martes, 21 de agosto de 2012

SYLVESTER STALLONE EN: EL ESPECIALISTA

TÍTULO ORIGINAL: The Specialist
AÑO: 1994
DURACIÓN: 109 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: Luis Llosa
GUIÓN: Alexandra Seros
FOTOGRAFÍA: Jeffrey Kimball (AKA Jeffrey L. Kimball)
MUSICA: John Barry
REPARTO: Sharon Stone, Sylvester Stallone, James Woods, Rod Steiger, Eric Roberts, Mario Ernesto Sánchez, Brittany Paige Bouck
PRODUCTORA: Warner Bros. Pictures
GÉNERO: Acción.




Después de protagonizar las entretenidas y sólidas cintas Riesgo Total (Renny Harlin, 1993) y El Demoledor (Marco Brambilla, 1993) parecía que Sylvester Stallone tomaba un segundo brío en su carrera como héroe de acción dejando atrás esos bochornosos intentos de incursionar a la comedia con Oscar (John Landis, 1991) y ¡Para! O mi Mamá Dispara (Roger Spottiswoode, 1992), aunque ahora que su servidor lo analiza Cobra (Pan Cosmatos, 1986) también podría considerarse una comedia, involuntaria claro, pero a fin de cuentas una comedia con mejores resultados que las mencionadas anteriormente. Total que el buen Sly cansado de pisar terreno conocido de nuevo trataba de demostrar que  no era un saco de músculos inexpresivo (jajaja) y se mete en este proyecto llamado El Especialista, donde el interprete de Rocky busca cambiar de registro metiéndose de lleno en este fallido thriller que cuenta con algunos toques sexuales; todo esto apoyado en la presencia de una hermosa Sharon Stone que había ganado cierta presencia después de protagonizar la interesante Bajos Instintos (Paul Verhoeven, 1992).

¿Pero de que va El Especialista? Pues la cinta comienza mostrándonos a dos militares Ray Quick (Stallone) y Ned Trent (James Woods) especialistas en armas explosivas los cuales se encuentran en algún país Sudamericano desarrollando una misión por parte del gobierno norteamericano para eliminar a un objetivo, sin embargo y como dictan los cánones del cine de acción la operación resulta mal cuando Ray (Stallone) se da cuenta que el sujeto al que van a matar va acompañado de su hija por lo cual este intenta desactivar las bombas que había instalado para evitar que muera la niña, aunque esto signifique abortar la misión. Pero Ned (Woods) opina lo contrario y activa el detonador provocando que el sujeto y su hija perezcan en la explosión al tiempo que toma las acciones de su compañero como traición por lo cual estos acaban como enemigos (después de liarse a golpes, claro).

Total que después de este acontecimiento y al cabo de un tiempo la historia nos traslada a la multicolorida ciudad de Miami donde conocemos a una hermosa mujer llamada May Munro (Sharon Stone) quien lleva comunicándose por algún tiempo con Ray (Stallone) vía telefónica, ya que intenta convencerlo para que este le haga un trabajito que incluye eliminar a un capo local llamado Tomas Leon (Eric Roberts), pues tiempo atrás este sujeto mato a la familia de May cuando era solo una niña y ahora quiere vengarse; empero Ray tiene algunas dudas sobre las motivaciones de la hermosa mujer por lo cual tarda en aceptar el trabajo ya que sabe que su antiguo colega Ned (Woods) ahora convertido en un corrupto detective solo quiere vengarse de Ray por lo que ocurrió en el pasado y tiene como única motivación encontrarlo para cobrárselas todas de una vez por todas.

Bueno para no hacer el cuento más largo diré que Ray (Stallone) y Munroe (Stone) comienzan una extraña relación sentimental que hace que la tensión sexual entre ambos los lleve a enfrentarse a los Leon sin que les importe el caos que desencadenaran en toda la ciudad, lo cual nos lleva a presenciar una de las escenas mas candentes y recordadas del film, cuando el buen Sly y la Stone simulan un entusiasta coito dentro de una enorme bañera (por cierto uno de los pocos aspectos rescatables del film, jajaja), todo esto cuando la estoicidad de nuestro héroe sucumbe ante los encantos de la feme fatale que representa la hermosa May (Stone), de ahí que nuestro protagonista quede expuesto ante Ned (Woods), solazado psicópata que trabaja para Joe Leon (el capo de la ciudad), quien juega a dos bandos de la ley y tiene como único objetivo matar a Ray por los hechos ocurridos tiempo atrás (que sensible y rencoroso el mentado Ned ¿no creen?, jajaja).

Y es asi como un parco guión de Alexandra Seros y un normalito desempeño tras cámaras del director Luis Llosa nos plantea varias interrogantes como ¿acaso May es en verdad una desprotegida y frágil mujer que solo busca venganza?, ¿Por qué la escena erótica de la bañera insiste en mostrarnos el trasero desnudo de Stallone y no el de Sharon Stone? o aun más perturbador ¿James Woods cobro más por cada mueca y gestos faciales por  su exquisita sobreactuación? Todas estas incógnitas por supuesto no serán desveladas pero de verdad a quien carajo le importan cuando el respetable no puede olvidar el trasero de Sly y los senos de Stone, jajaja. Ya hablando en serio creo que El Especialista tal vez no sea de esas cintas que pasaran a la posteridad como lo mejor de la filmografía de Stallone, pero tampoco es un bodrio infumable como muchos quieren ver, simplemente su servidor cree que la cinta se encuentra solo un poquito por encima de la mediocridad de esos productos hollywoodenses que se dieron a mediados de los noventas, donde estrellas en horas bajas intentaban otras cosas para demostrar su versatilidad ¿histriónica?, hasta el duro Bruce Willis protagonizo ese mismo año un thriller psicosexual llamado El Color de la Noche (Richard Rush), tal vez cansado de matar millares de malos en las cojonudas Die Hard I y II (McTiernan, 1988-Harlin, 1990)  y la mal sana y divertida El Último Boy Scout (1991), probablemente una de las obras mas logradas del ahora fallecido Tony Scott.

Por tal motivo este noir (si se me permite la expresión) encuentra sus mejores bazas en la ejecución de una historia llena de clichés (héroe con pasado ominoso en busca de redención, chica con motivaciones dudosas pero que busca ser rescatada y un villano malo hasta el tuétano) mas no en el planteamiento del guión, pues si lo analizamos las exaltaciones de los personajes son en demasía planos y el respetable nunca termina de sentir empatía por ninguno de ellos; es por esto que algunas situaciones se perciben  muy forzadas o fuera de lugar, aunque hay que decir que el diseño de los atentados por parte de Ray (Stallone) para eliminar a sus objetivos se descubren muy creativas y por momento jocosas (una taza de café ¿como explosivo?  jajaja). Asi mismo y siguiendo con los aspectos positivos del film puedo señalar que la puesta en escena es correcta y la ciudad de Miami logra transmitir esa sordidez que el relato necesitaba, aunque sin llegar a los niveles de decadencia que mostraba  la lúgubre serie creada por Michael Mann allá por 1986 llamada Miami Vice.

Igualmente la banda sonora de John Barry refuerza algunos momentos de tensión y le aporta cierta distinción al relato pero no más. Ahora pasando a los aspectos negativos del film diré primeramente que aunque la dirección de Llosa cumple dentro de los parámetros de lo correcto lo que le da al traste a la cinta y vuelvo a reiterarlo, es lo mal trazado del guión, pues por momentos el ritmo del film decae bastante volviéndose pesado sobre todo en el segundo acto en el cual se supone el punto álgido de la historia donde los protagonistas enfrentan sus conflictos y  las posibles resoluciones comienzan a vislumbrarse. Por si fuera poco tampoco las actuaciones ayudan mucho que digamos, primeramente encontramos un Sylvester Stallone demasiado preocupado por quitarse la sombra de Rocky por lo cual se esfuerza tal vez demasiado en ¿actuar diferente? (si poner cara de estreñimiento durante hora y media es otro registro de Stallone prefiero verlo sobreactuando como en Rocky II) provocando paradójicamente que su personaje se perciba bastante acartonado (con todo y que los rasgos del mismo indican a un tipo impasible que no demuestra emoción alguna).

Sharon Stone por su parte sobreactúa haciendo que su personaje se torne un tanto irritante y soso (aunque debo admitir que en esos momentos su belleza física era lo realmente importante) por lo cual el respetable no termina de creerse el rol de femme fatale que también desarrollo en Bajos Instintos (bueno aunque siendo justoa ni Llosa y compañia son Paul Verhoeven). Y por supuesto el rey de la función es el señor James Woods quien no tiene empacho en extralimitarse en su performance cual Vincent Price en su mejor época (jajaja), pues aquí el actor de Videodrome (Cronenberg, 1983) se la pasa pipa y se ve que disfruta su exagerada interpretación de detective corrupto mal hablado y proxeneta, si no basta con recordar la escena donde trata de rastrear la ubicación de Ray (Stallone) vía telefónica cuando charla con este y al no lograrlo el sujeto se desquicia destrozando todos los instrumentos del laboratorio policiaco al tiempo que reprende a los presentes para que no digan un carajo, jajaja, la verdad esta secuencia es para partirse de la risa. Finalmente creo que tanto Eric Roberts como Rod Steiger hacen las interpretaciones más sólidas de la cinta como la mafiosa familia Leon aun y cuando sus papeles son bastante pequeños, y es que Roberts demuestra ser un verdadero hijo de puta machista y abusador cuando esta con la Stone al tiempo que le aporta ese aire de culto al film; y Steiger hace lo propio al imponerse como el verdadero villano de la cinta con su corta aparición.

Ya para finalizar diré que El Especialista me ha dejado una sensación de indiferencia al volverla a revisar después de algunos años, y es que como comentaba su punto más débil es un guión mal construido al cual le hubiese ayudado tal vez no tomarse demasiado en serio (y no basar su éxito solo en la fama de sus protagonistas) asi como haber implementado un poco más de violencia gráfica y por supuesto más dosis de mala leche en vez de buscar crear un producto más legítimo en la escena mainstream. Asi que respetables lectores solo recomendaría el visionado de esta cinta para curiosos y nuevos adeptos a la figura del buen Stallone, pero siendo asi creo que lo conveniente sería revisar las sagas de Rocky,  Rambo y salvo algunas excepciones como Tango y Cash (Konchalovsky, 1989) para poderle dar el justo valor e importancia cultural que ha dejado el cine del incansable Sylvester Stallone.


video

No hay comentarios:

Publicar un comentario