jueves, 26 de marzo de 2015

ENEMY de Denis Villeneuve



Titulo original: Enemy
Año: 2013          
Duración: 91 mins.
País: Canadá
Dirección: Denis Villeneuve
Guión: Javier Guillón (Novela: José Saramago)
Música: Danny Bensi, Saunder Jurriaans             
Fotografía: Nicolas Bolduc
Reparto: Jake Gyllenhaal, Mélanie Laurent, Sarah Gadon, Isabella Rossellini, Joshua Peace, Tim Post, Kedar Brown, Darryl Dinn, Misha Highstead, Megan Mane, Alexis Uiga
Productora: Coproducción Canadá-España; Rhombus Media / Roxbury Pictures / Mecanismo Films
Género: Intriga. Drama | Drama psicológico

Adam (Jake Gyllenhaal) es un profesor de historia en una pequeña facultad de una gran urbe, de esas que cuentan con millones de personas que cohabitan unas con otras, una experiencia que cada vez se torna más animalesca (pues la convivencia entre individuos queda reducido a simples protocolos sociales para no matarnos entre nosotros); ya que como si de una programación genética se tratase, los individuos realizan diversas actividades que se convierten en rutinas diarias, como salir temprano de casa para ir a trabajar para regresar después y consumir el poco tiempo que les queda de cada jornada para continuar de nuevo al siguiente amanecer. Como es el caso de nuestro protagonista, un sujeto que vive por inercia, puesto que parece no tener motivaciones más allá de realizar sus labores profesionales.

Aunque de vez en vez realice funciones de apareamiento con su hermosa novia Marie (Mélanie Laurent) con la cual después de desahogar estas necesidades meramente fisiológicas, terminen por lo regular en la partida de ella a su departamento. Empero la apacible y digámoslo claro también (hastiada) vida de Adam se torna espeluznante cuando cierto día un colega (un profesor de matemáticas) le recomienda el visionado de una película y en esta descubre que uno de los actores secundarios es la viva imagen de sí mismo. Lo que hará que Adam emprenda una búsqueda de dicho sujeto para descubrir el origen de este error genético (o funesta jugada del destino), pues ahora infinidad de interrogantes aparecen en su cabeza, pero tal vez la más impactante sea la de descubrir que su individualidad como ser humano ya no existe.

Sin embargo cuando por fin logra conocer a su “duplicado”, el actor secundario de cintas de dudosa calidad, Anthony Saint Calire (Gyllenhaal); descubrirá que hubiera sido mejor dejar las cosas como estaban, puesto que este en comparación con él, no vera con tan buenos ojos la existencia de otro hombre con idénticas características, pues desde la aparición del profesor de historia, la vida de Anthony queda cuarteada cuando su mujer descubre la presencia del primero. Es por tal motivo que ahora lo que parecía un simple ejercicio de disipar elementos de curiosidad, se torna en un juego perverso en donde ambos sujetos deberán luchar por conservar su estatus de individualidad.

De entrada la premisa es en verdad interesante, como ya lo planteara el grandioso José Saramago en su novela El Hombre Duplicado,  es un ir y venir en un laberinto de vueltas de tuerca que nos llevan a un viaje de los más lúgubre y retorcido en la psique de sus personajes principales, acá Tertuliano Máximo Alfonso y Daniel Santa Clara, y en la cual Saramago planteaba a través de una portentosa narración y algunos apuntes de humor negro (el nombre de Tertuliano tiene gran significado en la psique del protagonico y lo dota de identidad), un psico thriller que descubría en su tesis la importancia de la individualidad como sujetos irrepetibles en un universo tan basto, por lo cual la existencia de dos individuos iguales no puede significar más que un retorcido error natural (o quizá encierre aspectos más complejos como se lee entre líneas el apabullante final de la novela).

Pero bueno hablamos de la cinta del director Denis Villeneuve, quien toma los elementos más significativos de la novela de Saramago para hacer su propia versión (si leíste la novela podrías quedar un poco decepcionado, pues la novela es más rica en cuanto a la exploración y desarrollo de personajes y situaciones), lo que da como resultado una efectiva cinta que recuerda un poco a Hitchcock (me vino a la mente Vértigo) y también goza de algunos apuntes Lynchianos, pero claro conservando la distancia, aunque este guarda su propia identidad. Y es que desde el arranque de la misma podemos empezar a vislumbrar que la experiencia será lo más cercano a experimentar una pesadilla, pues de entrada el primer plano que nos muestra la basta ciudad nos adentra en un ambiente opresivo, casi asfixiante (todo gracias a una impecable fotografía en tonos ocres) para después presentarnos a su aletargado protagonista, un sujeto tan apático por la vida que conforme avanza la cinta nos preguntamos si en verdad tiene el derecho de reclamar su existencia en comparación a su contraparte.

Así pues la cinta avanza con un ritmo pausado que nos va llevando de la mano en esta inquietante historia haciendo que el espectador no suelte la suelte jamás hasta la culminación de la misma, es por eso que Villeneuve cumple perfectamente con las labores de narrador, pues logra construir un universo propio en donde los dos personajes que interpreta Gyllenhaal son el punto nodal, por lo cual tanto los personajes de Marie (Laurent) y Helen (Sara Gadon), e incluso el que interpreta casi como un cameo Isabella Rossellini como la madre de Adam, se sienten en primera instancia algo desaprovechados, sin embargo después comprendemos que solo son rostros fantasmales o anécdotas en la vida de Adam y Anthony, por lo cual solo sirven para esbozar y diferenciar las personalidades de estos. Por otra parte hay que destacar que la cinta no funcionaría sin la maravillosa interpretación de Jake Gyllenhaal en su doble performance, pues tanto el profesor de historia como el actor de cine se materializan como dos entes diferentes, y es que la actuación del protagonistas de  End of Watch (David Ayer, 2012) es tan precisa que en un principio las diferencia entre los personajes es una sutil línea de caracteres, para después irlos desarrollando exponencialmente en sus diferencias psicológicas, de ahí que dichos personajes se descubran como dos entes totalmente diferentes en fondo, aunque en forma sean idénticos.

Tal vez donde falla la cinta sea en su tercer acto, pues ahí se encuentra anticlimático final que además también se  percibe inconcluso, quizá el director y guionista quisieron dejar interrogantes para que el respetable saque sus propias conclusiones, más sin embargo desde un punto de vista muy particular, a su servidor no le parece que el remate final sea tan acertado. Así bien pues por supuesto puedo recomendar sin vacilar el visionado de Enemy, pues es un film estimulante que invita al espectador a ser partícipe de la historia, y por supuesto encuentra en su denso y lúgubre universo un discurso sobre la pérdida de identidad, algo que Almodóvar abordaría también de manera magistral en La Piel que Habito (2011). 
 

2 comentarios:

  1. Veo este blog desde hace 5 años, y aunque publican cada 6 meses una entrada. Disfruto cada critica de las peliculas

    ResponderEliminar
  2. Mi estimado Carlos agradezco de sobre manera tus sinceros comentarios, en verdad la gratitud de tu servidor es infinita puesto que saber que eres fiel seguidor de este espacio por el tiempo que tiene de vida el mismo no hay palabras para agradecer. Es verdad la entradas aun disminuido de mandera considerable por razones ajenas al sitio, empero tu servidor cada que sube una resña lo hace con la conciencia de que la información sea de calidad (aunque representen la opinion personal del autor). Sin embargo el blog seguira funcionando, pues mientras existan personas como tu que lo lean y amen el cine no habra motivo para que este deje de funcionar. Finalmente no me queda que agradecer de nuevo tus valiosos comentarios y pues seguimos adelante, saludos

    ResponderEliminar