miércoles, 18 de abril de 2012

PAUL de Greg Mottola

TÍTULO ORIGINAL: PAUL
AÑO: 2011
DURACIÓN: 103 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: Greg Mottola
GUIÓN: Nick Frost, Simon Pegg
FOTOGRAFÍA: Lawrence Sher
MUSICA: David Arnold
REPARTO: Simon Pegg, Nick Frost, Jane Lynch, Kristen Wiig, Jason Bateman, Sigourney Weaver, Bill Hader, Jeffrey Tambor, Blythe Danner, John Carroll Lynch
PRODUCTORA: Coproducción EEUU-Reino Unido; Universal Pictures / Relativity Media / Working Title Films
GÉNERO: Comedia.


Quien haya tenido la fortuna de visionar  las sagaces y extremadamente divertidas Shaun of the Dead (2004) y Hot Fuzz (2007) protagonizadas por el tándem Simon Pegg-Nick Frost y dirigidas con gran brío por Edgar Wright, comprenderá que las expectativas sobre esta Paul comandada por el también encomiable Greg Mottola quien diera el salto al mainstream hollywoodense con Superbad (2007), eran demasiado altas al menos para un servidor, sin embargo y dejando de lado el ímpetu desenfrenado de un geek amante de los comics (el que esto escribe algún día asistirá a la Comic-Con se los aseguro), la ciencia ficción, algunos video juegos  y el cine en general, debo aceptar que el resultado de esta cinta es en demasía sobresaliente gracias a un guión con el suficiente valor de desacralizar un compendio de contextos muchas veces vistas en otras producciones de índole comercial (las referencias a E.T. Star Trek, Alien o The X-Files estan presentes), y a la implementación de un humor en demasía subversivo que hará las delicias de todo aquel que se entregue a dicho ejercicio cinematográfico netamente posmodernista.

La historia nos cuenta el viaje que emprenden dos geeks provenientes del reino unido a la Comic Con en San Diego California, ellos son Graeme (Simon Pegg) y Clive (Nick Frost) amigos inseparables que trabajan en el arte de la novela gráfica en su tierra natal (el primero es ilustrador de los guiones que escribe el segundo), total que este par de amigos después de embriagarse entre tanta y tanta expresión de la cultura pop que solo puede proveer dicho evento, como comprar afiches de Star Trek, presenciar a infinidad de personas ataviadas con los trajes de Star Wars y pedir el autógrafo de algún viejo héroe literario que se halle en dicho acontecimiento; pues después de vivir tan agradable experiencia deciden recorrer por carretera varios de los lugares que solo un geek de hueso colorado disfrutaría, por ejemplo la obligada parada al área 51 es de rigor (jajaja, aun y cuando no viene en los mapas oficiales). El hecho es que en dicho viaje nuestros bonachones protagonistas se topan con un extraterrestre de verdad llamado Paul (voz de Seth Rogen), el cual por cierto no tiene nada que ver con los rasgos arquetípicos que Steven Spielberg plantea en su endulcurada E.T. (1982), pues aquí nuestro amigo espacial primeramente no parece un mojon recien defecado (jajaja) si no que es presentado como un ente guarro, lujurioso y mal hablado hasta la madre, jajaja.

Pero el respetable se preguntará ¿qué diablos hace un extraterrestre en pleno desierto de California? Pues resulta que este se encuentra huyendo del gobierno de Los Estados Unidos quien lo ha mantenido por décadas en cautiverio como objeto de investigación, sin embargo Paul ha mandado una señal para que su especie lo rescate, motivo por el cual les pide ayuda a este par quienes mas a fuerza que de ganas auxiliaran a nuestro peculiar amigo, por lo que a través de este jocoso y no menos peligroso viaje en autopista este trío bastante disfuncional tendrá que enfrentar a un peligroso agente del FBI (Jason Bateman) que les pisa los talones a cada paso que dan, el cual sigue las ordenes de un misterioso ente conocido simplemente como Gran Jefe (Sigourney Weaver), al tiempo que se toparan con una mujer de una secta ultra católica llamada Ruth (Kristien Wiig) a la cual secuestrarán por accidente (jajaja), y la cual los acompañará en esta desenfrenada aventura plagada de aventura, acción, peligro y por supuesto romance.

Como el respetable podrá leer el guión que firman los perspicaces Frost y Pegg se encuentra plagado de infinidad de referencias a la cultura pop  y mucha, pero mucha mala leche al propio mainstream hollywoodense (el chiste sobre Spielberg es para partirse de risa y es clara muestra de esto), sin embargo para todos aquellos que pudieran pensar que un guión lleno de guiños no es suficiente para sostener una cinta, les digo que la grandeza de este radica en la aparente simpleza del mismo y la vuelta de tuerca a varios elementos que a simple vista podrían resultar gastados. Empero el buen quehacer de Greg Mottola detrás de cámaras le da esa fluidez y frescura a un material por momentos complejo (si el respetable no es conocedor de las referencias citadas difícilmente disfrutará los chistes), y por supuesto volvemos a encontrar esos rasgos tan característicos del realizador de  Adventureland (2009).

Como por ejemplo en las obras previas de Mottola como aquí, se hayan esos elementos como son el difícil proceso de maduración por parte de los protagonistas varones, los lazos de amistad y el bromance siempre rozando las cuestiones homo eróticas (jajaja), aspectos que no dejan de ser sutiles parábolas sobre el universo masculino y su complejidad inerte. Sin embargo y contrario a lo que se pudiera pensar por parte del sector de féminas, el personaje interpretado por Kristien Wiig esta tratado con total respeto y no se percibe como un simple accesorio pueril en aras de enaltecer el universo masculino, incluso su inserción tiene un peso bastante especifico en la trama por lo cual este no solo funge como interés amoroso de uno de los protagonistas, si no que incluso se torna como uno de los personajes más sardónicos del film por sus tintes ideológicos.

Asi mismo el asunto no funcionaria tan bien si no fuera por el carisma del trío protagónico pues tanto Simon Pegg como Nick Frost bordan sus personajes con deliciosas y no menos impolíticas interpretaciones demostrando a su vez que estos cuentan con corazón de geek, pues indudablemente se mimetizan con sus personajes. Aspecto que también logra el casi siempre (irritable para un servidor, sobre todo si me acuerdo de El Avispón Verde de Michel Gondry)  Seth Rogen, quien aquí logra dotar de personalidad a su Paul, algo que se antojaba algo difícil si tomamos en cuenta que dicho personaje es una criatura creada por computadora; empero el buen quehacer de Rogen y un guión plagado de satíricas frases dotan de una personalidad soez y desenfadada al extraterrestre, haciendo que dicho personaje se gane el carisma del respetable; claro que también hay que darle el justo crédito a los diseñadores que crearon al personaje por ordenador ya que este no se percibe superficial (¿alguien recuerda lo falso que se veían los extraterrestres de Men In Black II?).

Ahora bien los secundarios como Jason Bateman (quien se roba cada escena en la que aparece), Jane Lynch o Sigourney Weaver quien en realidad solo hace un cameo, el cual dicho de paso se percibe bastante afortunado por la suficiente capacidad de auto parodiarse asi misma (¿alguien recordó a la perra sargento Ripley? Jajaja) cumplen con creces en sus respectivos roles redondeando por completo esta divertida cinta. En lo concerniente a la dirección su servidor puede decir que esta es solvente pues Mottola sabe dotar de ese nervio que necesita el film en los pasajes más estrambóticos como las diversas persecuciones por el desierto que incluyen vehículos motorizados e incluso el cierre final con todo y ese happy ending (con vuelta de tuerca incluida) siguen manteniendo ese ápice de mala leche que el film destila. Sin embargo creo que los momentos más logrados son sin lugar a dudas aquellos donde los personajes se descubren honestos con todos sus defectos y virtudes (de nuevo sobresalen los semblantes de la crisis de los cuarentas, jajaja), lo que hace de alguna manera que esta road movie se sume a esas películas como Easy Ride (Denis Hopper, 1969), Vanishing Point (Richard C. Sarafian, 1971) o Pequeña Miss Sunshine (Dayton-Farys, 2006), todas estas alegorías existenciales de su propio tiempo.

Asi que estimado lector usted no debe perderse Paul si es que quiere pasar un buen rato de humor políticamente incorrecto, infinidad de referencias a la cultura pop y lo más importante, descubrir una galería de personajes bastante disfuncionales los cuales se vuelven entrañables gracias a sus rasgos netamente humanos.

video

2 comentarios:

  1. Muy buen recorrido a este excelente film que alguna vez comenté con mucho menos prefesionalismo en mi blog, espero de verdad una secuela porque este duo cómico que conocí en la serie inglesa spaced es de lo mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado amigo primeramente gracias por el tiempo que te tomas en visitar este humilde blog (parece que siempre lo digo pero sin su preciado timepo e interes el espacio no sería el mismo) y segundo pues se agradece el comentario a un servidor. Y si ojalá hubiese una secuela con este magnifico par de comediantes pues lejos de caer en comedia pueril y facil como los Adam Sandler, estos tipos si que le meten algo de neuronas al asunto, no por nada su comedia se percibe fresca y refinada. De nuevo gracias y estamos en contacto.

      Eliminar