Flash del siglo XXIII, quien le preparo una trampa al encapotado escarlata para deshacerse de el para siempre, al poner en la humanidad de este varios explosivos de tecnología futurista incapaces de ser desactivados. Por suerte Flash es apoyado por sus compañeros de La Liga de la Justicia quienes llegan a tiempo para acabar con el desastre, sin embargo este suceso solo desencadenara que las cosas se tornen bastante lúgubres cuando Barry Allen descubra que una decisión errónea suya (aspecto que saldrá a la luz hasta el tercer acto del film) cambiara el futuro de la propia humanidad; cuando este aviste que la realidad que todos conocían ya no existe, que una tercera guerra mundial está por acabar con la humanidad cuando La Mujer Maravilla (voz de Vanesa Marshall) y Aquaman (voz de Cary Elwes) se enfrentan con sus ejércitos de manera encarnada por motivos personales.

Y lo peor, Superman jamás existió en esta realidad (la única esperanza de la humanidad nunca sucedió), al tiempo que Batman es poco más que un vengador nocturno lleno de resentimientos y sin ética moral, cuando descubrimos que el hombre murciégalo es ni más ni menos que Thomas Wayne (pues en esta realidad Bruce es quien muere de niño en el asalto de los Wayne), y por si fuera poco Flash tampoco existe, pues Barry Allen esta desprovisto de sus poderes en esta realidad, de ahí que Allen tendrá que alearse con este Batman para tratar de recuperar sus habilidades (incluido magnifico guiño al Frankestein de Mary Shelley) y tratar de detener la inminente destrucción de la humanidad a manos de los maquiavélicos Aquaman y Mujer Maravilla.

De entrada debo decir y sin temor a equivocarme que esta cinta animada de la Warner/DC, es por mucho la mejor que he visto en mucho tiempo, si aún mejor que JLA: Crisis en Dos Mundos (Montgomery,2010) y JLA: La Nueva Frontera (Bullock, 2008), y es que aquí tanto el guionista y el director saben sacar provecho a esos aspectos narrativos del fenómeno de realidades distópicas y viajes temporales, muy al estilo de la saga de Volver al Futuro que Robert Zemeckis realizara a mediados de la década de los ochenta), pues si estos aspectos narrativos no estan bien cimentados pueden traer bastantes problemas para resolver las tesis planteadas en un inicio, empero aqui no es el caso y la historia es una verdadera exploración sobre el concepto de heroicidad, al tiempo que pone al desnudo esa parte humana de los personajes detrás del uniforme y la máscara. Y es que atrás han quedado los tiempos en los cuales los superhéroes (al menos los del universo DC) han dejado de ser simples personajes bidimensionales en donde solo hacían gala de sus poderes para salvar situaciones, sin embargo en esta cinta nos encontramos con sujetos llenos de temores, anhelos y por supuesto una lucha constante para mantener sus preceptos morales y éticos (aspectos que los diferencian de sus contrapartes villanas) aunque estos en ocasiones flaqueen.

Como es el caso de Flash, que aquí es el protagónico indiscutible de la historia, pues es quien inevitable mueve las fichas del tablero al tomar decisiones más grandes de las que puede manejar (es aquí donde entra la frase de que todo poder conlleva una gran responsabilidad), y es que nuestro héroe deja de lado los preceptos de bien común y se centra en su felicidad (no mencionaré el mcguffin para no echar a perder la historia), provocando un efecto mariposa que le saldrá bastante caro a la propia humanidad, de ahí que también salga a flote de nuevo la tesis de que ser un superhéroe puede resultar ser una maldición si no se esta del todo convencido, sobre todo cuando se sacrifica el propio ser por un bien mayor; o si lo vemos en otra perspectiva, solo pocos sujetos con temple y fuerza de voluntad son capaces de soportar dichas cargas emocionales y éticas que los convierten en verdaderos héroes.

Sin embargo estos sucesos servirán para que Flash descubra el verdadero valor que significa portar el traje rojo y dorado, y descubrir que lo que nos convierte en sujetos ejemplares es el tipo de decisiones que se toman, de ahí que la frase que su madre le dijo cuándo niño tome un verdadero significado en la cinta. “Acepta las cosas que no puedes cambiar, ten el valor de cambiar las que puedes y ten la sabiduría para conocer las diferencias entre ambas”. Así mismo los personajes secundarios como Batman, Mujer Maravilla, Aquaman y Superman (con poquísimo tiempo frente a pantalla), también están muy bien diseñados en cuanto a sus motivaciones y refuerzan el discurso planteado.

Así mismo y de nueva cuenta es quizá el personaje de Batman quien vuelve a mostrarse bastante interesante por su naturaleza lúgubre  y ominosa (aunque este es Thomas Wayne), con varias capaz de fatalidad emocional, más sin embargo con la llegada de Flash a su vida, este logra aflorar ese ápice de esperanza con el cual cuenta dicho personaje; por supuesto este Batman se nos muestra más expedito y frío que el original, por lo cual es sin lugar a dudas bastante interesante en cuanto a su psique. Por otra parte y tal vez sin tanta sorpresa Mujer Maravilla y Aquaman solo son llevados al extremo de su propia naturaleza, por lo cual sus códigos éticos no son los de los humanos y no les importa aniquilar a toda la raza humana con tal de saldar cuentas pendientes entre estos, aunque estas sean por líos de cama, aspecto que también queda muy bien desarrollado como si de una tragedia shakesperiana se tratase.

Por último Superman pieza fundamental e icónica del universo DC es totalmente desacralizado para presentarse como un ente disminuido, casi inexistente, el cual en esta realidad paralela ni siquiera existe, sin embargo y cuando es descubierto por Flash y Batman, este es bien desarrollado en sus motivaciones y resurge como ese ser de luz que siempre lo ha caracterizado para ser la balanza que podría cambiar el curso de la historia. Ahora bien y por si la historia no fuera lo suficientemente madura y cojonuda, esta también cuenta con una vuelta de tuerca final que dejara a los espectadores con cara de sorpresa, y por supuesto una resolución bastante efectiva que no decepcionara a quienes se arriesguen a visionar la cinta, esto sin contar algunas dósis de mala leche (la incursión del presidente Obama como Presidente de Los Estados Unidos y lo cuestionable de sus decisiones son un ejemplo) y por supuesto el coqueteo con diversos generos como el horror (ver el segundo acto del film remite mas a una cinta de terror que a una de aventuras) son muestra de que sus realizadores no temen arriesgarse. Así mismo la animación es sorprendentemente más lograda y fina que en proyectos anteriores, el manejo de las secuencias de acción y el diseño tanto de personajes como de fondos se percibe bien resueltos.

Incluso es de agradecer como en tan poco tiempo el director Jay Oliva logra sacar de manera gratificante todas las elipsis que conlleva la historia, desde cuestiones como las relaciones de amor (paterno filiales y de pareja), las puramente sexuales, las políticas y hasta las cuestiones éticas de las cuales se encuentran dotados todos los personajes. Ya para finalizar debo decir que la cinta de Oliva es maravillosa, un paso adelante a las anteriores cintas de animación del universo DC, pues esta se arriesga en todos los aspectos cinematográficos (argumentales, narrativos, visuales, etc) logrando una efectiva paradoja a nivel metalingüístico. Así que no se pierda esta increíble cinta de superhéroes, donde se vuelve a demostrar que ser un super héroe no es por los poderes que se cuenten, si no por las decisiones que se toman al usar estos.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada