martes, 28 de febrero de 2012

CINE DE CULTO: DARK ANGEL

TÍTULO ORIGINAL: Dark Angel
AÑO: 1990
DURACIÓN: 91 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: Craig R. Baxley
GUIÓN: Jonathan Tydor, Leonard Maas Jr.
MUSICA: Jan Hammer
FOTOGRAFÍA: Mark Irwin
REPARTO: Dolph Lundgren, Brian Benben, Betsy Brantley, Matthias Hues, Jay Bilas, Jim Haynie, David Ackroyd, Sherman Howard, SamAnderson, Mark Lowenthal, Michael J.Pollard, Jesse Vint, Alex Morris, Kevin Page, Tony Brubaker
PRODUCTORA: Vision Internacional
GÉNERO: Ciencia Ficción.


Quien diría que Dolph Lundgren se volvería un actor con cierto renombre en el mundillo del cine de acción después de participar en Rocky IV (Stallone, 1985) con su ya mítico personaje de Iván Drago (aunque el actor sueco ya había aparecido como extra al lado de Roger Moore en aquella vergonzosa cinta del 007 llamada En la Mira de los Asesinos), lo cual le generó de manera instantánea infinidad de proyectos como action man (aunque con ínfima calidad). Y esto obedece indudablemente al carisma del buen Dolph y  a su gran físico por supuesto (el cual ha de haber generado sueños húmedos en infinidad de mujeres y uno que otro caballero, jajaja), aspectos que le han dado cierto status a este héroe de serie b de principios de los 90´s; sobre todo cuando este tipo es el único que puede jactarse de haber protagonizado cintas que ya hubiese querido rodar el propio Van Damme y que por supuesto  se han vuelto de culto con el paso del tiempo, como por ejemplo se encuentra la naif Masters del Universo (Gary Goddard, 1987), la sucia y violenta The Punisher (Mark Goldblatt, 1989) y por supuesto  la tetosterónica y salvaje Escorpión Rojo (Joseph Zito, 1989), una triada que ha puesto al interprete de Soldado Universal en los anales del cine de acción.

Pero centrándonos en el argumento de Dark Angel (o Ángel de la Muerte), esta comienza mostrándonos como un sujeto, de esos trajeados que se dedican a administrar alguna empresa importante conduce cierta noche placenteramente su BMW por las tranquilas calles del centro de la ciudad de Houston, cuando de repente tiene un percance y se estrella en un terreno baldío (todo gracias a que intento cambiar el cd de su auto estéreo) sin sufrir más que un buen susto. Sin embargo lo que lo “mata” de verdad es cuando instantes después cae en ese mismo lugar una especie de meteorito que provoca una enorme explosión de la cual emerge un sujeto llamado Talec (Matthias Hues), un hombre de casi dos metros de alto, ataviado con ropajes negros y una larga cabellera blanca que solo le dice al anonadado sujeto “vengo en son de paz”. En otra parte de la ciudad conocemos al detective Jack Caine (Lundgren) quien se encuentra incubierto junto con su compañero en un operativo para atrapar a uno de los grandes traficantes de la ciudad, el empresario Sherman Howard (Victor Manning) (quien ordeno robar de la mismísima central de policías de la ciudad, toda la heroína confiscada) empero la misión sale mal cuando descubren al compañero de Caine es policía, por lo cual es asesinado.

Pero esto no es lo peor pues después de que el capo parte a alguna isla para evadir al rudo detective Caine (Lundgren), el extraterrestre llega al lugar donde se encuentra la droga y mata a todos los hombres de Howard para robar la ¿heroína? Lo que sigue después presenciar como el dichoso alienígena asesina gente aleatoriamente por varios puntos de la ciudad, a través de un procedimiento donde les inyecta la droga robada directamente en el corazón con una pistola, provocando que sus víctimas ante tal excitación segregan infinidad de endorfinas las cuales después extraerá de sus cerebros para posteriormente   almacenerlas en pequeños dispositivos, esto con la finalidad de venderlas como drogas (ya que en su planeta ésta es una sustancia prohibida muy solicitada por los adictos). Ahora el detective Caine (Lundgren) junto a su nuevo compañero el agente especial del FBI Larry Smith (Brian Benben) intentarán descubrir quien es el asesino que esta detrás de las horribles muertes que se estan suscitando por toda la ciudad, claro sin saber que se enfrentan a una fuerza maligna del espacio exterior, al tiempo que tendrán que lidiar también con la banda del capo local, todo esto antes de que la ciudad sufra una baja considerable de población por los homicidios (jajajaja) o mueran en el intento.

Tal vez el respetable al leer el argumento del film que firma Craig R. Baxley (quien dirigiera Action Jackson en 1988 con Carl Weathers, otro de los actores de la saga Rocky) pueda pensar que es una tomadura de pelo, un churro de proporciones inimaginables, sin embargo y sin temor a equivocarme debo decirles que no, el film funciona adecuadamente aun y con algunas inconsistencias narrativas y argumentales; todo gracias a un desarrollo de personajes solvente (con todo y sus rasgos arquetípicos), un correcto manejo de suspense y diálogos corrosivos como jocosos que harán que el respetable se parta de risa, como por ejemplo cuando Caine (Lundgren) descubre al autor intelectual de los crímenes y le dice a su compañero “no son una pandilla de mexicanos, son extraterrestres” jajaja. Y es que Dark Angel mama sus mejores bazas de cintas como Terminator (Cameron, 1984), Depredador (McTiernan, 1987) o alguna buddy movie de Walter Hill  (claro sin llegar a la crudeza visual y discursiva de estas) lo que da como resultado una obra entretenida con toques de violencia mesurada y por supuesto dotada de un humor bastante negro que recae en un socarrón Dolph Lundgren, el cual gracias a su gran carisma es capaz de sostener toda la cinta sobre sus hombros, al tiempo que crea gran química con Brian Benben (agente Smith).

Por otra parte hay que decir que el villano de esta función no esta nada mal y cumple su cometido gracias a unas motivaciones legítimas y un proceder despojado de códigos éticos que harían temblar al mismísimo John McClean, por lo cual dicho personaje se descubre como la verdadera antitesis de nuestro héroe, un ser casi indestructible que le hará ver su suerte a un Lundgren en plan Eastwood (faltaba menos), el cual con todo su sarcasmo, rudeza y algún dejo de pedantería (jajaja) verá en su rival ínter espacial una verdadera amenaza. Por lo cual aquí encontramos otra de las virtudes del film, el protagonista esta dibujado de tal manera que se percibe honesto y humano por lo que el enfrentamiento entre Caine y Talec (Matthias Hues) se antoja disparejo y casi imposible en cuestión de fuerza bruta, sin embargo este aspecto se resuelve con técnicas bastante creativas por parte del protagonista en su tramo final y unos cuantas patadas del histrión sueco que mandaran directamente al infierno al traficante espacial (por cierto también podría encontrar similitudes con el film de Chuck Norris llamado Furia Silenciosa  dirigido por Michale Miller en 1982).

Los secundarios no dejan de ser simples clichés pero funcionan en la historia, por ejemplo encontramos a Betsy Brantley como la Dra. Diane Pallone quien funge como el interés amoroso de Caine, Jim Haynie como el genérico Capitan Malone y jefe del protagónico, y por último y tal vez el personaje más flojo sea el de Jay Bilas como el policía interespacial que le sigue la pista a Talec sin resultados positivos (ni siquiera tiene buena puntería a la hora de disparar y queda mal herido cuando se enfrenta al villano). Finalmente diré que visualmente el film no esta mal, este conserva esa estética de cinta de acción de principios de los noventas (composición de planos, iluminación, paleta cromática, etc.), así como el vestuario de los personajes extraterrestres que recuerdan por momentos a cintas como Highlander (Russell Mulcahy, 1986) o Blade Runner(Ridley Scott, 1982), y la implementación de algunos gadgets como ese ¿compac disc asesino? (jajaja) o pistolas laser a lo Star Wars, son propios de una época que solo pueden funcionar en cintas como esta sin percibirse ridículos.

Así que respetable lector recomiendo sin más revisar Dark Angel con la única consigna de que usted verá una verdadera obra de género, la cual podrá disfrutar sin complejos si se entrega con cierta complicidad para descubrir las virtudes de esta obra que si bien es imperfecta ha trascendido el paso del tiempo gracias a su honestidad y falta de pretensiones. Al tiempo también que podrá descubrir a un carismático Dolph Lundgren en el punto más álgido de su carrera cinematográfica.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada