lunes, 22 de abril de 2013

SCOOP (AMOR Y MUERTE) de Woody Allen

TÍTULO ORIGINAL: Scoop
AÑO: 2006
DURACIÓN: 95 min.
PAÍS: Reino Unido
DIRECTOR: Woody Allen
GUIÓN: Woody Allen
FOTOGRAFÍA: Remi Adefarasin
MUSICA: Varios REPARTO: Woody Allen, Scarlett Johansson, Hugh Jackman, James Nesbitt, Ian McShane, Romola Garai, Kevin McNally
PRODUCTORA: Coproducción GB-USA; BBC Films / Focus Features / Ingenious Film Partners
GÉNERO: Comedia.

- Eres una fábrica de pesimismo compulsivo que siempre ve el vaso medio vacío.
  Sondra (Scarlett Johansson)
- No, te equivocas. Yo veo el vaso medio lleno ... pero de veneno.
  Splendini (Woody Allen)

Después de la extraordinaria obra pesimista y no menos lúgubre Macht Point (2005), cinta que dejaba ver a un Woody Allen en plena forma creativa, bastante incisivo y sin concesiones en su discurso ético como si de Bergman se tratara (incluso a su servidor el mencionado filme lo dejo con la misma sensación de incomodidad como aquella también genial La hora del Lobo de 1967 del autor sueco), pues el realizador cambia  de registro y regresa a la comedia de situaciones que tanto lo ha caracterizado en su prolija carrera y nos entrega esta simpática (no confundir dicho término con menor) cinta en donde el buen Woody demuestra que sigue dominando los cambios de tono e intención al momento de escribir sus ágiles guiones.

La cinta de Scoop surge de manera bastante peculiar cuando la joven actriz Scarlett Johansson después de trabajar en la mencionada Macht Point habla con Allen y le expresara lo fascinante que fue colaborar con él, aunque le externa también que le hubiese gustado compartir escena con él, de ahí que el buen Woody gracias a esta plática promete escribir un guión en el que puedan participar los dos y así nace  Amor y Muerte (Scoop), por supuesto Allen se guarda el protagónico junto a la actriz oriunda de Nueva York para entregar una divertida historia que comienza así……. El respetable asiste al funeral de Joe Strombel (magnifico Ian McShane)  distinguido y férreo periodista que contaba con la capacidad de desenmarañar cualquier noticia por lo cual se volvió toda una celebridad en el mundo del periodismo, amado y odiado a partes iguales.

Total que después nos damos cuenta que el mencionado periodista (McShane) se encuentra con un séquito de personas en una embarcación la cual está siendo manejada por la mismísima muerte (Peter Mastin) quien lleva a todos los presentes al inframundo (no miento esta se encuentra ataviada con su tridente y su capucha negra), ahí Strombel entabla una conversación con una mujer la cual murió en circunstancias bastante turbias y le comenta a este que su muerte no fue accidental pues el responsable es ni más ni menos que Peter Lyman (Huhg Jackman) un importante aristócrata británico, y que su motivación fue por que descubrió un secreto que no podía ser develado pues acabaría con la carrera del mencionado político.


Como podrán suponer Strombel queda enganchado con esta plática pues descubre que tiene una importante premisa pero ahora no puede publicarla pues está muerto, empero es tanta su exaltación que decide regresar al mundo de los vivos y se arroja a la turbia agua que conduce al inframundo (jajajaja). Y en ese momento conocemos a una bella y algo despistada chica llamada Sondra (Scarlett Johansson) quien es un aprendiz de periodismo norteamericana la cual no da una al intentar escribir algún artículo relevante, y  que se encuentra de vacaciones en Inglaterra con una amiga; con la cual asiste al espectáculo de un ilusionista que se presenta en la ciudad y que se hace llamar Splendini (glorioso Woody Allen). El hecho es que Splendini hace pasar a Sondra al escenario para un acto, y es en ese momento que Strombel se contacta con la chica (pues tiene dotes de periodista) y le da algunas pistas para que investigue el caso Lyman. Para no hacer el cuento más largo pues resulta que tanto Sondra como Splendini comienzan una extraña relación paterna filial (jajaja aqui se encuentra una ácido visión a las relaciones disfuncionales entre padres e hijos) y empiezan a trabajar juntos para investigar el supuesto caso de asesinato que involucra al susodicho Peter Lyman; solo que surge un pequeño inconveniente (más bien algo grande, jajaja) pues Sondra se enamora del principal sospechoso y la investigación se torna aún más difícil.

Respetable lector como podrán notar el guión que plantea Allen puede parecer bastante excéntrico al momento de descubrir tanto la presentación de personajes como el planteamiento de situaciones y sus múltiples motivaciones, sin embargo cuando se ponen sobre la mesa todas las cartas, la historia funciona como maquinaria de reloj pues el mcguffin que significa descubrir la verdadera identidad del asesino del tarot se torna bastante estimulante, sobre todo cuando presenciamos las disparatadas situaciones que se presentan para que el jocoso dúo conformado por Sondra y Splendini traten de acercarse a su sospechoso número uno y tratar de desenmarañar su identidad. Esto gracias a que el realizador neoyorkino sabe balancear bastante bien aspectos como el suspense, la inserción del clásico  humor negro marca de la casa (nótese frases como "Tengo raíces hebreas, pero cuando crecí me convertí al narcisismo.") y por supuesto aspectos dramáticos que hacen que la historia se vuelva un tour de forcé sobre todo en su tercio final.

Así pues otro aspecto neurálgico que hace que la cinta funcione de manera excelente es el tercio de actores principales, ya que la relación entre estos destila bastante química, por una parte aquella relación paterna filial que desarrollan Allen y Johansson es una gozada pues ambos actores se entienden con bastante naturalidad y la complicidad que hay entre ellos hace que el relato se sostenga bastante bien. De ahí que nos encontramos con un divertido Woody Allen en su eterno papel de tipo despistado con buen corazón, bastante neurótico con la dosis exacta de mala leche; y por supuesto Scarlett Johansson da el ancho perfecto como la inocente y guapa periodista en apuros (todo gracias a un performance bastante natural). Por otra parte el tándem Johansson-Jackman también tiene sus momentos, y por supuesto es el carisma del actor de origen australiano lo que convierte a su Peter Lyman en todo un distinguido aristócrata londinense que parece no romper un plato, por lo cual ahí radica esa duda razonable de descubrir si de verdad es un asesino.

Es por este motivo que encontramos una cinta bastante ágil a nivel narrativo, la cual aunque contiene algunas trampillas para mantener en secreto la identidad del asesino (las cartas que se encuentran en la bóveda de la casa de Lyman) jamás se percibe carente de ingenio o divertimento, pero sin lugar a dudas el diseño psicológico de los personajes es lo que permite que la trama avance de forma bastante fluida hasta el agridulce final que indudablemente cierra de forma coherente el relato. Por supuesto en lo concerniente a las locaciones Allen repite por segunda ocasión la ciudad de Londres como lo hiciera posteriormente en Los Inquebrantables (2007) y Conocerás al hombre de tus sueños (2010), esto para retratar las idiosincrasias de aquella cultura, y se pitorrea de forma bastante velada de estos aspectos en chistes como “Estaba en el bar y he oído que te ahogabas. He terminado él te y he venido a ver” o cuando Splendini se refiere al público que lo ha ido a ver en su espectáculo siempre les dice “Lo digo desde el fondo de mi corazón, es usted un ser extraordinario, un ejemplo para su raza”.

Finalmente debo mencionar que Scoop (o Amor y Muerte como le han llamado en Latinoamérica) es una buena comedia que sabe manejar los tonos de su trama, es ágil, inteligente y por supuesto divertida, así mismo no entiendo por qué el afán de muchos “críticos” en comparar este filme con Match Point si son totalmente diferentes y no tiene nada en común, por lo cual su servidor está totalmente en desacuerdo en etiquetar esta cinta de Allen como obra menor. Así que respetables lectores no se pierdan esta divertidísima cinta pues les aseguro que no los decepcionará.


 


 


video

2 comentarios:

  1. Buenas!

    Acá estamos después de mucho tiempo inactivo y me tomé el tiempo de leer varias de sus críticas y cuando no, me voy a detener en una de ellas!!

    A mi esta película me encantó y coincido con usted en que no hay punto de comparación con Match Point, son dos cosas completamente distintas. Con Scoop estamos hablando de una comedia con el "siempre" bueno de Woody en primera plana, mientras que en Match Point estamos ante un film bastante más denso, donde la tensión y el suspenso nos llevan por la espesura de la naturaleza humana y Allen se esconde trás las cámaras.

    Como siempre, su crítica es muy pero muy buena y me alegra saber que sigue en el camino del CINE!!!

    Abrazo grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre un gustazo saber de usted amigo, y por supuesto gracias por la retroalimentacion. Y si en ocasiones se vuelve algo complejo escribir para el blog entre las labores profesionales y un largo etc, pero seguimos por amor al cine, de nuevo gracias por los comentarios. Estamos en contacto.

      Eliminar